viernes, 14 de octubre de 2005

In & Out.

Algo tiene que ceder.

Día a día nos enfrentamos a decisiones que ponen en jaque a nuestro mundo interno contra el externo. ¿Voy por lo que yo creo o por lo que los demás creen? ¿Me mantengo auténtica a quien soy o me adapto? ¿Dónde está el consenso?

Hay reglas establecidas: frenar en la luz roja, comer con la boca cerrada, no meterse con el novio/a del hermano/a. Pero hay otras para las cuales no existe código o manual de Carreño. Son estas la que inician el conflicto: hasta dónde puedo existir.

Ejemplo:

Lo admito: no soy muy femenina. No me pinto (a no ser que tenga cita), no me importa si los demás creen que con tal polera me veo mal, no me preocupo de andar arreglada todo el tiempo. Claro, todas hemos despertado una mañana con la meta de vernos ultra minas sólo porque sí, pero eso no sucede siempre. No me gustan los tacos altos. Para los matrimonios me los pongo para la foto y después me pongo zapatillas (que, por cierto, combinan con el vestido). No me gusta cuando me obligan a comprar ropa. Prefiero ir sola y elegir lo que yo quiera. No compro ropa pensando que está de moda, la compro porque me gusta.

Soy vanidosa para algunas cosas o cuando quiero y el escote lo llevo porque es gracioso. ¿Existirá algo más entretenido que ver cómo un hombre intenta mirarte a los ojos mientras le hablas? Ustedes saben de lo que hablo, chicas. Todas lo hemos hecho o al menos pensado. No lo piensen más: háganlo. Es diversión gratis y un hombre rojo.

Otra cosa es mi personalidad. El ex de una de mis hermanas me dijo que asustaba a los hombres y que por eso ‘no me sacaban a bailar’. Esa era la situación en colegio de mujeres. Pero ahora que comparto con hombres todos los días me doy cuenta que el ‘susto’ se aplica para todo. No es que llegue al Duoc y se arme el 7º infierno de Dante con hombres heridos, camillas y bengalas. Pero una cacha que te quieren para algunas cosas y para otras no.

Las opiniones difieren y hay varias teorías creadas por mis conocidos y todas tienen el mismo resultado: no guy for Chofi yet. Ni siquiera necesito teorías, yo sé cuál es el problema y no tengo que ser estudiada como conejilla de Indias para saberlo. Como dice la Lili, también conocida como Gurú o Sofía En Unos años Más, debo aprender a ceder. Y a las dos nos pasa lo mismo, y nos cuesta ceder.

Es que el tema de mantenerse auténtico es un arma de doble filo. Es bueno para ti y no tan bueno con el resto. Todos queremos que nos quieran tal como somos, pero lamentablemente eso no pasa. Al final las relaciones son negociaciones de carácter. Y yo tengo un carácter que te la encargo...

Además está todo eso de mi mundo interno con el externo, como dice el Gurú. Para muchos el mundo o país que nos inventamos es mil veces más entretenido que el mundo real, ese donde la gente no da la pasada en los pasos de cebra y nos mentimos a diario.

En mi cabeza lo paso la raja. No es para menos, porque tengo una gran cabeza, tan grande que preocupó a mi madre cuando yo era guagua y mi frente parecía un muro y requirió consulta con el médico. Viendo algunas fotos me doy cuenta que hasta tenía cachitos, como las cabritas cuando les cauterizan los cachos para que no les crezcan y les quedan unas pelotitas. Bueno, así era mi cabezota. Diagnóstico: “No se preocupe señora, ya le va a crecer el cuerpo.” Lo que toda madre o padre quiere escuchar.

Y me creció el resto del cuerpo. Lo que me interesa ahora es ver si puede crecer mi capacidad de negociar. No voy a cambiar, porque como dice mi mamá: “La gente no cambia. Se pone peor” y en otros casos, mejor. Sé que tengo que empezar a salir más, salir de mi cabeza, convivir con el resto, darle prioridad a las relaciones humanas y dejar el País de Sofía por un rato. Si me cuesta tanto es porque estoy obsesionada con el tiempo, lo que es estúpido, ya que soy joven y tiempo es lo que me sobra.

