sábado, 15 de diciembre de 2007

Teaser

Una escena de Chileno Choro para todos ustedes. No esperen coherencia ni grandes cuestionamientos existenciales.

Ana Taso se convierte en Chana.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Wrapeando.

Las cosas malas te dan vuelta nociones preconcebidas que tenías con respecto a ciertas ideas. Igualmente, las buenas te hacen reconsiderar lo que alguna vez dejaste tachado. Terminamos de grabar mi proyecto de título hace unos días y me tocó ser guionista y directora. Siempre me ha gustado escribir, pero dirigir... es algo que nunca había asumido en trabajos anteriores. No me sentía capaz ni lo suficientemente organizada.

Y partimos grabando; todos haciendo su pega y yo dándomelas de directora. Pero poco a poco me fui dando cuenta de que no tenía que fingir que tenía todo bajo control o que sabía lo que estaba haciendo ("No, si esto después se entiende... yo sé cómo es.") Cuando escribes algo y lo tienes que pasar al celuloide (o en el caso de estudiantes, a una cinta) tienes una comprensión tridimensional de lo que ocurre. Sabes cómo es en el papel, sabes por qué va así el plano y sabes lo que viene antes y después.

Creo que tuve suerte. Dirigir nunca ha sido fácil. Afortunadamente tuve un gran equipo anticipando cada una de mis movidas y comprendiéndolas con exactitud. Al final si cada uno hace su pega la propia se hace mucho más fácil. Antes me había tocado asumir cargos a última hora e improvisar. En Chileno Choro no fue necesario. Sabíamos para dónde iba el buque. No sé si habrá sido la facilidad con la que se dio el rodaje o la productividad del grupo - probablemente ambas - pero después de gritar la versión chilena de "it's a wrap!" me quedó gustando la pega de directora.

Y debo admitir, se sintió bastante bien llevar el cargo en la espalda.
Finalmente el trabajo realizado por meses se tradujo en 6 cintas que recién vi hoy. Quisiera aclarar algo: toda mi vida me han dicho que soy freak, y siempre lo he negado diciendo, "soy normal pero hablo fuerte." Tras ver el material que grabamos la semana pasada debo hacer un mea culpa. Soy bastante freak. Llegó un momento durante la captura de cintas en que dije, "este es mi examen que representa mi travesía a convertirme en profesional." La tesis de mi hermana para graduarse de filosofía fue La Necesidad del Filosofar. La mía para graduarme de audiovisual es la historia de un infeliz que se transforma en un Taxi Driver criollo, se enamora de una perna que se convierte en chana, se junta con un tipo que se hace el argentino, y tiene por jefe al cabecilla de una agencia terrorista.

¿Qué quieren que les diga? Se siente la raja.

viernes, 12 de octubre de 2007

La Vida Me Mata

Esta película tiene el mejor trailer que he visto en mi vida, y lo mejor de todo es que es película chilena. Dicho esto, siempre es un agrado ver a Catalina Saavedra. Soy su groupie desde que salía en Adrenalina y pololeaba con "El Killer." Y tiene lejos los mejores diálogos en el trailer. Notable lo del barco pirata.



Lo del cigarro va mejor. Estoy dejando poco a poco. Mientras menos fumo, más odio a todos, así que váyanse todos a la --

martes, 9 de octubre de 2007

Chao, Satanás

He sido una fumadora empedernida desde 8º básico. Hasta la fecha son 8 años gastando plata en cigarros, llenándome los pulmones de humo y cultivando una adicción que adoro. Para qué andamos con cosas. Fumar se siente bien en el momento. Me relaja y he llegado a pensar que hasta me centra. Me hace más soportable y me tranquiliza. Pero ya es demasiado.

Desde el verano que he estado pensando en la posibilidad de dejar el cigarro. Antes, estaba convencida de que lo dejaría cuando quedara embarazada, pero para eso queda demasiado y es una meta débil y conformista. Soy demasiado joven para tener una adicción, y en mi vida no existen mayores problemas que me lleven a tener un vicio que me hace pésimo y que no me beneficia en nada. Además, ya no voy a sentir esa sensación que tuve al fumar mis primeros cigarros. The buzz is gone.

Mi meta fue dejarlo antes de ir a estudiar afuera, para lo que queda más menos un año. Luego, dejarlo antes de la titulación. Ya no lo quiero posponer porque si sigo en esa no lo voy a dejar nunca y voy a seguir gastando cantidades descomunales de dinero en algo estúpido. Por esto he tomado la decisión más descabellada desde que se me ocurrió ponerme un aro en el ombligo por 1000 pesos en una feria de Iquique: voy a dejar de fumar ahora, en la época más estresante de mi vida universitaria. A un mes de grabar el proyecto de título y con cientos de responsabilidades y situaciones en las que estoy tan estresada que me dan jaquecas, voy a dejar de fumar.

Me va a costar muchísimo, lo sé. Seguramente voy a comprar cigarros escondida y no voy a poder dormir. Los chicles serán un pequeño placebo y voy a andar insoportable. Pero son medios para un fin. Esto es algo que tengo que hacer. No puede ser que tenga 21 años y sea viciosa. No es cocaína ni heroína, pero aún es una adicción y me está matando lentamente.

Dicen que cada cigarrillo te quita 2 minutos de vida. A estas alturas he perdido meses que pueden ser muy valiosos para estar con mi familia y la familia que formaré algún día. No quiero pasar mis últimos días en un hospital con un respirador. Quiero respirar mejor, algo que no se hace fácil en esta ciudad, pero que puedo mejorar.

La prueba comienza mañana. Estaré reportando el progreso.

Hoy peso 64 kilos. En un par de meses, estaré en 0,1 ton.

martes, 11 de septiembre de 2007

Coleccionando Momentos.

En vista que mi vida está privada de romance, he pasado largos minutos intentando recordar momentos que me puse roja de vergüenza y el estómago me saltara de alegría.

No he tenido muchos romances, pero con cada uno ha habido un momento especial. Siempre he creído que los hombres de mi vida sienten que los boté sin mayor remordimiento y que nunca pienso en ellos ni atesoro breves instantes que me dejaron loca. Esos momentos en que te sientes especial y deseada, tan necesarios para las mujeres.

Algunos cumplidos que nunca olvidaré: "Cuando te ríes así de fuerte (en el cine), me siento orgulloso de estar sentado al lado tuyo." "Me cautivaste." O ese cumplido que bien puede considerarse un insulto, "Lo que pasa es que eres una mujer inteligente, y eso asusta a los hombres."

Son cosas lindas, pero son sólo recuerdos. Y vuelvo al mismo lugar de siempre en el que me encuentro sola y escuchando justo lo que quería oir con 10 meses de retraso. La Gaby me comentó el otro día que estaba sola porque yo así lo quería. Lo medité, pensando que podría tener razón y que merecía entretener mi cabeza con esa opción, pero llegué a la conclusión que no; no estoy sola porque quiero. Estoy sola porque no sé dónde está el hombre para mí. No sé dónde buscarlo, no sé si ya se fue y la oprotunidad se perdió, o si - como dicen las chiquillas - el amor de mi vida o próxima conquista es un gringo TAN gringo que se llama Ted y masca tabaco.

Es tan natural como agotadora esta necesidad constante de otro ser humano que me abrace y me aguante. Ah, la palabra clave: aguante. Siempre me he considerado un cacho, y no dudo en decirlo en voz alta. Quizás eso intimide aún más que esa inteligencia que me adjudican. Esta in/seguridad vuelve y no se va nunca, y me destruye y carcome hasta dejarme en el suelo, agarrándome la guata y esperando que llegue una voz amiga que me haga ver lo tonta que estoy siendo. Esa dependencia de aliento no me deja avanzar, y es culpa mía. Porque no me creo el cuento, porque veo cosas que no están ahí, porque me siento mala persona, mala amiga, mala hija y mala hermana.

La vida es tan frágil y corta, e intento cambiar para que todos seamos felices, incluyéndome. Pero me cuesta. Tampoco esperaba que fuera fácil, pero bueno...

Recuerdo esas cosas lindas que me dijeron alguna vez, y cómo hoy no hay quien las diga. Tus familiares y amigos llenan espacios preciosos, pero una pareja llena otro reservado especialmente para él. Y ahí está, siempre vació. Cuando creo que llegó alguien que lo va a completar no pasa nada. No es el indicado, o yo no lo soy, o tal vez es el tiempo.

No espero que llegue alguien y que me haga feliz. Eso es pega mía. Pero se puede ser feliz sola hasta cierto punto. Llega un momento en que debes dar el siguiente paso y cubrir el siguiente nivel hasta lograr la plenitud.

Y, nada. Aquí estoy, esperando que vengas a sorprenderme.

martes, 10 de julio de 2007

De Película.

Una de mis películas favoritas es Almost Famous, de Cameron Crowe. Hoy escuchaba "Mona Lisas and Mad Hatters" de sir Elton John y me acordé de esa escena en el bus, en que la banda llega a la reconciliación con "Tiny Dancer" y no con un duelo de diálogos, como tantas otras películas lo han hecho.



Esta escena puede parecer ridícula e inverosímil, pero muchas veces tenemos momentos de película y no lo notamos. Como esa noche hace un par de veranos, cuando trabajé en el festival de Viña. La noche de premiación de la competencia internacional. Ahí estaban los héroes olvidados del festival, dispersos en el laberinto de escaleras del backstage de la Quinta, esperando a que la banda estrella de turno terminara su set. Argentinos, gringos, chilenos, y todos los que componían el elenco de la competencia internacional esperaban pacientemente a que los llamaran. Ni siquiera estaban enojados por el hecho que un artista invitado estuviera usando su tiempo. Para qué andamos con cosas, el Festival de Viña del Mar ya no es un espacio de competencia musical, sino una vitrina para que modelos argentinas muestren sus implantes nuevos y los seudo-famosos inventen dramas que les den más pantalla en los matinales.

Esperábamos mientras Myriam y Sergio hacían lo posible por calmar al monstruo, y para entretenernos nos pusimos a cantar. Como éramos de diferentes nacionalidades tuvimos que escoger canciones que no dejaran a los representantes gringos encogiéndose de hombros, por lo que recurrimos a territorio conocido: Los Beatles. Recorrimos gran parte de la discografía, y terminamos cantando "Hey, Jude." Ya no me quedaba voz después de los agotadores días y noches que había pasado en el festival, pero el momento era tan especial que no me quedaba otra opción que unirme al coro. Y ahí estábamos, entre toneladas de concreto, con los pegajosos escalones de goma bajo los pies, cantando "Hey, Jude." Todos sonreían y el eco de las voces le daba cierta solemnidad al momento. Cuando llegamos al gran final (na-na-na-na-na-na-na, na-na-na-na, Hey Jude) no podíamos ma´s de felicidad. Dejé de cantar por un segundo para absorber el momento y me acordé del propósito del festival. Celebrar la música. Por unos minutos me olvidé del cansancio, de los líos de Amalia Granata, del resentimiento de los de Mega y de los insoportables Andrés Baile y Chico Perez. Lo único que existía era la música.

Fue mi momento Almost Famous. Una perfecta escena de película en que el subtexto trasciende lo literal, y aunque no lo comentes con los otros actores sabes que todos están en la misma página. Existe una comprensión global de lo que está sucediendo, y eso es simplemente maravilloso.

domingo, 8 de julio de 2007

Feminis---jajajajaja

Llámenme machista, pero no creo en el feminismo. O sea, tampoco soy machista. Simplemente soy. No puedo negar que he tratado apegarme a alguna ideología, y a pesar de ser llamada "cartucha," "facha", y "loca" entre otras cosas, no me siento parte de ninguna. Un tiempo intenté ser feminista pero como que no me salió. Me sentía ridícula, y probablemente lo era. Nunca me ha resultado bien militar en ideologías desgastadas.

Hace unos días iba con mis amigos en el auto y se atravesó una mujer con su auto. Del alma me salió la frase, "¿Viste? Por eso no soy feminista. Es imposible defender a las mujeres." Y hasta cierto punto, es cierto. Somos volátiles como el más peligroso de los químicos, le hacemos el asco a decir cosas que tengan sentido, nos quejamos de todo (y si no tenemos de qué quejarnos, recurrimos a la improvisación), y no importa cómo estemos vestidas: nunca nos gustará lo que vemos en el espejo.

Partamos por la base que el feminismo de hoy es una contradicción. Si el movimiento o corriente intelectual estipula que las mujeres son iguales a los hombres, entonces ¿para qué es necesario un movimiento que afirme lo obvio? Es como pararse y decir, "somos azulistas, y creemos que el azul es un color como los demás."

A comienzos del siglo XX la cosa era distinta. El feminismo tenía un fin y en gran parte lo cumplieron. Cambió el rol de la mujer en la sociedad y de tanto que presionamos, nos convertimos en hombres. Pero con zapatos más lindos.

Hoy, el único fin del feminismo es probarle a un porcentaje de machistas que somos iguales. Pero, si eres feminista no debería importarte lo que piensan esos retrógrados, así que para qué malgastar tu tiempo en tonteras, digo yo. Ya tenemos el voto. Ya podemos trabajar y ganar sueldos nada despreciables. Y como no todo es color de rosas, algunos hombres ya no nos abren las puertas porque somos todos iguales y las mujeres ya no necesitan ese tipo de cortesías. Que me disculpen aquellas enamoradas de sus ovarios, pero exijo la apertura de puertas de vuelta. Me gustan los modales y la cortesía. Los hombres deben ser caballeros, las mujeres damas.

Y para qué andar con cosas... Los hombres y las mujeres no son iguales y tal vez jamás lo sean, a no ser que a Steve Jobbs se le ocurra sacar el iTran, un dispositivo que proporcionará a sus usarios la oportunidad de cambiar de sexo y/o ser hermafrodita mientras escuchan una canción de U2. Los hombres son más racionales, las mujeres más emotivas. Por naturaleza somos maternales mientra el hombre es más aventurero. Estas cualidades han mutado algo con el pasar de los años, pero se mantienen en esencia.

Sin embargo, lo que más me molesta del feminismo y del machismo, es que han reducido la diferencia entre los sexos a una suerte de fenómeno cultural, siendo que es una característica absolutamente biológica. No se metan con la madre naturaleza. Y con respecto a la sociedad, es cierto: les han sido adjudicados diferentes roles a hombres y mujeres, y no tiene nada de malo querer un pedazo de esas responsabilidades que en un principio no nos dejaron tomar. No hay nada más digno que un trabajo, siempre que se haga con honor y por satisfacer una inquietud, y no por venganza contra unos tipos que salían a la calle con peluca gritando "Bruja! Quemen a la bruja!" hace un par de siglos.

A todas las chiquillas que con orgullo dicen, "Sí! Soy feminista!" un favor: dejen de quejarse y salgan a vivir equitativamente con esos hombres que tanto les gusta atacar. Ser mujer es algo muy bonito, no solo porque podemos dar vida (algo que no a todas les interesa; lo que no tiene nada de malo), sino porque tenemos compasión, ingenio y un generoso corazón. Recuerden: es "Madre" naturaleza, no "Taita" naturaleza.

Ahora, me voy a escuchar Laura Pausini mientras lloro con "Ghost: La Sombra del Amor."

En qué ando.

Tras la clasificación de Chileno Choro en los proyectos de título que verán la luz el próximo semestre no he parado. Ya formamos un muy buen grupo con los sospechosos de siempre y tuvimos nuestra salida a grabar. Las escenas quedaron bastante bien; siento que funciona y el equipo funciona bien. No teno ninguna queja. Bueno, tal vez una: esta semana empiezo los exámenes. Sí, mis queridos sofiadictos. Mientras la mayoría de los universitarios de este país ya disfruta de sus vacaciones, los alumnos del insti recién comienzan sus exámenes semestrales. Esto, creo yo, porque entramos una semana más tarde. En realidad lo prefiero así. Mientras algunos ya comienzan a partirse la cabeza estudiando, nosotros los duoquianos seguimos disfrutando del sol. Pero ahora que lo pienso, las clases tampoco son excusa para perder el hábito de la pereza. Si vieran la de cosas que hacemos en el campus...

Me qued literalmente un semestre -- y todo un verano de post producción -- antes de salir al mundo laboral. Aún estoy media indecisa con respecto a mi futuro; no sé si trabajar y luego estudiar o ir a estudiar afuera y volver. Tal vez la primera opción, dependiendo del programa que elija.

Es raro estar en último año. Ves a los mechones que se cabecean con su primer proyecto semestral y te acuerdas que tú estuviste en las mismas no hace tanto. Hmm...

Eso sería todo por hoy. Ando media seca. De regalo, la mejor balada de rock desde "Always", y luego, la canción de la semana.

Paris Power Ballad


lunes, 4 de junio de 2007

El Veredicto es...

Chileno Choro ha sido oficialmente aceptado por la comisión de profesores de Duoc UC. Fuimos uno de los 7 grupos sobre la línea, es decir, proyectos elegidos unánimemente y que pasarán a la segunda etapa.

Todavía no me la creo. Soy tan feliz...

Balance de grises.

Son las 3:45 AM y me tengo que despertar a las 7:00. Hoy anuncian los resultados del pitching del viernes. Estoy un poco ansiosa, por lo que me gustaría recordar un episodio que pasó hace algunas horas.

Estaba a punto de entrar al baño para plancharme el pelo cuando el Bene entra y me avisa que se va a fumar un pucho en mi terraza. Pensando que sería mejor dejar la plancha calentándose, le dije que lo iba a acompañar. No hacía tanto frío, y nos sentamos en las blancas sillas plásticas que parecen no encajar con el clima.

Conversando el tema volteó a mi proyecto de título. Tuvimos el pitching masivo el viernes y siento que salió bien. No fuimos el mejor grupo ni el peor. Estuvimos en la media, creo. Una cosa llevó a la otra y el Bene terminó diciendo que estuviera tranquila. Que la vida está llena de pruebas y que no siempre las cosas resultan como uno quiere, pero que lo más importante era sentir que di lo mejor de mí. Y a eso le agregó:

“Tú naciste con ciertas conexiones; vivimos en un gran departamento en un buen barrio, no naciste en una población. Por eso nuestra responsabilidad es más grande, Sofita. Siempre tienes que dar lo mejor de ti, y si el día de mañana tienes éxito y ganas mucha plata no tienes que ostentar. Está bien que te des ciertos gustos, pero hay que ser humilde. Y generoso. Para todo tienes que hacer tu mejor esfuerzo. ¿Y sabes qué? Te vas a sentir bien.”

Y yo quedé plop. Porque era justo lo que necesitaba oír. No me dolerá tanto si no queda mi proyecto. Claro que me dará pena, pero no será insoportable. Me uniré a otro grupo, a otro proyecto, y daré lo mejor d mí. Al final para eso estamos aquí. Para trabajar, para esforzarnos, para triunfar y para enfrentarlo todo con humildad.

Un complicado balance. Complicado, no imposible.

Me gusta ser mujer para mis cosas. Es algo que descubrí hace poco, pero le estoy agarrando el gusto. De nada sirve picarse ni sentir envidia; eso sólo ensucia tu espíritu. Ya no soy adolescente. Este es el tiempo para ser adulta y para hacer las cosas bien. No importa si no es el trabajo más original ni el más revolucionario. Mientras sepa que di lo mejor, está todo bien. ¿Y saben qué? Una vez que das lo mejor de ti encuentras mucho más para dar.

Así que prepárense. Quién sabe si en un tiempo más los sorprendo.

sábado, 26 de mayo de 2007

La calma antes de la tormenta.

Estoy muy contenta de que haya vuelto mi hermana con su familia a Chile. Clemente ha sido todo un descubrimiento. Tiene dos años 7 meses y es bilingüe, sabe comunicarse con señas y entiende a la primera. Todo un gringuito. Es gracioso verlo con mis otros sobrinos, que son desobedientes y muy llevados a su idea. Chilenitos.

Observaciones como esta son las que me hacen olvidar los nervios del pitching, que ya está a menos de una semana. Estoy nerviosa, pero son de los nervios buenos; esos que anticipan cosas que no puedes esperar a que lleguen. En todo caso, ya tengo un game plan:

- Llegar a Duoc para el pitching vestida formal. Hasta pediré botas prestadas.
- Fumarse mil cigarrillos y apagarlos a la mitad.
- Tirar la talla con mis compañeros.
- Repartir abrazos.
- 10 minutos antes de entrar a la sala, ir a una esquina aislada y escuchar "The Fairest of the Seasons," de Nico. Una voz de penumbra en una canción que me trae mucha felicidad. Como que pregona esperanza. Sha...

Hoy editamos el seudo-trailer de "Chileno Choro." Seudo, porque no es tanto un trailer, sino una muestra de la historia. Falta trabajar en muchas cosas, pero lo pasamos bien haciéndolo.



Me encanta editar con la Isa. Es bastante menos estresante que tener a 5 personas dentro de una sala apuntando dedos a la pantalla y diciéndote lo que tienes que hacer, no porque ellos tengan razón, sino porque están desesperados por opinar y mandar. Me sorprende que en Duoc, aúnd espués de tantos años, todavía existan egos tan inflados. Está bien creerte el cuento, pero hay un límite. Con la Isa nos encerramos, editamos y nos reímos mucho. Ah, y a ratos nos comportamos como niñas huecas. Un ejemplo, es la primera edición.


El martes grabamos lo que editamos hoy. Tuve que actuar de perna que dobla canciones en la calle y que luego pasaba a ser mami del flow.



















Y como no es fácil estar en personaje todo el tiempo, la Isa me ayudó a relajarme.



Gracias por el apoyo. Los dejo con Nico y "The Fairest of the Seasons."

domingo, 20 de mayo de 2007

Cosas Que Importan.

Hace mucho tiempo que vengo ignorando los comentarios de algunos lectores que se limitan a decir lo que hago mal como si fueran de esos cabros chicos que se la pasan en foros diciendo cosas por la simple razón de que pueden. Pero ya me aburrí. No estoy enojada, pero me interesa aclarar algunas cosas.

Me dijeron que me estoy volviendo poco original, entre otras cosas. Si tomamos original como un adjetivo que describa algo que tiene en sí o en sus obras o comportamiento cierto carácter de novedad, entonces no; no soy original. Digo cosas que todos han dicho alguna vez, no me ha pasado nada extraordinario, no soy Hellen Keller, ni me visto de manera extravagante (aunque sí me han dicho que parezco turista.) Lo que me molestó del comentario fue que alguien no haya entendido el sentido de este blog. No escribo aquí para mostrar cosas que nunca han visto antes ni para demostrar que soy una en un millón (técnicamente soy una en siete); tampoco me parto la cabeza buscando maneras de crear algo jamás visto ni de darle otra forma a la rueda. Ese punto de vista de la originalidad no me interesa, y lo cierto es que lo encuentro hasta vanidoso. Claro que no por eso voy a ser mediocre. Si tengo ciertas capacidades y aptitudes me interesa explotarlas al máximo. Para eso están.

La definición de original que sí me interesa es "perteneciente o relativo al origen." Todo lo que hago, todo lo que soy, digo e invento es una proyección de algo más, cual caverna de Platón. Mi voz potente viene de mi queridísimo abuelo así como también la mitad de las expresiones que uso. Mis manías de limpieza y mi manera de acercarme a la gente viene de mi mamá. Mi gusto por la música y el arte de mi papá. Los personajes de mis guiones son mis hermanos y hermanas y/o primos y primas. Toda acción que llevo a cabo es la interpretación de algo que ya viví y que pasó por mi razonamiento para convertirse en algo más, ya sea una idea para un proyecto de título o el estilo que utilizo para escribir. Al final todo y nada viene de uno. No se trata de reciclar ideas, sino de sacar tus propias conclusiones.

Me acuerdo de chica que quería saber todo al instante. Estaba desesperada por tener la película clara y si fuera posible llevarle la contra en todo a mis papás; demostrar que era diferente. Pero por querer las cosas tan rápido nunca creí que en la espera había belleza y que en todo proceso hay lecciones que nos pueden pasar de largo por no estar atentos. Y nos convertimos en nuestra peor pesadilla: nuestros padres. Y por mucho que odies asumirlo te das cuenta de que tenían razón el 98% de las veces, y el otro 2% lo ganaste gracias a tu experiencia y a tus propias conclusiones. Para los que aún están en el infierno de la adolescencia: no se apuren, cabros. Van a llegar igual. Disfruten el proceso, miren que todas las respuestas que buscan las encuentran en sus orígenes. Al menos la mayoría. Y cuando ya hayan respondido a todas sus dudas existenciales, emocionales y terrenales, van a ser una persona compuesta por elementos que ya existen y otros novedosos que ustedes mismos habrán agregado.

Así que si me dicen farsante, copiona, ordinaria o simplona, voy a patear la perra por veinte segundos y después me va a dar lo mismo porque sé que me espera un abrazo en casa. Cuando me digan "poco original" en alusión a un descuido o negligencia de mis orígenes, ahí me voy a preocupar. Todo lo demás, me importa una raja.

lunes, 14 de mayo de 2007

¡Quiero ser popular!

