sábado, 31 de julio de 2004

Réquiem

Réquiem

Junto al fuego te recuerdo y pienso... Nuestra hoguera llegó a su fin. Era inevitable. Me deja cierto gusto agridulce eso. Yo sabía que se iba a acabar, por lo que estaba preparada, creo. Lo agrio lo puso el hecho. Obviamente duele. Cuesta dejar, soltar a la gente que uno quiere. Pero sólo me pasa eso contigo. Sólo te quiero, nada más.

No sé si confío en ti. Creo que no. No sé si te ‘respeto’; no sé si creo en ti, si pondría mis manos al fuego por ti. Sólo sé que te quiero. Y eso... Nada más.

Da pena, porque te quiero y te debo soltar. Se consumió el fuego. Tal vez le eché leña antes de saber si hiciese frío o no, quizá lo ahogué. Mmm... sí, creo que fue eso.

En este escrito encontrarás muchos ‘creo’ y pocos ‘yo sé’. Todo en nuestra amistad es relativo. ¿Es una amistad? Desde un punto de vista yo creo que sí. Desde otro no lo es.

No entiendo... Para ti esto no es nada, es sólo cenizas en el viento. ¿Por qué para mí es mucho más que eso? ¿Seré más intensa, más madura, más real? No sé... Te juro que no entiendo.

Pero bueno, el fuego sisea, y uno que otro perdigón revienta de vez en cuanto. Tuvimos chispas que nos hicieron saltar de la risa y sólo un llanto juntas en el que yo te intenté consolar.

No entiendo nada; me confundes tanto. ¿Es normal confundirse tanto en tan poco tiempo? No creo... No creo que sea sano.

A veces me das señales. Yo sé que te importo, sé que me quieres, sé que me recuerdas. Pero, ¿alguna vez has pensado ‘qué hice mal’? No creo... En ese mundo tan tuyo que has creado no pareciera haber espacio para errores. Y mientras tu vives, yo me lamento, pensando en cómo mantenerte conforme.

Conforme. No me gusta esa palabra porque define cómo me he sentido en todo este tiempo.

No entiendo nada. Un día está todo bien y al otro todo está mal. Una tarde te veo y río, pero llego a casa y está todo ‘conforme’. Siento ese vacío que yo suponía tú debías llenar. Pero no lo hiciste. Nunca.

Te dejo ir. Aún se escuchan llamas a mis espaldas y el fuego aún ruge, no con tanta fuerza e intensidad como hace un rato, pero sigue al fin y al cabo. Tal vez le tome un tiempo morir, pero mientras agoniza, yo seguiré y tu también.

Me da pena... Saber desde antes que este momento llegaría no me deja en el techo. Una vez más se trata de expectativas, y contigo no las tenía. Qué pena.

Y mientras escucho a ‘Counting Crows’ recito el verso que cantan y lo hago mi lema:

“I am fine”

I really am.

Pero aún así me da pena.

No hay comentarios.: