lunes, 19 de septiembre de 2005

Reporte Viroso

¡EXTRA, EXTRA!

Los medios opinan sobre ‘Un País Para Sofía.’

“Delirio, delirio! Ah, ah!”
Marcela Caballo
Semanario de lo Insólito

“Los comentarios de esta señorita no reflejan mi pensamiento político”
Pablo Longueira de Cartón
Escritorio del papá de la Sofía

“Brutal honestidad, estupidez ambulante”
Doña Rosa
Rectora Universidad Santa Martita

“Una fantástica manera de encontrar el sueño en una noche en vela”
Dr. Irwin Evensberger
Hospital Psiquiátrico de Viena

“¿Usted puede hablar conmigo para que me conteste y me explique qué diablos le pasa a usted conmigo?”
Manolo
Un Building en Miami

Con esas estamos. Tanta exposición me está volviendo loca. Con un promedio de 2 comentarios por post estoy en vías de ser la próxima Tina Fey de estas latitudes. Hasta mi hermana desde Austin, Texas, me deja recaditos. Es que estoy híper internacional. Esto de ser sofiadicto, ¿no? Lo repito, es una discapacidad, pero de esas que se agradecen, como la esquince en el dedo que te dejaba sin hacer gimnasia por 15 días hasta el próximo control en los añorables días de colegio. Por cierto, la palabra “añorable” no existe. Ya saben de mi manía por la ortografía y redacción.

No les he contado sobre mi semana en cama. Aquí les va.

Miércoles.

Dolor de garganta. No es nada.

Jueves.

Dolor de garganta y dolor al tragar. Con un Pancrit se pasa.

Viernes.

¿Quién dijo que los Pancrit funcionaban? Es como chupar un botón. No pasa nada.

Sábado.


El dolor de garganta se hace más evidente y el cerebro parecía flotar dentro del cráneo. Y como soy de idiota se me ocurrió lavarme el pelo y dejármelo mojado. A todo esto, afuera llovía. Si a mí me pagan…

Ese era el día en que los Vicuña conocerían a los López. Léase: hermanos, hermanas, padres, madres, sobrinos y sobrinas en familias de 7 y 11 hermanos. La cosa es que apenas entré, más desorientada que nadie, comenzaron a aparecer hordas de gente. Salían y salían niños y niñas adultos y adultos jóvenes que yo saludaba automáticamente. Mi mamá saludó al mismo como cinco veces. En fin, almorzamos rico, conversamos, intentamos aprendernos los nombres, jugamos pool, comimos postres ricos y calabaza, calabaza. En este punto yo ya ni me acordaba de cómo me llamaba.

Y no fue tan calabaza para mí, porque con mi padre partimos a ver a mi tío abuelo a un hogar de ancianos especial para curas. Mientras ellos conversaban la cabeza me daba vueltas cual canción de la Rúe Morgue. Llegamos a la casa y me acosté. 39º de fiebre. Flor. Garganta blanca con placas de pus. Rico. Mi falange dejó de ser rosada. Ahora era un aparador de muestras gratis de Liquid Paper. Mis fieles Ale y Poli me fueron a ver y con mucho esfuerzo pusieron la tele en mi pieza. Lindas ellas. Apenas pude dormir y cuando logré conciliar el sueño al muy mamerto de mi ex se le ocurre llamarme a las 3:42 AM desde la fiesta “wild on” (nunca fue) para saber lo que estaba haciendo y en qué carrete estaba. Flor.

Domingo.

¿Por qué cuando estás enferma es cuando más ganas te dan de ir a clases? El domingo pretendía dormirme tempranito y partir al Duoc el día siguiente. Y yo con fiebre e intentando tragar unos pastelitos que me trajo mi mami. Justo a una le traen cosas ricas cuando está enferma y no quiere saber de comida… Y yo que soy adicta a la Coca-Cola Light no quise ni oler los 15 litros que tenía a mi disposición. Definitivamente soy la niña símbolo de la Ley de Murphy.