Ufff..... hoy fue agotador. Si tan solo existiera un servicio que me ayudara a ser lo que siempre he querido ser....

Pero... ¡¡¡Esperen un momento!!! Al parecer existe una manera de lograrlo:

domingo, 13 de mayo de 2007

Esto de ser mujer...

Primero, un breve mensaje para Javier: este blog es para todos; familia, amigos, desconocidos, amigos que acompañaron a mi hermana en Austin, cibernautas, etc... Todos pueden comentar y opinar porque es una blogocracia.

Bien. Ahora con lo que quería postear. Creo fírmemente que todas las mujeres, ya sean metaleras, emos, góticas, hippies, 'pelo lise', tontas, inteligentes, gordas, flacas, lindas o feas tienen una canción semi-secreta que esperan les será dedicada por el hombre de sus sueños. No soy la excepción. Por mucho que escuche AC/DC y rapee "Abarajame" frente al espejo, tengo mi lado sentimental, que creo lo he expuesto extensamente en este blog. Para no romper la tradición, continuaré exponiéndolo y humillándome.

Esta canción la conocí en mis años de colegio, circa segundo medio. Hasta el día de hoy la escucho, y si no, está muy bien guardada en uno de los rincones de mi gigantesca cabeza. A medida que crezco y pasan los años la fantasía cambia. Y bueno, la cosa es que estamos los dos solos escuchando la famosa canción... y es todo tan tierno y lindo (en estos momentos me río con un culpable "jijijijiji") y romántico, y hay velas, y la pieza está tan bien decorada, y estamos bailando... y se escucha mi estrofa favorita Se detiene el reloj sobre nosotros/Caen las 10:00 que resbalan por sus hombros/Y se cuela la luz/que se enreda en tu pelo pero la liberas tú/Oro y diamante por un instante de tono azul. A estas alturas ya no quiero más y me siento como la Rose en la punta del Titanic chillando "Estoy volando!" Lo extraño es que me carga "Titanic," pero bueno... Todo es lindo y amoroso, y de repente... el susodicho se arrodilla, saca roca y dice: "Belleza exótica del Trópico de Capricornio, ¿quieres casarte conmigo?" Se escucha un SAY WHAT? épico en mi cabeza, pero por fuera estoy bastante compuesta. Y digo que sí, y se escucha el coro de la canción, y bla, bla, bla...

Lo curioso de este escenario es que es el hombre el que me pide matrimonio y no yo, lo que me parece fantástico porque tengo más que claro que tendré que perseguir, amarrar y amenazar a un hombre para que se case conmigo. Pero no siempre hay propuesta matrimonial en la fantasía. Lo importante de la canción, lo que realmente representa, es la infinita esperanza de que un hombre será lo suficientemente comedido como para dedicártela sin precisar indicación. Que se le ocurra así no más.

¿Existen hombres así, o ahora son más precavidos? ¿Existe gente dispuesta a entregarse, ya sean hombres o mujeres? Tanto se habla de la espontaneidad, pero siento que ahora todo es con precaución. Todo es un plan... nadie hace nada si no está 90% seguro del resultado. Hay tanta sospecha, tanto auto-cuidado... ¿En qué minuto nos volvimos tan cobardes, tan cínicos...? Pero bueno. Aún hay esperanza y sigo creyendo en el amor, aunque sea la decisión más idiota que pudiera tomar.

sábado, 12 de mayo de 2007

¿Cómo es la cosa?

Titularse de Comunicador Audiovisual no es un paseo en el Mampato. Nos preparamos durante los primeros meses del año trabajando en nuestro proyecto; escribimos el guión, buscamos ayuda (léase: $), vendemos la pomada como enfermos y tenemos que hacerle creer a todos que nuestro royecto vale la pena. Llega la semana 12 de clases y haces un pitching a la comisión. Les hablas sobre tu proyecto, cubres todas las áreas posibles, presentas tu estado de avance y ahora más que nunca debes convencer a todos que tu proyecto es el único que vale la pena.

Luego, la comisión decide si puedes seguir desarrollándolo. El corte no es menor: de 30-35 proyectos 15 serán aprobados. Los que logran hacer el corte, están felices. Los que no, deben integrarse a un grupo que haya quedado y trabajar en el proyecto de ellos, en el cargo que ellos estimen conveniente. Adiós a tu trabajo del primer semestre. Pero no importa. Es lo que hay que hacer. De todo se aprende.... ¿o no?

Verán, esta es la duda que me acosa. Si "Chileno Choro" no logra pasar la prueba del pitching va a ser durísimo. Vengo trabajando en este proyecto desde el año pasado, y la idea se me ocurrió originalmente hace poco menos de 3 años. Al final es como tu guagüita. Partió como una idea loca que no le contabas a nadie y que te guardaste hasta el momento indicado. En ese momento que había una decisión que tomar; un nuevo proyecto que elegir... y me atreví a sugerirla, luego empecé a trabajarla, la he visto cambiar, crecer, pasar por la testaruda edad de la pubertad hasta que finalmente tomó forma y parecía que podía ser algo real, más inteligente que un simple gag, algo con contenido. Ahora veo el guón, impreso, a punto de pasar por su segunda corrección, y se siente bien. Pude ser constante con algo. Yo, la que no escucha una canción por más de un minuto. Sin embargo, ya van más de seis meses desde que empecé a tomarme "Chileno Choro" en serio. Es más de lo que pensé que era capaz de hacer.

¿No es rico, acaso, sorprendernos a nosotros mismos? Tal vez esa es la lección que me quedará después de este extenuante proceso. Aprendí que puedo mantener la cabeza en el mismo lugar por un tiempo prolongado, y que no fue tan difícil; es más, lo he pasado increíble.

Y como soy sadomazoquista, puse una cuenta regresiva. Y como soy melómana, aquí va una canción.

lunes, 7 de mayo de 2007

Se acerca...