Y el tiempo se aplica para todo. Típico que uno dice “es que lo iba a hacer, pero siempre que trataba pasaba algo” y bla, bla, bla. A ver: somos jóvenes, si no tenemos tiempo, nos hacemos el tiempo. No cuesta nada organizarse un poco. Creo que mi mayor problema es la impaciencia para algunas cosas. Para otras tengo toda la tolerancia del mundo. Me da lo mismo hacer filas, me da lo mismo la luz roja extra larga, me da lo mismo que el cajero se demore mucho. Lo que me saca de las casillas es cuando se pierde el respeto hacia otra persona, cuando no me resulta algo que deseaba más que a nada, cuando no puedo esperar para hacer algo.

Eso es lo que tengo que cambiar. Si no puedo esperar a escribir algo pero tengo que hacer algo con alguien entonces escribir tendrá que esperar. Las personas primero. Hay que cambiar las prioridades, porque si las cosas no resultan como uno quería lo que queda es tu gente. Tu familia, tus amigos, tus mentores, tu media naranja. Tampoco se trata de cambiar PARA el resto.

La idea es cambiar POR el resto. Pero pucha que cuesta...

Hay una canción de Gary Jules que tiene una frase notable:

“Hey, Rock & Roll, did you really have to sell your soul or were you just playing the fool? That shame is mine, you know I’ve done it, too”

Al final todos nos vendemos o arrendamos para agradar a las masas. Y no nos gusta porque no queremos dejar de ser nosotros. Pero no queda otra, porque de eso se trata la vida: ceder. Tenemos que ser más generosos con el resto y dejar de lado nuestros intereses, no sólo para salvar el mundo, pero para salvarnos a nosotros. Creo que si todos dejáramos nuestros egos y deseos desenfrenados de ser auténticos podríamos ser mejores personas.

El Agrado en “Todo Sobre Mi Madre” dice una frase notable:

“Nosotros somos felices cuando nos parecemos a lo que soñamos de nosotros mismos.”

Mi sueño personal es verme rodeada de gente que me quiere porque, como todos, le tengo un terror horrible a estar sola, y sola voy a terminar sin más compañía que 30 guiones en el computador si no aprendo a ceder. Tampoco se trata de abandonarnos. Se trata de dar.

Otro sueño recurrente es el del Príncipe William. No sé por qué pero estoy convencida de que nos vamos a enamorar. Y ni siquiera lo encuentro mino, prefiero al hijo de la Carolina de Mónaco: Andrea. Wacho. Pero la cosa es con William. O Harry. Como sea, me voy a casar con Hayden Christensen, o al menos me lo voy a agarrar. Y eso que me cargan los rubios.

Canción de hoy: Everly Brothers: All I have to do is dream.
Gary Jules: Bluefish.
PD: A mi hermana Dolly en Texas: Mándame un jardinero como el de "Desperate Housewives" para que me cuide la hortensia, preferiblemente de tulipán prominente e intervenido genéticamente.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada peor en la vida que disfrasarse y ponerse a ser la persona que siempre quiso el resto que fueras... Pero eso le pasa a todo el mundo. Todos queremos ser distintos a lo que somos y logramos serlo en alguna parte de nuestro cerebro, ya sea en fantasías o dopándonos y bebiendo hasta rebentar... Ahí decimos: "así soy, ahora me siento libre", pero nunca sabremos cómo somos, hay cosas que guardamos dentro de algún cajón con una fuerte cerradura para ocultar nuestras ganas de ser... o sea somos y no somos a la vez.
Ceder es un cuento de nunca acabar, nunca sabremos qué es lo que debemos ceder y a quién. Todos quieren cosas distintas de nosotros y el común denominador a veces no es tan importante como el denominador no común. El que acepta por qué sí..., pero eso también pertenece a una fantasía... Al final creo que no dije nada con estas palabrillas.
Sofía hay que ceder, pero que no duela. Si duele mejor que no.
La vida es extraña y pagas el precio por algo que no entiendes y cuando lo entiendes tampoco queda tan claro... somos lo que somos. El problema no es de uno, sino del que mira y acepta. Ellos ven en ti algo que les desagrada y tendrán que saber por qué. Confuso. La vida es confusa, mejor no pensar tanto y poneres a vivir!!! aunque eso de que la vida es una sola, mentira!! hay como 50 más esperando... pero sólo sabemos de esta.

