domingo, 18 de noviembre de 2007

Wrapeando.

Las cosas malas te dan vuelta nociones preconcebidas que tenías con respecto a ciertas ideas. Igualmente, las buenas te hacen reconsiderar lo que alguna vez dejaste tachado. Terminamos de grabar mi proyecto de título hace unos días y me tocó ser guionista y directora. Siempre me ha gustado escribir, pero dirigir... es algo que nunca había asumido en trabajos anteriores. No me sentía capaz ni lo suficientemente organizada.

Y partimos grabando; todos haciendo su pega y yo dándomelas de directora. Pero poco a poco me fui dando cuenta de que no tenía que fingir que tenía todo bajo control o que sabía lo que estaba haciendo ("No, si esto después se entiende... yo sé cómo es.") Cuando escribes algo y lo tienes que pasar al celuloide (o en el caso de estudiantes, a una cinta) tienes una comprensión tridimensional de lo que ocurre. Sabes cómo es en el papel, sabes por qué va así el plano y sabes lo que viene antes y después.

Creo que tuve suerte. Dirigir nunca ha sido fácil. Afortunadamente tuve un gran equipo anticipando cada una de mis movidas y comprendiéndolas con exactitud. Al final si cada uno hace su pega la propia se hace mucho más fácil. Antes me había tocado asumir cargos a última hora e improvisar. En Chileno Choro no fue necesario. Sabíamos para dónde iba el buque. No sé si habrá sido la facilidad con la que se dio el rodaje o la productividad del grupo - probablemente ambas - pero después de gritar la versión chilena de "it's a wrap!" me quedó gustando la pega de directora.

Y debo admitir, se sintió bastante bien llevar el cargo en la espalda.
Finalmente el trabajo realizado por meses se tradujo en 6 cintas que recién vi hoy. Quisiera aclarar algo: toda mi vida me han dicho que soy freak, y siempre lo he negado diciendo, "soy normal pero hablo fuerte." Tras ver el material que grabamos la semana pasada debo hacer un mea culpa. Soy bastante freak. Llegó un momento durante la captura de cintas en que dije, "este es mi examen que representa mi travesía a convertirme en profesional." La tesis de mi hermana para graduarse de filosofía fue La Necesidad del Filosofar. La mía para graduarme de audiovisual es la historia de un infeliz que se transforma en un Taxi Driver criollo, se enamora de una perna que se convierte en chana, se junta con un tipo que se hace el argentino, y tiene por jefe al cabecilla de una agencia terrorista.

¿Qué quieren que les diga? Se siente la raja.

3 comentarios:

E.P.V. dijo...

Hola !

Simples... pero freondosos deseos de muy buena suerte.

Adiós !

Isabel dijo...

En todo caso...bien freak la cosa, pero que va, no todo puede ser palabras profundas empapeladas de sangre y sudor. Já.
Lo que si creo (y pido) que no se te suban los humos a la cabeza, sólo eso. Una cosa es sentirse la raja y otra es creerse la raja y pecar de orgullosa por las puras. Porque finalmente, uno nunca sabe qué puede ocurrir. ¿O no?

Mrs Mojo Risin dijo...

Todo un maldito año de trabajo, que se traduce en 6 cintas mini DV, y como si fuera poco, las que se resumen en 20 minutos de cortometraje :0

Sufrimos...
Comimos...
Reímos...
y trabajamos...

ahora se viene lo difícil... APROBAR
hahahahahaha

nos vemos por ahí (con el cajón abierto por cierto)
:D