domingo, 6 de noviembre de 2005

Para leer sentado.

Hombres...

Lo peor que le puede pasar a un hombre es que lo olvides. Típica historia: te gusta un tipo, babeas por él como idiota, el se pone a pololear, lo olvidas y al muy perla le baja todo el amor por ti cuando cacha que una no está ni ahí con él. Sí, chicos. Estoy metida en un triángulo amoroso. Y no, no es el ex SS, este es ‘an old flame’ o una llama antigua como los papiros en la incinerada biblioteca de Alejandría.

El perla, a quien llamaremos A-BOLAS, me llamó hace unas semanas para que conversáramos. Ok, nada como ver a los viejos amigos. Yo esperaba escuchar sobre su carrera o su novia (que es bien simpática) y A-BOLAS me sale con el típico discurso de “esque ahora me doy cuenta de lo bacán que erí”. En primer lugar no soy bacán, soy una Diosa del amor tardío. Y el seguía y seguía y yo le paré el carro y le pregunté por qué seguía pololeando. Y ahí vino la típica actitud masculina de no querer terminar sin pan ni pedazo.

Obviamente, lo mandé a la mierda.

¿Es ego, es verdadero amor, es confusión? ¿Realmente puedo confiar en A-BOLAS? ¿Vale la pena un tipo así?

Lo único que sé es que me siento muy poderosa, y cuando una persona relativamente alta se siente poderosa la sensación de poder se exacerba porque miras a casi todos para abajo. GIMME DA POWER!

Creo que este tema no merece más barullo. Es sólo otro ejemplo de mis desfases amorosos.

Mi papá está de viaje. Anda por Nueva Zelanda y Singapur jugando golf y haciendo cosas científicas. Cada vez que se pega un viaje al otro hemisferio nos pide que le movamos el auto un poquito por miedo a que le pase algo al motor. Mi papá tiene un auto nuevo y todavía cree que los motores se echan a perder si no los encienden por mucho tiempo. Pura maña. Y como lo quiero tanto le moví el auto y pasé a saludar a mi amigo de cartón Pablo Longueira para que no se sintiera solo. Pasa tanto tiempo con mi papá que el otro día entré al escritorio y noté que estaban vestidos iguales.

Fuimos a comprar ropa para la Feña y para variar salí con más bolsas que ella. Me compré una polera de esas que hacen que te veas como escultura por la buena facha que hacen. No me gustan los malls porque me pongo hueca. Para reírme de eso con la Feña comenzamos a llamarnos ‘Nikki’ y ‘Paris’. Decíamos “That’s hot” y “I fucked a stranger” todo el rato. Galla…

Llegó una revista de ex alumnas VMA a mi casa. Me dio mucha risa.

Canción de hoy:

Stereolab: Le boob oscillator.

Canciones para el espejo:

The Ronettes: “My boyfriend’s back”, The Temptations: “Ain’t too proud to beg” y “Sugar pie, Honey bunch”.

Nota: ¿No sería mucho más entretenido ir a misa si tuviéramos coros Gospel?

Una polera para la galucha. Llame ya. El precio es tan increíble que no lo podemos decir por blog.

4 comentarios:

JJ dijo...

HAHAHA buenísimas letras.
Saque a Longueira que arruina todo, además lo visitan fantasmas.
Saludos,Good music!.
Adieu.

JJ dijo...

Ya me imagino a Errazuriz y a Medina bailando al ritmo del Gospel, hahahaha!
Saludos.

Isabel dijo...

entre tanta foto de matrimonio he visualizado mi boda entre flash: habrá 30 negras increibles cantando (musica maestro):Forever, and ever, you'll stay in my heart
and I will love you...
me encanta el gospel, duoc deberia tener negras en la pequeña capilla, en vez de tanto romance explicito al lado de cristo.
saluda a longueira de mi parte. no se porqué pero me imagino que le conversas. no lo niegues!
jaja...saludos

Anónimo dijo...

jejejej, se pusieran un coro de gospel en la iglesia del barrio capaz que llegara a ser catolico y dejase de llevar el discman a los casamientos (con exepcion de los que tocan a Bach con los organos antiguos jejej). No te conosco pero pareces muy interesante ,claro... te gusta el perro andaluz y la naranja mecanica, belle and sebastian (mis pelis y mi banda favorita :D). Ademas pusiste lo boob oscillator de tema de hoy, por eso encontre este bloog, si te interesa intercambiar cultura te dejo mi mail sr_flavio@hotmail.com.