lunes, 11 de octubre de 2004

La Historia

Respondiendo a la pregunta del lector:

Corría el año 2002 cuando leí una columna en un suplemento juvenil de un diario Chileno. Estaba escrita por un quinceañero con mente de viejo, en el buen sentido del adjetivo. Me llamó la atención y ´no olvidé el nombre.

Un año después una amiga de mi primer colegio me lo envió por MSN y nos pusimos a conversar. Y pasaron muchas cosas. Resultó que Sofía sí tenía su clon masculino y su nombre era Nicolás. Un mes después nos conocimos en persona. Comenzamos a trabajar juntos; el me permitía opinar sobre sus asuntos y se desarrolló una confianza única entre estos dos seres locos y arrebatados. Y lo que partió como una relación de igual a igual en el sentido laboral se transformó en una amistad muy especial y única; con mucho cariño, comprensión, empatía y confianza. Confianza como para decirnos las cosas por su nombre y no andar con rodeos.

Como toda relación ha tenido altibajos pero por una razón muy misteriosa siempre logramos superarlos y comenzar desde donde dejamos las cosas para construir algo aún más fuerte. Siempre decimos que estábamos destinados a conocernos, porque somos muy necesarios en la vida del otro. Al menos así lo veo yo.

Y es con Nicolás con quien pretendo trabajar más adelante; es en Nicolás en quien tengo puestas las esperanzas para mejorar la comunicación en este país, en él tengo expectativas para lo que vendrá. Y si hay un quiebre, me quedo tranquila, porque sé que nunca nos olvidaremos del otro. El sabe cómo dejar una marca.

Y ese es Copano. Así nos conocimos, y esta es, en muy breves palabras, nuestra historia.

2 comentarios:

Gaby dijo...

Holas, he leido el blog de Copano, me parece que esta muy bueno, al igual que este.
Felicitaciones, y suerte en lo tuyo.
Visitame, Gaby

Cona dijo...

Hey mommy
here's your fuckin bitch zorrita cachonda
tantas lunas