domingo, 8 de julio de 2007

Feminis---jajajajaja

Llámenme machista, pero no creo en el feminismo. O sea, tampoco soy machista. Simplemente soy. No puedo negar que he tratado apegarme a alguna ideología, y a pesar de ser llamada "cartucha," "facha", y "loca" entre otras cosas, no me siento parte de ninguna. Un tiempo intenté ser feminista pero como que no me salió. Me sentía ridícula, y probablemente lo era. Nunca me ha resultado bien militar en ideologías desgastadas.

Hace unos días iba con mis amigos en el auto y se atravesó una mujer con su auto. Del alma me salió la frase, "¿Viste? Por eso no soy feminista. Es imposible defender a las mujeres." Y hasta cierto punto, es cierto. Somos volátiles como el más peligroso de los químicos, le hacemos el asco a decir cosas que tengan sentido, nos quejamos de todo (y si no tenemos de qué quejarnos, recurrimos a la improvisación), y no importa cómo estemos vestidas: nunca nos gustará lo que vemos en el espejo.

Partamos por la base que el feminismo de hoy es una contradicción. Si el movimiento o corriente intelectual estipula que las mujeres son iguales a los hombres, entonces ¿para qué es necesario un movimiento que afirme lo obvio? Es como pararse y decir, "somos azulistas, y creemos que el azul es un color como los demás."

A comienzos del siglo XX la cosa era distinta. El feminismo tenía un fin y en gran parte lo cumplieron. Cambió el rol de la mujer en la sociedad y de tanto que presionamos, nos convertimos en hombres. Pero con zapatos más lindos.

Hoy, el único fin del feminismo es probarle a un porcentaje de machistas que somos iguales. Pero, si eres feminista no debería importarte lo que piensan esos retrógrados, así que para qué malgastar tu tiempo en tonteras, digo yo. Ya tenemos el voto. Ya podemos trabajar y ganar sueldos nada despreciables. Y como no todo es color de rosas, algunos hombres ya no nos abren las puertas porque somos todos iguales y las mujeres ya no necesitan ese tipo de cortesías. Que me disculpen aquellas enamoradas de sus ovarios, pero exijo la apertura de puertas de vuelta. Me gustan los modales y la cortesía. Los hombres deben ser caballeros, las mujeres damas.

Y para qué andar con cosas... Los hombres y las mujeres no son iguales y tal vez jamás lo sean, a no ser que a Steve Jobbs se le ocurra sacar el iTran, un dispositivo que proporcionará a sus usarios la oportunidad de cambiar de sexo y/o ser hermafrodita mientras escuchan una canción de U2. Los hombres son más racionales, las mujeres más emotivas. Por naturaleza somos maternales mientra el hombre es más aventurero. Estas cualidades han mutado algo con el pasar de los años, pero se mantienen en esencia.

Sin embargo, lo que más me molesta del feminismo y del machismo, es que han reducido la diferencia entre los sexos a una suerte de fenómeno cultural, siendo que es una característica absolutamente biológica. No se metan con la madre naturaleza. Y con respecto a la sociedad, es cierto: les han sido adjudicados diferentes roles a hombres y mujeres, y no tiene nada de malo querer un pedazo de esas responsabilidades que en un principio no nos dejaron tomar. No hay nada más digno que un trabajo, siempre que se haga con honor y por satisfacer una inquietud, y no por venganza contra unos tipos que salían a la calle con peluca gritando "Bruja! Quemen a la bruja!" hace un par de siglos.

A todas las chiquillas que con orgullo dicen, "Sí! Soy feminista!" un favor: dejen de quejarse y salgan a vivir equitativamente con esos hombres que tanto les gusta atacar. Ser mujer es algo muy bonito, no solo porque podemos dar vida (algo que no a todas les interesa; lo que no tiene nada de malo), sino porque tenemos compasión, ingenio y un generoso corazón. Recuerden: es "Madre" naturaleza, no "Taita" naturaleza.

Ahora, me voy a escuchar Laura Pausini mientras lloro con "Ghost: La Sombra del Amor."

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buenos días,
mi nombre es María, he llegado a tu blog buscando un logo feminista y por curiosidad he leído tus pensamientos acerca de este tema.
Me sorprende que te hayan llegado las informaciones tan distorsionadas.
Podría rebatirte cada palabra de lo que expones pero creo que tampoco voy a entrar en esto si a ti no te interesa.
Sólo comentarte que machismo y feminismo no son antónimos, sino que el feminismo lucha por la igualdad de géneros que sólo está mínimamente conseguida (hembrismo es el antónimo a machismo).
Sólo a través del debate las ideas han evolucionado, así que si quieres que algún día te argumente mis ideas acerca de este tema estaré encantada. Mi mail es sirio_lucia@hotmail.com.
Un saludo,
María.