Reto consistente y afiebrado a Juan Ignacio por el llamado indiscreto a altas horas de la madruagada. Está perdonado porque siempre ha sido buena onda conmigo y es un gran ex y un excelente amigo, y buenos amigos hombres para una chica hay pocos.

Lunes.

Quise levantarme pero fue imposible calmar a los mineros que excavaban en mi cabeza. Llamo a la Lili y le cuento que estoy enferma. Escéptica ella acepta venir a verme. La Lili nunca me cree cuando me enfermo porque soy demasiado floja. Para estar presentable me levanté para darme una ducha y me di cuenta de que sufría el síndrome de las patitas de lana. Y una que es una mujer robusta no puede sostenerse en patitas de lana, pero igual logré llegar al baño. Ya, todo bien, voy a poner la toalla de piso en el suelo, me agacho y WUAAAAAAA! Me desgarro la espalda. Pero no creía que mi suerte fuera tan mala, por lo que intenté enderezarme sólo para chillar como cabra esquizofrénica. Con patitas de lana y con media espalda funcionando volví a mi cama y me tuve que acostar de hocico al cielo.

Fue mi mamá a verme e insistió en que me viera un doctor. Típico pediatra que te vio nacer y que te atiende hasta los 30 años, esa onda. Y yo no quería porque sabía que me iba a condenar a muchos días en cama. Mi mamá se va, exactamente 5 minutos después llega el doctor. Abro grande y del doctor sale ese temido ‘hmm…’, y uno sabe que el famoso ‘hmm…’ no es cualquier cosa. Ese ‘hmm…’ significa antibióticos hasta el jueves.

“Hay dos posibilidades. O amigdalitis o mononucleosis”. Como si eso no fuera suficiente, agrega: “las dos últimas niñas que vi eran casos de mononucleosis”.

Gracias, doc.

Llega la Lili a verme. Me hace reír y me quejo porque me duelen la espalda y la garganta, y a la Lili esto le parece muy jocoso y se ríe de mí y yo me río de su risa y me la sufro toda. Me mira mis placas de pus en la garganta y sutilmente aleja su asiento de mi cama con ella incluida.

Esa noche mi hermana Ena pasa por afuera de mi pieza y me ve acostada como tabla y con la cabeza doblada con un aire a tortícolis que te lo encargo. “Pareces el enfermo del Jappening”, dice entre carcajadas. Riéndome y gimiendo en dolor por mis espalda desgarrada le digo “cállate, no me hagai reír”. Cero sueño.

Martes.

Más antibióticos, más tiritones (de los malos), más pasteles y más fiebre. Cero sueño. Las placas de pus se disipan un poco. Llamada de un par de mis amigas del colegio.

Miércoles.


Llamadas de compañeros del Duoc (I love my boys!) para chequear que no era flojera extrema sino un virus horrible. Las placas de pus retroceden. Cero sueño.

Jueves.


Me sentía mejor. Abro la boca para verme la garganta y (léase con música de 2001: Odisea al Espacio) ¡2 puntitos blancos! Gracias, Trex, por sacarme el bichito. No muchas gracias a mi almohada por sumarle tortícolis a mi estado. Más llamadas de amigas y amigos, amigo, amigo, amigo…

Viernes.

Me levanto. Primer cigarro en casi una semana. Porque cuando una no fuma y tiene ganas desesperadas de ir al insti es que está realmente enferma.

Y así fue mi semana en cama que, lejos de ser entretenida, fue una amalgama de virus y bichos y músculos desgarrados y pasteles mal tragados. Y típico que te dicen “aprovecha de dormir” y una que trata y no puede… Pero no fue mononucleosis, fue solo una amigdalitis aguda.

Y pa’ ponerle guinda a la torta: llamada del SS. Sin comentarios, sólo diré que me río cuando me acuerdo. HOMBRES!!!!!!!! Aún así se agradece su preocupación. Amable él. Si a mi me gustan los educados, pues. Esa llamada le ganó el título de Ca-ca-caballero Amoroso de la orden de Chofi.


