miércoles, 25 de enero de 2006

Un Año

Pssst...
Escuche mientras lee, vecino.

Este es un post tipo telegrama. De esos que tienen puntos. Como. Ese. Y que son ováricos y uterinos y ultra sensibles. Como si el mundo se fuera a acabar. Catarsis.

A un año de la muerte de mi tía Paula, y tras haber asistido a la misa en su memoria, no puedo dejar de pensar en mis hermanos. Durante un año he visto a mi mamá con pena por no tener a su “hermana especial,” esa hermana que significaba algo más allá.

Mi tía Paula, como ya lo he mencionado antes, era la raja. No hay otra descripción.

El cura predicó sobre el amor de Dios. Cómo un amigo puede llegar a ser más que un simple amigo, cómo puede ser más que un hermano, y cómo el amor siempre será bienvenido. Sonaba lindo.

Me dio una pena horrible. Pena porque pensé que mis hermanos podrían encontrar a alguien, un amigo, que significara para el/ella más de lo que significamos sus propios hermanos.

Quiero llorar.

Ando demasiado sensible últimamente. Estaba reescribiendo una escena de mi guión y lloré como guagua sin tete. Y después actué la escena para ver si era “actuable” y lloré más todavía. Más rato leí otra escena y lloré, me leí las escenas “tristes/dramáticas” dentro de este guión (que se supone que tiene comedia) y lloraba sola frente al computador. Fue triste.

Me lo cuestiono todo. Tengo 20 años y ya ando en esa parada de “¿En qué minuto te das cuenta que estás perdiendo el tiempo?” Es ridículo. Soy impaciente. Soy impaciente.

Estoy chata de este país.
He pensado mucho en Dios y en la Fe.

Con respecto a eso. La Fe. Me la he cuestionado mucho. El lado bueno es que encontré la página de un grupo de Cristianos Verdaderos ® (son una marca registrada) obsesivos que me provocó mucha risa. Son tan fanáticos que si no eres parte de esta comunidad te piden que te retires del sitio porque eres un “no salvado.” Hasta tienen instrucciones para hacer circuncisiones caseras para que tu aparato sea como el de Jesús. Pero al poco rato me dio asco. Esta gente es realmente enferma. Dicen que los católicos son unos diablos amantes de María, que Jesús tenía el pelo corto porque no era gay, que a las guaguas que al ponerlas en el suelo cerca de una Biblia, si se alejan, deben ser “esterilizadas”, es decir, meterlas en un cajón con un chancho y luego a un lago sagrado. Que los homosexuales y judíos deben arder en el infierno. Hasta las caras de esta gente son raras. Tras ver esta foto no puedo dejar de pensar que toda la comunidad es una broma de Internet o una historia inventada al mejor estilo de Stephen Glass.

Por favor métanse a la página y díganme que no es cierto.

No hay comentarios.: