domingo, 28 de diciembre de 2008

Buh-Bye

Y se va el 2008, queridos. Un año interesante para mí, de eso no cabe duda, por razones que ya saben y otras que prefiero no comentar aún. Lo mejor sin duda fue

1) Mis sobrinos nuevos, un hombre y una mujer (¡la primera!)
2) Haber terminado con Chileno Choro. Ahora sólo queda la titulación.
3) La guitarra.
4) Mi comadre. La pongo al final porque así me explayo. Ejem.

Desde hace años que no tenía mejor amiga. He tenido GRANDES amigas en las que confío 100%, pero hace mucho que no tenía una que fuera mi persona, y que yo fuera la persona de ella. Honestamente, no me pasaba desde séptimo básico, pero a esa edad se comparten otras cosas. Hoy es distinto. Estamos más grandes, un poco más cínicas pero aún algo ilusas; con más carrete (en todas sus versiones) y en control de nuestra vida. Lo que pase de ahora en adelante es responsabilidad de nosotros. Yo elijo a mi gente. Y la elegí a ella. Nos lo hemos carreteado, conversado, llorado y reído todo. Ella ha estado ahí para mí y yo para ella.

Ahora se me fue por un tiempo, tal vez largo, tal vez corto; todo depende. Eso sí que no está en nuestras manos. Cuando supe que tenía que partir me bajó una pena negra y lloré como contratada. No lloraba de esa manera desde hace meses, en los funerales de mi tía y de mi tío abuelo. Pero supe que mi amiga del alma se iba temporalmente y se me partió el corazón. Más allá de los planes que teníamos para el verano, me entristecía saber que ella debía hacer algo con lo que tengo sentimientos encontrados. Me carga ver su foto en el diario o escuchar lo que la prensa dice de ella, y con lo que se viene ahora voy a tener que desarrollar cuero de chancho. Está bien, es lo que corresponde. Más que la distancia y la ausencia estaba el temor al cambio. ¿Qué va a pasar cuando vuelva? ¿Será todo como antes? ¿Seguirá la confianza de siempre? ¿Seguiré contando con ella sin importar lo que pase? ¿Será incómodo? Son cientos de dudas de mierda que me dejaron destrozada.

Pero no todo fue tan terrible. Anoche, cuando nos despedimos, la acompañé al auto y nos abrazamos por un largo rato. Pensé que iba a llorar, pero no pasó nada; me controlé. Mientras veía que su auto se alejaba y mientras subía a mi departamento me di cuenta que mi pena era sólo por su ausencia y no por lo que podía pasar mientras estuviera lejos. Diga lo que diga o haga lo que haga durante el encierro me tienen sin cuidado, porque nada de lo que pase va a cambiar mi opinión de ella. No me va a decepcionar. El carácter no se encuentra en una situación forzada y con 40 cámaras siguiéndote para todas partes. El carácter lo encuentras en la vida cotidiana, y mi comadre sí que tiene carácter. Espero que le vaya bien.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Chi-Cho

El sábado defendemos la tesis y estaremos a punto de ser tituladas oficialmente. Nos sacamos un 5.0 en Chileno Choro - el corto, una grata sorpresa.

Me podría largar a escribir por horas, pero como soy terrible de audiovisual, les dejo la evidencia en video, tanto del proyecto como de lo que pasó detrás de cámaras.

Muchas gracias al equipo. Cachorras y cachorro: son lo mejor.

Editando una sinopsis, cuando solo éramos la Isa y yo.



Lo que estábamos editando en el clip anterior:


Después de ir a clases.



Una escena del primer corte.




Después de grabar la última toma.

viernes, 14 de noviembre de 2008

jueves, 6 de noviembre de 2008

APOCALIPSIS II

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡OTRA VEZ!!!!!!!!!!!!!!!

Benedicto + Benedicto = cambios notables en el mundo.

Para los que no entienden: Mi padre es conocido como Benedicto entre mis amistades por sus poderes, es decir, hace milagros. El nombre nació cuando trabajé en el festival de Viña y como llegué a trabajar ahí, emm, un poquiiiiiiiiiiiiiiito apitutada, cuando me veían pasar los otros que trabajaban ahí decían: "¿es Nicole Kidman?" No, mentira. Decían, "Ahí va la hija de Benedicto." Lo conté en el Duoc, y todos encontraron que era cierto, y quedó como Benedicto.

La teoría dice que cuando el Benedicto chileno y el Benedicto Alemán/Romano/Vaticanista se juntan, sucesos extraordinarios ocurren.

Este año tenemos la siguiente evidencia:

1- Barack Obama fue electo.
2- Las mujeres se tomaron Pajiba.
3- Madonna dejó a Guy Ritchie.

Apocalipsis anterior.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Cachilupi

Y, bueno, nos tomamos Pajiba.com, y lo nombramos Paheeba Day. Aunque no les importe, les cuento igual. Costó organizar a las gringas, pero participamos todas y lo pasamos muuuuuuuy bien.

Las entradas que creamos:

La introducción, por el editor de la página.

Una guía para los hombres que quieren seducir mujeres. Incluye diferentes especies de féminas, dónde encontrarlas y cómo abordarlas. ¿Pueden adivinar cuál soy yo?

Guía de películas para niñas.

Ona oda a Tyra Banks y "America's Next Top Model." - sonríe con tus ojos!

Un chat en vivo de "The Hills." Lo más gracioso de este post es la confusión de Sarina.

Una lista de mujeres de fantasía/ciencia ficción. ¿Estará Buffy incluída?

Crítica de una novela erótica, encargada expresamente por todas las que participaron. La menos entusiasmada fue la pobre gringa que le tocó leer el libro. Es una de las críticas más graciosas que he leído en Pajiba. Y en mi vida.

Crítica del libro "El Brutal Lenguaje del Amor."

Análisis de "Besando a Jessica Stein," por mi. Oh, yeah.

Y para terminar..... Los DildOscars!


Paheeba Day en el mundo de los blogs.

Rants From The Pants


Meaux

Marra


Jamiepants

Todo estuvo dedicado a Amanda, una lectora que tiene leucemia y que habla sobre ello, con sentido del humor y realismo, en su blog.

Esta semana ha sido increíble. Y recién es miércoles.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Paheeba!

Chicos,

El lunes 3 de noviembre se cumple uno de mis sueños nerds: seré publicada en mi sitio web favorito. Si quieren leerme en inglés vayan a Pajiba!, y si quieren destrozarme lo pueden hacer en la sección de comentarios.

Gracias...................... totales!

miércoles, 24 de septiembre de 2008

¡Está Viva!

NOTA: Esta columna la escribí en marzo de 2007 para una revista electrónica. La comparto con ustedes y espero escuchar su opinión: ¿estamos viviendo la nueva era? ¿Nueva era de qué? Lean y lo sabrán.

El siglo XXI comenzó con Britney sonando en las radios, luego Justin y finalmente Kevin Federline. Creo que la primera década de este siglo puede ser trazada con estos tres personajes. Partimos con el renacimiento del pop basura. Ese repetitivo con minas rubias que se la pasan en el solarium y que no han cantado una nota en vivo desde que se dieron cuenta que no necesitan talento para trabajar.

Luego vino la reivindicación del ex 'boy-bander' con un buen disco que emulaba a Michael Jackson (cuando era artista) y que no temía en mezclar ritmos. Mucho creían que finalmente había llegado el pop bueno, el que tenía verdaderos productores detrás de los nuevos discos. Pharrell se convirtió en el nuevo 'it boy' entre músicos, y pudo sacar varios cortes bastante decentes para diferentes artistas. Justo cuando creíamos que la música se estaba volviendo MÚSICA, nos golpeamos contra la pared para darnos cuenta que no; todo era un espejismo. Volvimos al pop basura, que traía consigo un nuevo género: el rap basura. Todos creen que pueden ser raperos, y no hablo sólo por K-Fed, sino por todos aquellos tipos que hacen el mismo video una y otra vez: pieles, champaña Crystal, fajos de billetes y mujeres menando todo para el lente.

Al parecer, la música en el nuevo siglo sería una seguidilla de comienzos en falso y círculos viciosos de mediocridad artística. "Todo sea por el dinero," parecía ser el lema. No se avistaba a nadie que pudiera sorprender, tanto por música y estilo, como Björk lo hizo en los noventas. Outkast dio indicios de un cambio con su mega-ultra-super éxito "Hey ya," y todos creímos que se venía la nueva música, esa que revolucionaría la industria. El single era casi futurista, y literalmente lo fue al ser creado años antes. Su autor, André 3000, decidió guardarlo para más adelante porque sabía que el mundo no estaba preparado para su canción. Sabiamente dejó pasar los años, y cuando finalmente salió a la luz, se convirtió en la canción más importante del año 2003. Pero luego de eso no pasó mucho.

Parecían ser los años del rock. Vinieron los británicos Coldplay, que encontraron un sonido entre U2 y Radiohead y fueron la gran sensación. Lamentablemente – y esto es sólo una opinión – sus siguientes dos discos no pudieron superar al clásico Parachutes, a pesar de que los nuevos cuentan con un sonido más propio. Con Coldplay se dieron a conocer más bandas del mismo género que rondaban el círculo independiente como Keane, Snow Patrol, Athlete y tantas más que las series de televisión han usado hasta el cansancio.

Los Black Eyed Peas nos hicieron creer que traían el nuevo gran sonido. No es una banda que me guste mucho, pero es evidente que lo que hacen es nuevo y fresco, pero para ser revolucionario la ecuación debe incluir sonido y contenido. Los Black Eyed Peas comenzaron su carrera con la conciliadora "Where’s the love?" y cuando tuvieron sus millones se dedicaron a cantar sobre minas, sexo y 'gangstas' como todos los demás en la escena hip-hop/soul/r&b de EEUU. Más de lo mismo. Luego descubrí a los islándicos Sigur Rós. Sonaban diferente a los demás, tanto que me parecen inclasificables. Pero seamos honestos: no es una banda que escucharás en un carrete, es más bien de esas bandas para escuchar música solo o para usar en una banda sonora.

Y así, mientras pensaba en los seudo-hits musicales de los últimos años y resignada a que ya lo había escuchado todo, como por arte de magia oí las primeras palabras del himno (porque ya no es sólo una canción) de lo que a mi parecer es parte de 'la nueva era' de la música:

I remember when, I remember, I remember when I lost my mind...

La primera vez que escuché "Crazy" de Gnarls Barkley se me iluminó la cara y por alguna razón - que más adelante comprendí – me invadió una sensación de paz. Si mis oídos no me engañaban, estaba escuchando un sonido absolutamente original que no deja a nadie indiferente. No tiene que gustarte para reconocerlo. Gnarls Barkley trae algo nuevo. Lo curioso es que Cee-Lo Green (quien, lamento decirlo, se llama Thomas DeCarlo Callaway), cantante de la banda, ya tiene una carrera como rapero (y una hija insoportablemente ególatra que salió en un episodio de "Mis Dulces 16" en MTV) y es de los pocos artistas que ha logrado tener una carrera como rapero y cantante. La otra mitad del dúo, Danger Mouse (Brian Joseph Burton) es un productor que se hizo conocido al mezclar el Álbum Blanco de los Beatles con el Álbum Negro de Jay-Z para crear (obviamente) el Álbum Gris. También trabajó en el segundo disco de Gorillaz y luego con Cee-Lo para crear Gnarls Barkley.

Lo prometedor de esta colaboración es que todas las canciones del increíblemente exitoso St. Elsewhere comparten la novedad y frescura que nos prometieron con Crazy. Hay que ver si sus próximos discos continuarán la tendencia, pero queda tiempo para eso. Aún estamos digiriendo St. Elsehwere. El disco ha sido altamente elogiado y se ha llevado muchos premios. En una de estas ocasiones, mientras Cee-Lo recibía un premio, dijo: "Gracias por dejar que exista una canción como 'Crazy.'" Esta canción hizo que me diera cuenta que aún me pueden sorprender, que la música no había llegado a su fin. Llámenme exagerada, pero creo firmemente que este disco representa un cambio en la manera de producir música, tanto por tecnicismos como por las ambiciones del artista.

Al final del día cualquiera puede sacar un single. La tarea difícil es que ese single se distinga de entre los millones que salen cada año y logre dejar una marca dondequiera que sea escuchado, ya sea en Londres o en Santiago de Chile.

Buen cover de Ray LaMontagne

jueves, 4 de septiembre de 2008

Una Tarea Difícil

Es fácil ser humano, pero no así ser persona. O tal vez la cosa tiene más sentido si la planteo al revés. Es fácil ser persona y más difícil ser humano. Depende cómo veamos los dos términos. Al final lo que quiero plantear no va mucho con terminologías sino que apunta más al contexto. Lo que quiero discutir es lo reacios que podemos ser cuando se trata de ser buenos.

Creo que todo comienza con la distinción entre lo que es bueno y lo que es malo. ¿Qué es el bien? La definición que siempre he tenido es “aquello a lo que las cosas tienden.” Pero las cosas no siempre salen bien, por lo que podríamos decir que no es culpa de “las cosas” que los resultados sean negativos, sino de quiénes estamos detrás de ellas. Las personas no tendemos al bien, mejor dicho, no siempre queremos tender al bien. Una vez que desarrollamos conciencia y criterio y tenemos seguridad sobre lo que aporta y lo que daña ya no hay vuelta atrás. Claro, podemos obrar mal, pero lo hicimos a sabiendas que no era lo correcto.

¿Por qué cuesta tanto ser bueno?

Sabemos que mentir es malo. En lo personal intento no hacerlo. Incluso con las mentiras blancas. Intento evitarlas a toda costa. ¿Por qué? No porque tengo temor de un poder superior o porque espero una recompensa, sino porque creo firmemente (y aunque suene denso) que la mentira o cualquier otro elemento negativo entorpece el engrandecimiento del ser. Quiero ser buena persona. Y no creo que sea un impedimento en una etapa tan temprana en mi vida, como mucha gente cree. “Eres joven; pásalo bien.” Pero yo lo paso bien tratando de ser buena. Y no me estoy tirando flores; sólo estoy diciendo una realidad en mi vida. Tampoco digo que soy buena, estoy diciendo que intento serlo. Tener integridad.

Una vez que tenemos la intención de obrar bien viene algo aún más complicado: tratar de esparcir la filosofía del hacer bien las cosas para ser mejores personas. No se trata de pararse arriba de una caja y dar largos discursos, sino de intervenir cuando detectamos que alguien no ve bien las líneas que separan el egoísmo del bien común. Pero más que interrumpir e instruir, se trata de dar el ejemplo. Es la manera más efectiva de aprender y enseñar, porque aunque no lo crean, la gente es muy observadora.

¿Cómo hacer para que todos seamos buenos, o al menos intentemos serlo? ¿Cómo hacer que se valoren las relaciones humanas y dejemos de ignorar los sentimientos del resto? ¿Cómo aplicar el equilibrio de Nash a la humanidad (hacer lo que es mejor para uno y para el grupo)?