¿Ahora me entienden por qué ser Sofiadicto es una discapacidad? La semana más emocionante de mi vida la pasé en cama entre pasteles de Huevo Mol, llamadas en la madrugada, mucha Ley de Murphy y espalda adolorida.

Cuando me enferme como la gente les informo.

Les cuento que el Sábado 17 fue el cumpleaños de la Lili. Fueron el Lucho y la Poli y amigas y amigos de la Lili. Hay gente rancia y la Lili, el Lucho y yo. Qué manera de reírnos. LINDA MI LILOOOOOO. Espero que se repita la experiencia, no así la resaca.
Canción de hoy: "Jolene" de Ray LaMontagne. Bella.

8 comentarios:

MariaJesus dijo...

Me gusto mucho tú manera de escribir claro qu eno alcanze a leer todo..porque era en extremo alargo, pero lo que eli esta muy beuno.. depsues sigo leyendo ahora tenog que salir. Que te mejores del resfrioXP

Anónimo dijo...

dddduuuummmmm.... sufro de la risa y gozo leyendo tus post. Tendre que modernizarme y hacer un blog para un ramo, te pedire ayuda jajaja. Nos vemos en el asado de curso que voy a tratar de organizar, úneteme.

un beso apretado!

Cata

Hugo-Sitcom dijo...

Si es verdad eso de algunas discapacidades que a veces se sufren pero son como bakanes xD, onda esguince en el dedo chico y no hacer educación fisica y todas esas cosas xD.

Y a mi me encanta resfriarme por el motivo que falto a clases jaja, soy un poco flojo =P.

Saludos.. y aunque no lo creas a mi me agrada un poco la Física, no me mata, pero no me molesta en demasía, por eso la rabia de mi mala nota.

Suerte en todo Sofía ;)

JJ dijo...

Hello,
De nuevo intruseando tu país ( eso porque me encanta la gente apasionada por el cine). Solo te quería decir que me divirtió mucho tu post.
Best Regards,
Adieu.
“ La fotografía es verdad. Y el cine es verdad 24 veces por segundo”. Jean Luc Goddard

Jose dijo...

Es posible un contagio por este civer-espacio? Cuando era chica minimo me daba una vez al año amigadaltis...una vez me dió para navidad y en la cena se me salían los ojos... pero luego me di cuenta que la comida no entraba por ahí asique me resigné y miraba como todos comían.

Hace ya un par de días que me duele la garganta...no quería admitir que eran las amigdalas, pensé que eso ya estaba superado... asi que me mentalizaba para correr el dolor...y que me doliera el pecho, pero noooo...el malestar era más intenso y no pude engañarme más. Tengo las amigdalas inflamadas...Y TÚ FUCKING MOM, ME CONTAGIASTE!!!!!!!!!!!

Hace mil que no me daba y justo ahora me viene a doler, lo peor de todo es que no he podido dejar de fumar...ohh Dios!!!!

Ven a vermee!!!!! mala amujer!!!!
i love you.....mantel
(cacha...ahora hasta yo misma me digo mantel...no digo yo)

Anónimo dijo...

Debo confesar que me rio mucho con tus post (esa es la palabra??), pero me rio en silencio, no vaya a ser que me cache mi jefe...

En todo caso, para que te sientas orgullosa, sólo he leido el tuyo, los demás no valen la pena.

Espero que ya estés mejor de tu virus. Nos vemos, tu cuñada Fran.

Anónimo dijo...

muybuen post
q poder de redaccion je
t felicito q no fue nada
lo mio SI es mononucleosis
y es lo peor
tengo las glandulas hinchadas
no puedo dormir
no puedo tragar
levanto mucha fiebre
cuando salgo 2 minutos de casa
cosa q no debo, pero para hacer los analisis lo tengo q hacer
weno t dejo un beso

Anónimo dijo...

Amena escritura. Algo que no entiendo es de dónde sacaste el disparate sobre la inexistencia de la palabra "añorable". Por supuesto que puede derivarse del verbo "añorar" y por tratarse de un verbo de la primera conjugación,el sufijo -ble se convierte en -able : "añorable". Saludos.