Chicos:

Estoy trabajando en mi proyecto de título. El guión está casi listo, la idea está clara, el humor es tipo Monty Python/Scrubs y el reparto está en mente. Mientras, les doy el título:


Chileno Choro cuenta la historia de Efraín Villalpando, un tipo débil que se deja pasar a llevar por todos, incluída su dominante madre. Para solucionar esto acude a una agencia ("Chileno Choro") que ayuda a la gente a convertirse en lo que le gustaría ser. Me encantaría ofrecerle el protagónico a Pablo Schwartz, así que si alguien lo conoce... ¡¡¡POR FAVOR AVÍSENME!!! Por ahí escuché que estaba interesado en hacer cosas distintas, y esta comedia cae en esa categoría. No lo digo porque fue idea mía y de la Isa, sino porque este corto-mediometraje realmente representa todo lo que siempre quise y he querido hacer durante mis estudios: una comedia original que no contiene ni un sólo garabato en el guión y que a ratos raya en lo absurdo. Significaría todo para mí si quedamos seleccionados por la comisión de profesores.

Mis queridos lectores: ustedes han leído mis mayores fantasías y peladuras de cable en este blog. Imagínense ese mismo nivel de tontera y poco temor al ridículo plasmado en la pantalla. Este proyecto, el más importante de todos, se está convirtiendo en mis tripas.

Los mantendré informados.

viernes, 4 de mayo de 2007

Mansa Facha.

He andado bastante intolerante esta semana, pero me lo he guardado. Hasta hoy. Hoy le conté mi rabia contra todos a la Isa, porque me di cuenta que si me lo dejaba todo adentro me iba a amargar y a arrugar. Me bajó la rabia contra todo y antes de darme cuenta me empecé a tirar mierda a mí misma. Esta fue mi semana facha, y éstas las personas o personajes que me irritaron hasta pornerme roja.

- Emos/Gente ultra sensible.
Me carga la gente emocionalmente cómoda. Lo encuentro mediocre e irresponsable. Todos hemos sentido dolor. Todos hemos pasado malos ratos. Pero toda esa gente que anda por la vida sintiendo pena por sí misma, haciéndose los que siempre han sido fans de The Cure ("porque entienden cómo me siento") y tirando frases del tipo, "mi dolor es poético" me tienen chata. Está bien sentirse mal de repente, pero ¿desde cuándo la depresión se convirtió en la mejor excusa para ser egoísta? El colapso nervioso de una persona es el cachito de otra que va a tener que aguantarla. Ahora uno tiene un par de días malos y está oficialmente deprimido. Que expandan el vocabulario o que vayan al doctor, pero quejicas no aguanto. ¿Qué pasó con la auto-superación, con aprender lecciones y seguir adelante? Bueno, estoy pasando por un mal rato, lo supero. A ver qué viene después.

- Ernesto "Ché" Guevara.
¿Cómo es que un hombre lo suficientemente capaz como para estudiar medicina y lo suficientemente carismático como para echarse al bolsillo a la mitad de un continente llegó a la conclusión que la única manera de lograr la igualdad era la violencia? Ernesto Guevara era capo, eso no lo dudo. Pero su conclusión lo transforma inmediatamente en una decepción. Le dio para aprenderse la anatomía humana, pero no para pensar en una mejor solución a los problemas sociales que hasta el día de hoy azotan a nuestro continente. Podría haber sido un pacifista intelectual y ser la contraparte de Fidel. Pero no. Se vistió de verde y se dedicó a enseñar tácticas de guerrilla. Luego un tipo le sacó una foto en un funeral y pasó a ser parte de la cultura pop. Hoy miles y millones de personas lo llevan en el pecho con orgullo. Lo que parecen olvidar es que llevan a un opresor en su ropa. Como vestir una polera con la foto de Pin8. Pero como el Ché defendía a los pobres, nadie puede decir nada. Aparte que tenía su pinta el pibe...

El punto es que le sacaría la cresta todos. Bueno, no a todos, porque ahora que me desahogué quiero puro salir a comprarme polera del Ché y pegar una calcamonía en el parachoque que diga "nadie me entiende." Pero en el fondo, igual me captan. No estoy diciendo nada. Debe ser porque ya me mojé el potito con los párrafos anteriores. Al final todos tenemos semanas o días en los que no nos aguantamos ni a nosotros mismos. Pero eso no es precisamente algo malo. Creo que te ayuda a conocerte mejor, a saber cuáles son tus límites, tus gustos, disgustos e ideas. No hay nada como las ideas y estar abiertos a explorarlas. Perderle el miedo a explorar. ¿Quién sabe? En una de esas te terminas riendo de ti misma.

sábado, 28 de abril de 2007

Representando!

Hace un par de semanas un youtubero preguntó: "¿desde dónde tubeas?" Recibió 3.000 comentarios y 500 respuestas en video. Por supuesto que estuve metida en medio y salí en el video final. Ojo a los 2:17. Sofía representando!


domingo, 15 de abril de 2007

Fallen Idols

Últimamente he visto varios episodios de Sex & The City. Las carcajadas son casi las mismas, pero ahora por motivos diferentes. Me he dado cuenta que lo que antes me causaba mucha gracia o el personaje que idolatraba ya no me gusta tanto, o ha perdido la gracia. Antes creía que Samantha Jones era lo máximo, toda una ídola para las mujeres. Ahora la veo y como que me da pena. Hasta me agota. Todo el tiempo con la cabeza en la misma parte y con esa actitud desafiante tan re-gringa de "esta soy yo, si no te gusta vete al infierno." Me dio lata. Carrie nunca me ha gustado tanto. Demasiado neurótica, perseguida y egoísta. Charlotte se parece mucho a la mujer en la que me convertiré y Miranda es casi lo que soy ahora.

Lo que más me ha llamado la atención es mi cambio de actitud frente a Samantha. Claro, es independiente, regia, y todas esas cosas que las mujeres aspiramos a ser. Pero en pocos años ha pasado de ser una ídola a ser esa señora caliente que no le ha encontrado un sentido de peso a la vida. Una vividora que no piensa en el futuro. Lo que está muy bien por ella, pero no es para mí. Así de simple.