Entre tanta pregunta sólo veo una respuesta: ponerse las pilas y hacer algo del estilo de “Cadena de Favores.” Repetir algo que hemos visto y que se esparza por todo el mundo. Suena tan utópico, no por lo cursi, sino porque vivimos en un mundo donde nadie tiene la verdad absoluta y todos tenemos voz y los medios para plantear nuestras propias teorías. Así como lo hago ahora mediante este blog.

Creo que los valores están retorcidos. El ingenio es ahora pillería, y la pillería es literalmente robo. Un cajero automático mal cargado. En el compartimento de los billetes de $1.000 hay sólo Gabrielas (para los extranjeros, Gabriela Mistral aparece en el billete de $5.000) y de las 200 ó 300 personas que utilizaron ese cajero (y creo que fueron muchas más) solo 50 devolvieron el dinero extra. Un euro es igual a la nueva moneda de $100. ¿Qué hacer, entonces? Usar teléfonos públicos en España utilizando monedas chilenas, gastando así un mínimo porcentaje del verdadero valor de una llamada. Saltarse la barrera del Metro. No pagar la micro. "Es una protesta contra el TranSantiago." Mentira; es robo. Estamos siendo más ladrones e insultantes que este gobierno de mierda. "La pillería del chileno." Esa pillería, si me lo permiten, me da vergüenza. Son todos unos estafadores. Porque todos los "pillos" que hacen sus "pillerías" por ahí nos están dejando mal al resto. Ya es suficiente con ser considerado un país tercermundista con desigualdades descomunales. ¿Es necesario agregarle "ladrones" a esas impresiones?

No seamos mediocres. Demos el 100%. Seamos buenos, seamos honestos, no le tengamos miedo a la vulnerabilidad. Seamos la generación que le levante el pelo al país.

¿Por qué es tán difícil ser bueno?

martes, 2 de septiembre de 2008

Mala Película - Buena Canción

Como suele suceder en la vida y en el cine, hay veces que una actuación es mejor que la película entera (Daniel Day Lewis en Petróleo Sangriento, por ejemplo) o que algún otro aspecto sobresale más que el producto final (fotografía, vestuario, guión, banda sonora.) Obviamente me concentraré en la música, y partiremos de manera suave, sólo 3 por el momento. Me encantaría que ustedes me dijeran una película que no les gustó tanto pero que tiene una canción para recordar. Y pierdan la vergüenza, miren que todos tenemos algún placer culpable. Como decir que de estas 3 películas que elegí las dos primeras están dentro de mis favoritas, y si las pillo en el cable, las dejo.

Las tres que elegí son:

Película: Life as a House
Ranking de aprobación en Rotten Tomatoes: 46%
Canción: What You Wish For, de Guster.
Dato Pop: el perro que sale en la película se llama Guster en honor a la banda.


Película: Grandes Esperanzas
Ranking de aprobación en Rotten Tomatoes: 38%
Canción: Siren, de Tori Amos.
Dato Pop: Tori hizo la banda sonora de la película, incluyendo "Kissing In The Rain" que suena de fondo en esa preciosa toma eterna en que Ethan y Gwyneth se Kissean In The Rain.


Película: The Last Kiss
Ranking de aprobación en Rotten Tomatoes: 46%
Canción: Paperweight, de Joshua Radin y Schuyler Fisk
Dato Pop: la canción está incluída en la banda sonora de la película pero nunca aparece en pantalla. Ah, ¿mencioné que la película es mala del verbo mala?
Nota: El video no tiene nada que ver con la canción, pero es el único que encontré en versión estudio y no en vivo.

lunes, 1 de septiembre de 2008

Ehhh....

Hace un mes hice algo que siempre he querido hacer.

Me. Compré. Una. Guitarra.

Se llama Mae West. Bautizarla fue fácil. Lo complicado es aprender a tocar.

Lorea!!!

lunes, 28 de julio de 2008

La Otra Educación

Hay películas que son reconocidas mundialmente como buenas o las mejores de la historia. Ciudadano Kane, El Padrino I & II, Casablanca, etc... También están las que son para chicos. Scarface, nuevamente El Padrino, o cualquier película donde Al Pacino esté en un baño de sangre. Pero están las películas para mujeres, escritas por hombres a veces, que sólo nosotras logramos apreciar. Va más allá del protagonista guapo o de la banda sonora. Son esas películas en las que las féminas nos olvidamos de nuestras diferencias y de nuestro afán de competir entre nosotras para unirnos en adoración y deshacernos en elogios por una película. Son películas que podemos citar, o que tienen bandas sonoras que hemos memorizado, o que tienen esa prenda de ropa que siempre quisimos tener.

A continuación, las películas que me han marcado.

1 - Dirty Dancing.

No puedo escribir un guión con un personaje femenino sin sacar esta película a tapete. Dirty Dancing es Duro de Matar para mujeres. Así de simple. No sé si es porque Patrick Swayze actúa como galán rudo pero sensible (tan sensible que se queja porque las mujeres lo usan -- ¿qué hombre hace eso? - o por la música cincuentera que es una de mis grandes debilidades, o por la pareja principal: la chica insegura hijita de papá media feona con el manso macho, pero algo tiene esta película que la hace tema obligado entre mujeres. Y no es tan liviana como aparenta serlo. Trata temas como el aborto. O sea, eso es HEAVY, galla. Y el papá, que se veía tan estricto pero amable, que hace lo que ningún otro hombre hace: admitir que se equivocó. "Cuando me equivoco digo que estuve mal," le dice a Johnny. Y la película tiene otros problemas de credibilidad. "I've had the time of my life" es evidentemente una canción ochentera, pero la usan aquí para la gran escena final ("nobody puts Baby on a corner") y uno no lo discute. Lo acepta y lo disfruta.


2- Sirenas.

Esta película fue un gran fracaso, pero es una película que puedo ver una y otra vez. Cher, Winona, y los sesentas. Y Joe el jardinero guapo. Y Cristina Ricci obsesionada con el agua. Pelos grandes, música choriflai, drama de madre e hija. Una adolescente que se quiere rebelar, pero que lo hace de la manera más inusual: con la religión. Cuando Cher sorprende a Winona rezando le dice a la pasada, "Charlotte, somos judías" y sigue su camino como si nada. Luego Winona entiende que para vencer a su madre debe convertirse en ella. Es como "El Regreso del Jedi:" Luke se convierte en su padre para vencerlo. Se entrega a sus impulsos oscuros y le saca la cresta a Vader en la Estrella de la Muerte luego de que su padre/Robocop le dice que si él no se convierte al lado oscuro Leia lo hará. En "Sirenas" es casi lo mismo, sólo que Winona le roba la ropa a Cher y se pinta como bataclana. Star Wars para mujeres. Además, algo tiene Winona...


3- Sleepless in Seattle/Sintonía de Amor.

Esta película es DEMASIADO para minas. Nora Ephron + Tom Hanks + Meg Ryan + niño precoz + amiga de niño precoz que usa siglas para todo + referencia a "Algo Para Recordar" = pandemonio hormonal con lápiz labial y sostén push-up. La gracia de esta película es que no se va en contra de los hombres, sino que se burla incansablemente de la hipersensibilidad femenina y de nuestra debilidad por el romance, lo que la hace más soportable para aquel pobre infeliz que se sienta con nosotros a ver esta película. Además, cuenta con una de las mejores escenas del cine de los noventa. Es la escena que además te enseña a ver películas para mujeres. Es... brillante. El Padrino, más bien (y me perdonan lo fácil de la broma) La Madrina.


4- La Boda de Mi Mejor Amigo

Podríamos decir que es Julia Roberts, Dylan McDermot, Rupert Everett, una Cameron Díaz encantadora y chillona (una combinación absolutamente imposible pero que le resulta a ella) o la cantidad de canciones - de hecho, esta película tiene tantas canciones y/o números musicales que podría considerarse un musical - los que hacen de esta película un nuevo clásico. Está el karaoke, el baile en el bote, el baile en la fiesta del matrimonio, y por supuesto, la escena que explica por sí misma por qué nos gusta tanto esta película. El único equivalente masculino o de cine clásico que se me ocurre para esta película es Casablanca, pero tampoco es tan buena ni el guión tan genial como la historia de Rick, así que no la voy a comparar con nada. Aquí los dejo, y sóbense los ovarios.

jueves, 24 de julio de 2008

Agenda Semanal

Esta mina la lleva. Es como el chacotero sentimental, solo que al final no te quedas con una tremenda cuenta telefónica y en lugar de escuchar "consejos" del Rumpy, te hace un soundtrack sobre tu problema/historia. Tengo un cyber-crush. MissBitch.

Esta página me da ganas de haber vivido toda mi pubertad - y no sólo el comienzo - en los 90. CasettesDeMiEx.

Críticos de cine. No siempre estoy de acuerdo con lo que dicen, pero es una muy buena propuesta. Spill.

Hay veces en que la gente no "sabe" usar comillas. Sólo para los que entienden inglés, y para los que no también. Comillas

Más claro que el agua. Y tiernamente gracioso. Conejitos.

Pajiba siempre sabe lo que nuestras entrepiernas quieren. Sexy, sexy, sexy.

Banksy. ¿Desenmascarado? Times.

Muchos mp3s. Rarezas. No se pierdan la selección de canciones cristianas. Porque todos sabemos que si los gringos son cowboys por Jesús, en Chile somos huasos por el flaco de arriba. April W.

No entiendo mucho a esos nuevos cristianos. Es obviamente una religión inventada por los gringos. Se supone que uno "nace nuevamente" cuando se convierte a ese cristianismo. Y ya es suficientemente difícil tratar de entender y de hacer las paces con la Iglesia Católica. ¿Ahora me vienen con una religión - rama de cristianismo - en la que no creen en María? ¿Qué clase de religión es esa? María la lleva, seas creyente o no. Es la Tina Fey del catolicismo.

Y esta es Tina Fey.

martes, 22 de julio de 2008

Barómetro Interpersonal

como todo el mundo tengo momentos en los que la cosa no se da con ciertas personas. Y no me refiero a nada ultra personal, como una relación amorosa, sino a esas relaciones con gente que vemos día a día o de vez en cuando. Todo está bien hasta que se asoma esa sensación de que algo no está bien. Algunos lo miden con las miradas que les llegan, con los silencios incómodos, con esos comentarios medios pesados que algo esconden... En fin, hay tantas señales.