Dolly, de Austin, Tx dijo...

Mira Popi,
No se trata de cambiar para los demas, como tu dices, pero si yo me encontrara con un botanico con un doctorado en hortensias, creeme que seria capaz de vender hasta mi alma al diablo!!!!
Acaso tu no??
I gotta tell ya: You fuckin' liar!!!

Anónimo dijo...

Claudio Magris dijo en un análisis a Borges:
"La vida obliga a ceder todo a la escritura, a cederle sobre todo aquel indefinible e indecible dejarse vivir que constituye el anónimo e indiferente secreto de nuestra existencia: pasear por las calles y mirar el arco de un zaguán, perderse en el color de una tarde, adormecerse. Esta vida indiferente e inalcanzable que existe más en el río de las cosas que en los sentimientos y en las propias palabras o en los propios libros, más en los libros escritos por otros o en el rasgueo de una guitarra. Escribir no salva la vida aunque sí permite que algún instante sobreviva en las palabras, porque la vida no puede reconocer y reencontrar en ellas la propia verdad inmediata, inexpresable y fugitiva."

Keep writing!!

Hugo-Sitcom dijo...

Me pasa algo parecido a ti, onda me cuesta demasiado ceder, siempre me pasa que casi siempre están antes las cosas que tengo que hacer yo y dejo de lado a personas... y en verdad uno va perdiendo oportunidades xD. Así que yo también hace unos días me puse la meta de empezar a ceder más, porque al final es por mi bien.

Y eso de que tu mundo sea más entretenido es taaan verdad, a veces siento que mi mundo la lleva en mala, de hecho, desde chico tenía mi mundo muy bien hecho que madre también me llevó al doctor porque pensó que era autista xD, y le dijeron que se quedara tranquila, que ha medida que pasaran los años Hugo iba a hablar más, y así ha sido menos mal.

Suerte Sofía con tus guiones y ojalá que pronto llegue tu hombre ;)

i.m.á.n...fran dijo...

Chofa.....
leí lo que escribiste, te encuentro sequisima, y aprovecho de decirte que aunque no nos veamos mucho, = e quelo!
ejejeje
ya me le voy!
cuidese

visite mi blog

JJ dijo...

Buen post, hilarante a veces. Entretenido. Se nota que tienes un carácter fuerte.(en "el buen sentido" por cierto).
Best Regards,
Adieu.

Jose dijo...

Está demás recalacar cada cosa de la que estoy de acuerdo o que tb me pasa, puesto que...es casi todo.

Te juro que gracias a tí no me siento taan mal en este mundo, te cuento un secreto: cuando era niña todos mis compañeros me decían "frente de papa", comprenderás por qué. Pero te prohibo dede ya a molestarme aunque sea un poquito. Porque lo último que faltaba es que cuandot es que te envíe un mensage y salga: "mnsg de señora papa". Ya es un trauma superado asi que se acaba el tema.

Te juro que no sabes cuánto odio a a agunas minas de granjeras cuando dicen que no van a cmabiar nunca, y que se valorna ellas mismas por ser autenticas...no sabes cuanto odio en el momento en que lo dicen. Lo encuentro tan precario, una persona tan poco evolucionada. Yo que tengo un caracter de la puta madre... pienso en mejorar, pero es demasiado dificil, es demasiado complicado dejar de pensar como uno esta acostumbrado a hacerlo... pero concuerdo 100% en lo que dijiste...hay que ceder totalmente. No es que yo lo haga que burto que lo haga, pero trato.

Te adoro mom...te voy a enviar el discruso que escribí, ya que el tuyo me llego un poco tarde darling.

Un beso bitch