Desde que mi hermano se metió al noviciado Jesuita he reconsiderado muchas cosas, y no me refiero a mi vida espiritual, sino más bien a cómo vivo mi vida, cuáles son mis prioridades y qué es lo que realmente importa. Conversando con unos duoquianos del mismo tema un amigo comentó, "yo nunca podría ser cura porque no puedo renunciar al placer carnal." El placer no es algo menor en nuestras vidas. Muchos hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo a encontrarlo, lo que está muy bien. Pero creo que debería haber algo de más peso. Después de todo, el placer es efímero. Es difícil encontrar cosas importantes a esta edad ya que estamos prácticamente nuevecitos. Hemos sentido el dolor y sabemos lo que es la pena, pero aún estamos en un ambiente seguro. Vivimos con la familia o somos cercanos a ella, tenemos nuestro grupo de amigos y nos debemos a nosotros mismos. No hay jefes importantes ni situaciones de vida o muerte. Están los estudios y los fines de semana. Con una vida tan "fácil" o simple es difícil ver más allá. Pero igual quiero intentarlo; salirme un poco de mi órbita y ver a qué aspiro. Vivir con un sentido, y si no lo tenemos, entonces encontrarlo. Darle contenido a nuestras vidas. Claro, hay tiempos para risas y tonteras y momentos livianos. Pero eso no lo es todo. Hay más allá afuera. Sólo hay que salir a buscar.

Canción de hoy: Sparrow House - When I'm Gone

jueves, 12 de abril de 2007

Y yo les digo...

Esto va dedicado a todos los que creen que abandoné el blog. No me voy a ningún lado, sólo que por ahora... esto es lo que hay.

lunes, 5 de marzo de 2007

Tagged!

Fui etiquetada por mi prima Isidora. No sólo eso, sino que a algún perla se le ocurrió bloquear mi blog y otra persona que se hace llamar "Anónima" me dejó un comment que citaba cierta canción de los Gun n' Roses. Soy blog non grato. Claro que cuando de boicotean significa que lo has logrado y ya eres una estrella. (Not!)Bueno, ya lo desbloquearon, así que me toca cumplir con mi rol de etiquetada y nombrar seis manías que me desenmascarán como el fenómeno que soy.

1- Monedas de $100.

Desde hace unos años que los chilenos pagamos con dos monedas de $100. Para mí, la opción de pagar algo con los dos tipos es inaceptable. Si pago algo con monedas de $100, las monedas deben ser del mismo tipo. Nada de mezclar las cosas. La obsesión es tal que cuando me doy cuenta que no me queda otra que ocupar ambos tipos de moneda, cambio con la persona que esté más cerca para que mis monedas sean iguales.

2- Líneas en la calle.

A ver, con el riesgo de quedar como Melvin en "Mejor: Imposible," debo admitir que también tengo un problema con pisar rayas en la calle. El cuento es así: si piso una raya con el pié derecho, debo hacer lo mismo con el izquierdo. ¿La razón? Sería muy injusto para el otro pié no pasar por las mismas experiencias del otro. Todo debe ser igual (se repite el patrón de las monedas.) La cosa se complica cuando accidentalmente piso la orilla de una tapa de alcantarillado, porque el otro pié debe pisar lo mismo y las tapas no aparecen tan seguido en las aceras santiaguinas. ¿Solución? No dar otro paso adelante, sino quedarme en el lugar y dejar que el otro pié pise lo mismo que el otro.

3- La maldita alfombra.

La alfombra de mi pieza es grande y distintos muebles están sobre ella, lo que causa que se arruge y deforme cada cierto tiempo. Por causa de esto paso incontables minutos estirándola con mis pies, pisando fuerte y arrastrando. No quiero ni pensar lo que piensan mis vecinos de abajo.

4- La botella.

Tengo que tener una botella conmigo en todos lados. No hay excusas.

5- Las manos.

Lavarse las manos al llegar a casa. No tocarse la cara mientras estoy en la micro, porque mis manos tocaron plata que alguna vez tocó otra persona, probablemente un hombre, y todos sabemos que los hombres no se lavan las manos después de ir al baño, por lo que si de casualidad me toco la cara antes de lavarme las manos, me estaría restregando las partes privadas de alguien por mi pulcra epidermis. Lo de lavarse las manos en el baño tampoco es menor. En baños públicos abro la puerta con el pié o la rodilla, y cuando ya hice mis cosas y me lavé las manos, tomo la manilla con toalla nova o con el codo. Así de mal.

6- Ortografía.

No soporto las faltas de ortografía. Yo soy esa persona que lee tus cosas y te dice lo que está mal escrito. Y me sale impulsivo, no es algo que pueda controlar. Es como respirar. Es odioso para muchos, pero de a poco me han ido aceptando. Eso espero.

Esas son mis seis manías. Soy un fenómeno.

Canción de hoy:

miércoles, 28 de febrero de 2007

*suspiro* Clive...

Fui a ver "Children of Men" con la Isa. Tenía ganas de verla, y cuando mi primo Ian me comentó que había salido deprimido después de verla la tentación fue demasiado grande. He tenido demasiada felicidad este verano, así que decidí que era hora de deprimirme con ganas, porque el hecho de que me estoy despellejando y el tono fascinante se está desvaneciendo no es excusa suficiente para arrastrar los pies. "Children of Men," en cambio, sí lo es.

Tal vez deprimente no es el adjetivo correcto. C.O.M. es de esas películas que comentas contigo mientras la ves, comentas con la persona que te acompaña, comentas mientras sales del cine y que te sigue dando vueltas días después. Como dijo Ian, "...para allá vamos." La ilusión de futuro es muy realista. Los autos no vuelan aún (maldición), pero los monitores de computadores son increíbles. Aún mejor es Clive Owen. He visto dos películas de Clive Owen, "Closer" y "Children of Men," y en ambas he quedado rayando con su interpretación. Siempre lo encuentro el mejor del elenco (aunque Michael Caine no estuvo nada de mal en C.O.M.). Además que tiene esa belleza ruda. Es de esos tipos que tu sabes que toman cerveza y que se meten al barro y que si los saludas de beso la barba te raspa. Es un HOMBRE.

Ah, echo de menos a los hombres... Ahora son todos metrosexuales, metrosexuales en negación o Emos. Y no hay nada peor que un hombre Emo. Es como si estuvieran tratando de ser Julieta, la niña de las agendas que es como la Pucca de las otakus. Maldito sea Beto Cuevas por peinarse como Emo para el Unplugged de La Ley... Les pregunto seriamente, Sofiadictos: ¿los emos tienen idea de la cantidad de gente que se está riendo de ellos en este momento? Ah, saben que creo que sí, porque de esa manera tienen su gran "causa" para estar tristes y lamentarse en toda su gloriosa EMOtividad. Bueno, ya les he dedicado un párrafo a los Emos, así que sigamos con el show.

El punto de este post era comentar la película, y cómo Clive Owen puede pasar de galán a cavernícola herido a hombre que ha perdido la esperanza sin jamás perder su credibilidad como actor. Me pasaba que tenía que recordar que era Clive Owen, el mismo que me apretó la guata en "Closer" y que me dio tiritones cuando vi esa escena de "Derailed" donde le apostaba a Jennifer Aniston que la podía besar sin tocarla. Aaaah...... qué terrible esto de suspirar... Pero la película es mucho más que Clive Owen. Es el fantástico manejo de cámara, la edición y la sensación de que estás ahí. Tal vez por eso la película te queda dando vueltas; porque por un par de horas sentiste que tú también andabas corriendo de un lado a otro, escapando de balazos e intentando salvar al único recién nacido que el mundo ha visto en 20 años. Alfonso Cuarón es un magnífico director, y la banda sonora de la película está a nivel con la calidad de la misma. ¿Qué más se quiere que escuchar Ruby Tuesday" dos veces?

Se avecina el inicio de clases. Con el riesgo de sonar perna, quiero empezar luego.

domingo, 18 de febrero de 2007

Esto es mío...

Es mi blog y posteo lo que quiero. ¿Por qué estoy a la defensiva? No hay razón, sólo quiero hacerme la púber y decir puras boludeces. Y de paso, contarles sobre mi viaje a Brasil. Es impresionante la genética de los brasileños. Beneficiada, los hombres más que las mujeres, lo que no es para nada malo. Volvimos hoy, y mis actividades en el país de la cachaça pueden ser resumidas con una foto:Pero igual posteo más para que envidien mi bronceado y mi tolerancia al alcohol. ¿Ven que llegué púber?















Ah, y de paso les cuento que voy a ir al festival a ver a Los Tres, Fito Paez y Álvaro Salas. Todo gracias a las infinitas influencias del Bene.

lunes, 1 de enero de 2007

A Uno

Instrucciones: presione play y lea.



Me queda un año de clases. Pero ese no es el tema, al menos no el principal. Lo que me impulsó a escribir ahora, tan pronto después de mi previo post, es que me puse pensativa con el año que recién terminó. En materia personal, ha sido sin alguna duda el mejor. Muchas amistades que ni siquiera pude soñar, porque ni los sueños te dan tanta felicidad, y que han dejado una marca. Ayer la Isa y yo nos mandábamos mails diciéndonos lo mucho que nos queríamos y tantas cosas que pueden pasar por nostalgia de fin de año. Pero lo cierto es que además de la Isa hubo muchas más personas. La Lili, que ya es mi incondicional, mi primera y última partner en Duoc, la Gaby, la Paula C, la Paula-Timmy, la Sita Pope, Cristián... Gente con la que tuve el agrado de trabajar, reír y tomar y que hizo que el segundo semestre se me pasara volando.

Me di cuenta que durante el semestre fui yo, algo que a todos nos cuesta (especialmente a los que no son "yo," que bueno, son todos menos yo) pero que finalmente debemos hacer porque sólo podemos pretender por cierto tiempo. A veces cuesta ser uno, en especial en esta etapa en la que estamos creciendo y descubriendo de qué se trata esto de ser persona en una sociedad, con una familia, amigos y responsabilidades. Me cuestioné mucho quién soy, más bien, me critiqué. Me odié, como estoy segura que le pasa a muchos. Me sentí mala persona, pero no mala así no más. Mala de adentro, no porque cometí un crimen imperdonable o porque pequé capitalmente, sino por pura exageración y rollo mío. Quizás para hacerme la interesante.

En retrospectiva, me doy cuenta que estoy bien. Así soy, con mis defectos y virtudes, siempre con la inquietud de ser mejor, pero yo al fin y al cabo. Y es cosa de ver las recompensas que ser fiel a mí misma ha traído. Amigos, felicidad, aventuras, confianza. Y mucha seguridad. Con tanta cosa buena dando vueltas una se siente lista para hacer lo que sea. Y esa gente que te ha observado y que sabe cuánto te cuesta armarte de voluntad para ir a clases y sacar la carrera que no te entusiasma tanto como en el primer año, uno no se da cuenta, pero siempre hay alguien observando. Como cuando el Bene me abraza y después se aleja un poquito para poder mirarme a los ojos y decirme, "estoy orgulloso de ti." Y eso te destroza, pero para bien. O cuando valoran algo tan sencillo como tu presencia. Mi mamá cuando luego de un breve silencio sonríe, me soba la espalda y me dice, "me encanta que estés aquí."

Y no sé, uno que se complica tanto por encontrar la grandeza con fuegos artificiales, epifanías bajo la lluvia con una fantástica banda sonora, cuando la grandeza está ahí mismo, frente a ti. En un grupo de primos de todas las edades escuchando al otro primo púber contar cómo le pidió pololeo a su novia. Y sonríes y por dentro piensas, "por Dios, que estoy feliz." O en cosas aún más sencillas, como ese maestro que de puro cafiche te dijo un piropo en la calle, sin saber que estabas teniendo un mal día y que ese piropo que le debe decir a cualquier mujer que pase caminando, sea la Venus de Milo o un adefesio, te hizo reír para tus adentros. En un sobrino que sin pensarlo dos veces te pide que te acuestes con él un ratito, al menos hasta que se quede dormido. Un grupo de hermanos comiendo y cantando canciones de películas que veíamos de chicos, y de repente tu hermano retraído rompe en canción para sorpresa de todos. Y yo me pregunto, ¿para qué más? ¿Para qué me obligo a creer que lo mejor es inalcanzable? Si está todo ahí, ¿para qué engañarse? Quizás hay gente que necesita lavarse los ojos para verlo, o tal vez esta grandeza sencilla no es suficiente para otros.

Lo que sí aprendí este año es que esta soy yo. Como me ven, como me leen, como me escuchan. Así soy, esto es lo que me gusta, esto otro me desagrada, pero lo tolero, y otras cosas simplemente no me pueden gustar. Y así y todo, con todas mis mañas, como no pagar con monedas de $100 distintas y el protocolo de cómo pisar las líneas en las aceras, me quieren y me celebran mis tonteras. Al final ser uno mismo no es tan complicado, siempre y cuandote lo permitas.

No puedo evitar recordar uno de mis momentos de epifanía, en Diciembre de 2003, escuchando la canción que puse al comienzo de este post, tuve un momento de pánico que fue apaciguado con una sola frase: deja que tu honestidad brille.

Recién ahora, años después, puedo ver los resultados. Ya puedo respirar tranquila.