domingo, 5 de septiembre de 2004

Lost in Imagination

Saludos, terrícolas.

Ando media loca-ovárica-eufórica-alegre últimamente. Ideas grandilocuentes, 3 guiones en inglés a medio terminar, sueños de Hollywood, antojos de Cannes, añoranza de Sundance.

Extraño los tiempos en que mi imaginación se limitaba a disfrutar del cine y a admirarlo. Hoy por hoy siento que el cine soy yo y que no existe ninguna razón para pensar que no merezco mi nombre en los créditos de una película.

Demasiado ego para tan poca cosa.

Para empeorar las cosas, vivo en Santiago de Chile, el país más mediocre a nivel cinéfilo. Quiero que mis guiones sean interpretados por gente talentosa, dirigidos por profesionales que compartan mis visiones. Quiero más que nada quitarme esta etiqueta de ‘guionista’ que me pusieron entre tantas personas, incluyéndome. Quiero volver a la simpleza, a la humildad.

Quiero dejar de tener largas conversaciones con actores y actrices, estrellas de cine, que siempre terminan conmigo parada frente al espejo diciendo eternos monólogos en inglés. Sola.

Lo peor de tener tanta imaginación es que te aíslas y te vas a tu propio mundo, ese que incluye arte de la mejor calidad, palabras y frases destinadas a inmortalizarse en metros y metros de celuloide.

Estoy perdida. Quiero volver a la tierra.

Necesito un cable. O un buen remezón.

Ya lo encontré. Tengo un exorcismo programado para esta semana, lo empecé el Jueves. Hoy es Domingo. Todo marcha bien.

No hay comentarios.: