viernes, 4 de mayo de 2007

Mansa Facha.

He andado bastante intolerante esta semana, pero me lo he guardado. Hasta hoy. Hoy le conté mi rabia contra todos a la Isa, porque me di cuenta que si me lo dejaba todo adentro me iba a amargar y a arrugar. Me bajó la rabia contra todo y antes de darme cuenta me empecé a tirar mierda a mí misma. Esta fue mi semana facha, y éstas las personas o personajes que me irritaron hasta pornerme roja.

- Emos/Gente ultra sensible.
Me carga la gente emocionalmente cómoda. Lo encuentro mediocre e irresponsable. Todos hemos sentido dolor. Todos hemos pasado malos ratos. Pero toda esa gente que anda por la vida sintiendo pena por sí misma, haciéndose los que siempre han sido fans de The Cure ("porque entienden cómo me siento") y tirando frases del tipo, "mi dolor es poético" me tienen chata. Está bien sentirse mal de repente, pero ¿desde cuándo la depresión se convirtió en la mejor excusa para ser egoísta? El colapso nervioso de una persona es el cachito de otra que va a tener que aguantarla. Ahora uno tiene un par de días malos y está oficialmente deprimido. Que expandan el vocabulario o que vayan al doctor, pero quejicas no aguanto. ¿Qué pasó con la auto-superación, con aprender lecciones y seguir adelante? Bueno, estoy pasando por un mal rato, lo supero. A ver qué viene después.

- Ernesto "Ché" Guevara.
¿Cómo es que un hombre lo suficientemente capaz como para estudiar medicina y lo suficientemente carismático como para echarse al bolsillo a la mitad de un continente llegó a la conclusión que la única manera de lograr la igualdad era la violencia? Ernesto Guevara era capo, eso no lo dudo. Pero su conclusión lo transforma inmediatamente en una decepción. Le dio para aprenderse la anatomía humana, pero no para pensar en una mejor solución a los problemas sociales que hasta el día de hoy azotan a nuestro continente. Podría haber sido un pacifista intelectual y ser la contraparte de Fidel. Pero no. Se vistió de verde y se dedicó a enseñar tácticas de guerrilla. Luego un tipo le sacó una foto en un funeral y pasó a ser parte de la cultura pop. Hoy miles y millones de personas lo llevan en el pecho con orgullo. Lo que parecen olvidar es que llevan a un opresor en su ropa. Como vestir una polera con la foto de Pin8. Pero como el Ché defendía a los pobres, nadie puede decir nada. Aparte que tenía su pinta el pibe...

El punto es que le sacaría la cresta todos. Bueno, no a todos, porque ahora que me desahogué quiero puro salir a comprarme polera del Ché y pegar una calcamonía en el parachoque que diga "nadie me entiende." Pero en el fondo, igual me captan. No estoy diciendo nada. Debe ser porque ya me mojé el potito con los párrafos anteriores. Al final todos tenemos semanas o días en los que no nos aguantamos ni a nosotros mismos. Pero eso no es precisamente algo malo. Creo que te ayuda a conocerte mejor, a saber cuáles son tus límites, tus gustos, disgustos e ideas. No hay nada como las ideas y estar abiertos a explorarlas. Perderle el miedo a explorar. ¿Quién sabe? En una de esas te terminas riendo de ti misma.

1 comentario:

Isabel dijo...

Miss Mc Gregor:
Qué bueno que te haya hecho botar la mierda de tu odio con el mundo, te imaginé con la polera del ché y fue tan chistoso que ya me empezé a ahogar de la risa. Pero olvidaste un punto importante: tu odio a los anarquistas....ese es tema para otro post definitivamente. Te invito a una tarde con las canciones de "OI! y Sociedad Alkoholica" con el Mono...
tu cara se llenará de risa.

Un besote.