Lo admito: me cuesta manejar momentos difíciles. Por lo general estoy en buenos términos con la gente que conozco, así que cuando comienzo a escuchar ese "oh-oh..." que señala que algo cambió me empiezo a poner nerviosa. Ni tan nerviosa, pero sí tensa. Incómoda. Me siento impotente porque no quiero estar en mala con nadie, por muy utópico que suene. Pero hay un factor que tengo en común con todas esas personas y que se ha mantenido con los años, y es cuando ese factor está ausente que comienzan a sonar las alarmas en mi cabeza.

La risa.

Siempre me he considerado una persona que puede hacer reír, no sé si de lo que digo o si se burlan de mí. Pero no sé; es algo que tengo y que se adapta a las personas y situaciones en las que me encuentro. Es raro admitirlo porque puedo sonar arrogante, pero es algo que está presente hoy y lo ha estado desde que tengo uso de razón. Es como un regalo al que le saco el jugo y lo ordeño y lo cosecho y lo proceso y lo mando en containers para todas partes. Si no logro hacer reír a alguien a quien en lo cotidiano no resulta difícil sacarle una sonrisa es porque algo anda muy mal. Tampoco espero decir cosas graciosas siempre porque, después de todo, la vida no es TAN divertida, pero sé que de cinco tallas que me tiro por lo menos una merece una carcajada. Y si no se escucha nada es porque la cosa anda mal.

Si luego de un tiempo las risas vuelven me relajo y el ambiente se vuelve más sostenible. Vuelvo al modo normal, y vuelven las tallas, las ironías, el sarcasmo, el humor negro y las observaciones del tipo Seinfeld. A veces es una meta que me impongo. Cada vez que conozco a alguien tengo que hacerlo reír o por lo menos cambiarle la cara de poto aunque sea por unos segundos. No sé. Tal vez me acostumbré a ver tanta sonrisa y escuchar tanta carcajada que me resulta extraño ver a la gente muy seria.

La falta de risa es mi bandera roja. ¿Cuál es la de ustedes?

Y para terminar, algo muy choriflai.

viernes, 27 de junio de 2008

Elocuencia.

Está más que claro que me gusta la música. Melodías, giros inesperados, una voz cautivante, coros pegajosos y sus buenos solos. Pero como escritora también tengo cierta apreciación por letras buenas. Y eso sí que es difícil de encontrar. Los mejores letristas no siempre son los mejores cantantes (Dylan, Waits) o pertenecen a bandas Top 40 (James Mercer de The Shins), pero pucha que da gusto encontrarse con una canción que sea completa.

Hay todo tipo de letras. Están las obvias, las poéticas, las indecifrables, las sencillas, las complejas, las rebuscadas, las cotidianas, las que nunca pescaste porque te gustaba el coro y la usas para celebrar, como "We Are The Champions" de Queen, que hasta los más machos usan para celebrar ignorando que es un notable y emotivo himno de la lucha gay.

Para este post seleccioné dos canciones cuyas letras han dejado una marca en mi oreja de melómana y oído de escritora.

La poética: "Pink Bullets" de The Shins.

Una canción triste con un video protagonizado por una vaca de papel muy deprimida. Lo que me gusta de las letras de Mercer es que usa palabras que no califican dentro del catálogo "pop." Se dará mil vueltas con tal de nunca decir "oooh, baby" en una de sus canciones. Prefiere usar metáforas y palabras como "conundrum" en lugar de "problem" o "dilemma," que son más utilizadas en la jerga del gringo promedio.

Pink Bullets (Balas Rosadas; hasta el título es bueno) habla sobre un amor de juventud que ya no es, la confusión y dolor luego de haber perdido el amor. Creo que traducirla hace que pierda un poco la gracia, así como traducir canciones del español al inglés le quita el encanto a la letra, porque por mucho que el lenguaje musical sea universal el idioma no lo es. Por esto no traduciré la canción, además, para ser honesta, traducida se escucha algo rebuscada y hasta cursi. Hablar de hilos de cometas atados y luego cortados para que puedan emprender vuelo por separado en español me recuerda a "No Me Ames" de Marc Antony y Jennifer Lopez: "este amor es como el sol que sale tras de la tormenta como dos cometas en la misma estela." Eww. En inglés y con la voz de Mercer y la música de The Shins se escucha precioso.

Tiene varias frases notables y estrofas que describen tan al pie de la letra lo que se siente durante el desamor que te alivia saber que alguien lo pudo poner en palabras. Mal que mal, la música además de entretención, distracción y arte también tiene mucho de empatía. Unas frases que destaco en esta canción son "The scent of your skin and some foreign flowers," "The years have been short but the days are long," entre otras. Pero la estrofa que realmente me lleva a considerar esta canción como una de las mejores escritas es (y esta va traducida):

Since then it's been a book you read in reverse
Desde entonces es un libro que lees al revés

So you understand less as the pages turn
Así entiendes menos al pasar las páginas

Or a movie so crass
O una película tan vulgar

And awkardly cast
Y con un reparto tan mal seleccionado

That even I could be the star.
Que hasta yo podría ser la estrella

Esto, chicos, es literatura pop.


La De Todos/Himno Generacional pre-plancha para el pelo: "No Rain", de Blind Melon.

No conozco a nadie que odie esta canción. Tiene esas notitas de guitarra al comienzo que la hacen fácil de identificar, y el video de la niñita vestida de abeja que todo el mundo rechaza pero que al final encuentra a un grupo de bailarinas igual a ella que la aceptan. Y la letra que tiene es simple pero tan universal que es imposible no identificarse con ella. "No Rain" habla sobre la depresión y cómo a veces la sentimos sin darnos cuenta ("And I don't understand why I sleep all day.")

A pesar de su letra triste la canción es alegre. Es como si el cantante se pregunta por qué se siente tan triste desde un estado completamente inocente, y quiere que alguien lo acompañe "I just want someone to say to me 'I'll always be there when you wake.'" Y le gustaría que sus mejillas estuvieran secas, así que por favor quédate con él para poder hacerlo.

Honestamente, ¿quién no se ha sentado en la ventana a mirar cómo llueve? ¿A ver cómo las posas de agua crecen con el agua? Y lo peor es que el protagonista se siente solo, y parece no percatarse del hecho de que su sentimiento de melancolía es tan universal que tiene a medio mundo coreando la canción cuando suena en la radio como si fuera el éxito reggaetonero del momento.

¿Algunas letras predilectas, chiquillos?

P.D: En momentos de felicidad o se baila o se canta, y cuando la felicidad es extrema, se canta SOBRE bailar. Así que pongo este clip de yapa.




miércoles, 4 de junio de 2008

Still a little bit of your face I haven't kissed.


Una de las cosas que más disfruto hacer es compilar CDs para otras personas. Lo considero un talento. Sí, así de buena soy. El truco: hacer que sea algo personal. Cualquiera puede armar un CD con bandas que sólo existen en MySpace o con lados b de artistas ultraconocidos, o con covers difíciles de creer (¿Franz Ferdinand cubre a Gwen Steffani? ¿Yael Naim a Britney? Say what????) con la sola intención de demostrar toda la música que conocemos, y que si ahora tú la conoces es gracias a mí que te la di a escuchar. Hay algo de arrogancia en ser melómano o lo más parecido a ello. Me encanta mostrarle grupos nuevos a la Isa, y si una de las dos no conoce a una banda o cantante es oficialmente una ereje.

No hay espacio para la arrogancia en un CD compilado. Sólo se pueden lograr con corazón y coherencia, dos elementos que pueden parecer opuestos. El corazón te indica qué canción tiene que ir en la colección, mientras la coherencia te dice que no puedes pasar de Bob Dylan a Pearl Jam sin una transición coherente; una canción que actúe como puente entre ambas.

Hace unos meses le compilé tres CDs a la Gringa, cada uno con un "motivo" diferente. Uno era de soft rock, el otro de canciones de distintas épocas (compiladas cronológicamente, por supuesto)
y el otro de... Hmm... se me olvidó. Bueno, la cosa es que las dos siempre diferimos en gustos musicales (encuentra que Badly Drawn Boy es casi Heavy Metal) y tuve que embutirle a Oasis hasta por las orejas hasta que le terminó gustando. Y le fascinaron los CDs que le envié, y dijo que era obvio que la selección de temas había sido minuciosa. No se equivocó. Necesité de al menos diez sesiones intensivas de revisión de iPod, soportes de discos que forman torres en mi escritorio, y antiguos mails en los que la Gringa mencionaba sus gustos musicales o canciones en particular que le significaban mucho. Ver cuáles de las canciones que le había enviado por mail le gustaban y así tratar de encontrar un estilo que no la asustara.

Como pueden ver, compilar un CD es una labor de amor. Si un hombre me regalara un CD compilado por él que acertara en mis gustos y recuerdos, me casaría al instante. Tendría que contener canciones que me han acompañado durante mi vida y que significan algo para mí. No quiero que me muestren más música nueva; eso lo puedo hacer sola o con mis amigas. Lo que quiero es que me "saquen el disco", que me identifiquen con unas 10 canciones que apenas las escuche logre visitar otros tiempos y emociones, que me recuerden quién soy con unos acordes, que cada canción invoque algo.

La fórmula para un CD compilado es la siguiente: cada canción debe llevar a la otra de manera natural, o lo más natural que permitan la instrumentación y el tempo. La idea es que nada se sienta forzado. La primera canción deber ser espectacular, idealmente con un riff o notas reconocibles para que puedas sonreir e identificar rápidamente lo que estás escuchando.

Así llegamos al primer track de mi Compilación Musical Que Resultará En Una Manipulación Amorosa:

1- Cualquier canción del Elton John de antaño, es decir, Tiny Dancer, Mona Lisas and Mad Hatters, Holiday Inn o My Father's Gun. Tiene que ser una de esas. Idealmente Tiny Dancer, porque el piano del comienzo inspira ternura, nostalgia y dan ganas de estar con gente que uno quiere. O Holiday Inn por el entusiasmo que no cae en aceleramiento.

