lunes, 18 de octubre de 2004

Declare Yourself.

Desde hace años en Chile se ha luchado por una ley de cine. Hoy en día, son miles los jóvenes que estudian carreras inclinadas hacia este rubro y no saben qué hacer para lograr que la ley de derechos de autor se modifique y se haga vigente.

El problema es que la gran mayoría de estos jóvenes no están inscritos para votar. No digo que todos, y con este post me refiero a la porción que no está inscrita.

¿Cómo vamos a pedirle al ministro que modifique una ley si ni siquiera somos ciudadanos, si ni siquiera nos consideramos ciudadanos? La gracia del voto es que podemos elegir. Claro, muchas veces no hya nadie que nos represente y hay que conformarse, y lo peor que podemos hacer al escoger un lider es 'conformarse', como dicendo 'es lo que hay...' Y es penca. Es una lata. Pero si queremos pedir algo, en este caso, una ley de cine/derechos de autor DECENTE, debemos por lo menos estar inscritos en los registros electorales.

Al estar inscrito tienes el DERECHO de elegir. Puedes pensar que no tienes voz, pero tienes el voto. Es más, el voto se transforma en tu voz porque expresas una opinión. Entonces, mis futuros colegas, debemos primero cumplir con nuestros derechos e inscribirnos en el registro electoral para después exigir lo que merecemos: una ley que nos garantice jubilación para vivir nuestros últimos días de una manera digna. Lo dijo una profesora hoy: los indigentes reciben dinero del estado y un carnet que dice 'indigente'. Los cineastas no reciben nada. ¡No puede ser! Creamos arte, proyectamos nuestras visiones, entregamos un punto de vista con respecto al tema que queramos. Aportamos al desarrollo del país y no recibimos nada cuando nos toca descansar.

La próxima semana irá el ministro al Duoc de San Carlos de Apoquindo para hablar sobre la ley de cine en un foro dirigido por los profesores y con la asistencia de los alumnos interesados. Si vamos a pedir voz en la discusión, al menos presetémonos como ciudadanos que cumplen con su labor.

Como dice la nueva campaña Gringa: Declare Yourself. Declárate, haz saber tu opinión, y ahí veremos si este país cambia de una vez por todas.

viernes, 15 de octubre de 2004

Un País Nuevo

Hay que cambiar el país. Así sería el mío.

Para empezar, el metro se mantiene. Nada como el metro Santiaguino, nada que ver con el asqueroso subway Neoyorquino, donde desperdicios y lagunas de dudosos ingredientes inundan los rieles.

En el país de Sofía la gente conoce a Pete Yorn y escuchan 'Strange Condition' cuando caminan por la calle, moviendo la cabeza al ritmo de la música. Super chori.

En el país de Sofía vota la gente que sabe votar, no los seudo-intelectuales que creen saber lo que le conviene al país y que le dan preferencia a los árboles antes que a las personas. Nada contra los árboles, pero primero está el que los planta.

En el país de Sofía todos creen en algo. Nada de esos que dicen 'yo no creo en nada porque nadie cree en mí'. Por algo será, mentecato.

En el país de Sofía los niños aprenden a leer desde temprana edad y nadie es analfabeto.

En el país de Sofía no existe el Axé.

En el país de Sofía se resuelven los problemas de la gente con hechos, no con palabras.

En el país de Sofía, Bush fue solo una pesadilla ideada por Hitchcock. Por Dios, que fue terrible.

En el país de Sofía todos visten poleras con frases graicosas y/o reveladoras. por ejemplo, las lesbianas se ponen una que dice 'Sorry guys, I eat pussy' y los gays 'Sorry, girls. I suck cocks', y cosas por el estilo. Así todos reiríamos de buena gana al caminar por la calle. (Poleras en http://tshirthell.com)

En el país de Sofía, Sondre Lerche es un semi dios. Su música sale hasta por los grifos.

En el país de Sofía los tontos no hablan. Los que no aportan nada se van a la Antártica a cagarse de frío y los idiotas viven confinados en un asilo. Nada de mentes desperdiciadas en el país de Sofía.

En el país de Sofía no existe el techno.

En el país de Sofía el tuerto es tuerto y el ciego es ciego.

En el país de Sofía no existen las huecas, y si llegara a haber uno, llevará una polera que diga 'pégame, soy hueca'. Habrán muchos ojos morados en la fiesta de graduación del colegio 'Monjas Gringas very much'.

En el país de Sofía no existen los tacos altos. Las zapatillas son ley.

En el país de Sofía los hombres no se emborrachan. Las mujeres sí porque deben desahogarse.

En el país de Sofía la gente es feliz con sólo ver la cordillera, el mar, las 7 tazas y Kennedy despejado.

En el país de Sofía la paciencia es ardiente, al igual que la obra de Skármeta.

En el país de Sofía la universidad es obligatoria para todos.

En el país de Sofía se prohibe la marihuana. Nada de ahumarse las neuronas. Si quieren fumar, prefieran el tabaco.

En el país de Sofía no hay modas. Todos visten lo que quieren.

En el país de Sofía no existen los Mossimos, es decir, ese guarro que te sacó a bailar en la fiesta que viste una ceñida porlera sin mangas, tres kilos y medio de gel en el pelo, anteojos Oakley en la oscuridad y que conduce una camioneta 4x4 doble cabina. Esos que usan tanto perfume que el perfume huele a ellos, ese que lleva la gargantilla bien puesta en el cogote y unos zapatos de suela horrorosa.

En el país de Sofía no hay cuicos ni rotos ni 'new rich/nuevos ricos'. La gente siempre es gente.

Y a pesar de todo lo anterior, en el pais de Sofía la tolerancia es todo.

lunes, 11 de octubre de 2004

La Historia

Respondiendo a la pregunta del lector:

Corría el año 2002 cuando leí una columna en un suplemento juvenil de un diario Chileno. Estaba escrita por un quinceañero con mente de viejo, en el buen sentido del adjetivo. Me llamó la atención y ´no olvidé el nombre.

Un año después una amiga de mi primer colegio me lo envió por MSN y nos pusimos a conversar. Y pasaron muchas cosas. Resultó que Sofía sí tenía su clon masculino y su nombre era Nicolás. Un mes después nos conocimos en persona. Comenzamos a trabajar juntos; el me permitía opinar sobre sus asuntos y se desarrolló una confianza única entre estos dos seres locos y arrebatados. Y lo que partió como una relación de igual a igual en el sentido laboral se transformó en una amistad muy especial y única; con mucho cariño, comprensión, empatía y confianza. Confianza como para decirnos las cosas por su nombre y no andar con rodeos.

Como toda relación ha tenido altibajos pero por una razón muy misteriosa siempre logramos superarlos y comenzar desde donde dejamos las cosas para construir algo aún más fuerte. Siempre decimos que estábamos destinados a conocernos, porque somos muy necesarios en la vida del otro. Al menos así lo veo yo.

Y es con Nicolás con quien pretendo trabajar más adelante; es en Nicolás en quien tengo puestas las esperanzas para mejorar la comunicación en este país, en él tengo expectativas para lo que vendrá. Y si hay un quiebre, me quedo tranquila, porque sé que nunca nos olvidaremos del otro. El sabe cómo dejar una marca.

Y ese es Copano. Así nos conocimos, y esta es, en muy breves palabras, nuestra historia.

jueves, 7 de octubre de 2004

Hombre+Mujer = ?

Si quieren leer algo entretenido, vayan a http://copano.blogspot.com
Es el primer adolescente con cerebro que es tomado en cuenta y que logró triunfar.

No lo veo desde su cumpelaños. Hemos hablado bastante esta última semana pero nunca logramos cerrar los temas y cortar las llamadas sintiendo que no queda más que decir. Lo echo de menos. Es mi mejor amigo, cómplice y aspira a ser mi marido. Jaja. Me va a matar cuando lea eso.

Chicos: la amistad hombre/mujer sí existe y se llama suerte. Nada como tener un amigo hombre y esperar ansiosamente a ver qué pasará más adelante. Hasta ahora todo bien. No ha habido mayores conflictos. La amistad ha sido más fuerte que los berrinches inmaduros e innecesarios de (ex) pololos, (ex) pololas y posibles intereses amorosos. Nada como tener un amigo del sexo opuesto. Te da esperanzas para lo que vendrá a futuro, te hace creer que no todos los hombres son idiotas (o las muejres en el caso de los chicos) y cuandopor fin encuentras a tu media naranja, te comprometes y te casas, será tu mejor amigo quien maneje el auto. De mejor amigo a chofer. La vida es bella.

Bueno, eso es todo. Nico: te ADORO. Suerte en el amor. Ya encontrarás esa chica que se derretirá por ti y te llevará a las alturas. Cuando la conozcas, avísame y te llevaré las esposas y las boas de pluma rosada.

Muak.