El segundo track debe mantener el estándar o subirlo, pero hay que tener ojo con que las cosas no se vayan al demonio con el tercero.

2- Damien Rice - Cannonball, o Aimee, o Toffee
La primera tiene una letra preciosa (un verso le da el título a este post), pero es triste, al igual que Aimee. Toffee me fascina. Es alegre, en vivo, y con guitarra de misa.

Puede ser hora de tomar un riesgo. Vamos a hacer que este sea un compilado ecléctico. Y chao con las reglas que me autoimpongo. Saludemos al track #3

3- Jack Black - Let's Get it On
Su versión me gusta más que la de Marvin Gaye.

Y para continuar con la temática sensual, pasemos a una canción que suena sensual.

4- Zero 7 - Destiny
Esta canción me derrite. Quizás la debería haber puesto en el tercer track, pero me gusta que me sorprendan.

5- Bob Dylan - Just Like a Woman
¿Hay que justificar a Dylan?

6- Brett Bixby - City Lights
ADORO esta canción.

La cosa va demasiado romántica, así que agreguemos un poco de música para auto-en-camino-a-la-playa para animar las cosas.

7- Mojave 3 - Billoddity
La canción habla de drogas, creo, pero "holding hands and holding hearts" es un verso precioso.

8- Rolling Stones - Factory Girl, o She's a Rainbow.
Los Rolling Stones son increíbles; de otro planeta. Si vas a tener una canción de ellos que sea una diferente a Ruby Tuesday, Satisfaction, Brown Sugar o Street Fighting Man.

9- The Hollies - Jesus Was a Crossmaker
Esta canción me conmueve muchísimo. Cada vez que la escucho (y la canto) en el metro o en la calle se me aprieta la garganta.

10- Violent Femmes - Blister in the Sun
En mi casa habían dos casettes (iguales) de los VF, y me apropié de uno luego que rayé el de Nirvana en séptimo básico. Esta canción me acompañó desde octavo básico hasta que salí del colegio. Por suerte tenía dos copias. Con este grupo descubrí que era posible hacer buena música con una voz más o menos.

11- The Cure - Friday I'm In Love
¡Aaaaaaaah, la amo! Me hace tan feliz.

12- Oasis - Slide Away
En su versión eléctrica o acústica cantada por Noel, esta canción es maravillosa.

13- Nick Drake - Pink Moon
Nick Drake es un genio. Punto. Y otro punto. .

14- Coldplay - Shiver
Sigo creyendo que el mejor disco de Coldplay es Parachutes, y la euforia de esta canción es electrificante.

15- Pearl Jam - Jeremy, o Yellow Ledbetter, o Nothingman.
Me encanta Pearl Jam y canto en el mismo acorde de Eddie Vedder, así que me fascina cantar sus canciones.

Y así me tendrán en el dedo chico. Me encantaría poner más, pero 15 son suficientes por ahora. Re-leyendo se me quedan varias canciones afuera... pero no importa. Ya habrán más compilaciones.

Ahora por favor compartan algunos de los tracks de sus Compilaciones Musicales Que Resultarán En Una Manipulación Sentimental y veamos si logramos juntar suficientes como para hacer el primer Soundtrack para Un País Para Sofía.

Sex & The City: El Análisis

Sex & The City es una serie que no deja indiferente a nadie. Puede que la ames, la odies, o sientas un equilibrio de ambas. Mi caso es el último. Empecé a ver Sex & The City con la Ale y la Poli, mis fieles amigas del colegio, cuando la daban en HBO. Todos los sábados partíamos a la casa de la Poli, pedíamos una pizza y veíamos las nuevas aventuras de Carrie & Co. Éramos las tres y dos hombres: el hermano de la Ale y mi pololo de ese entonces. Recién ahora me doy cuenta de lo bueno que fue conmigo al aguantar la serie semana tras semanas. No pololeamos por mucho tiempo, pero el pobre se tuvo que mamar al menos cuatro capítulos, más que suficientes para alguien que no usa sostenes.

En un comienzo la serie era una gran comedia. Nos reíamos con las historias de Miranda, Carrie, Charlotte y Samantha, y la promiscuidad de ésta última era casi un ejemplo a seguir, en primer lugar porque era una mujer de cuarenta y tantos que se veía increíble y tenía pechugas más paradas que una, y también porque Samantha expele una libertad que creía no poseer. Años después, y viendo la serie más como una entretención que docu-ficción, Samantha me da lástima. Antes la frase "(vibradores y peluquería) esa es mi vida y no tengo por qué justificarla" se escuchaba poderoso. Hoy se escucha algo patético. Sí, la mina es profesional y le va bien, terminó con un mino rico con corazón que le aguantó un desliz y sobrevivió al cáncer, pero... ¿qué era Samantha antes de la segunda mitad de la sexta temporada? ¿Tenía sustancia? Hasta la quinta temporada sentía que no, aún cuando había pasado por una dolorosa ruptura sentimental con Richard Wright. Fue sólo cuando cuidó al hijo de Miranda y le regaló su hora a la peluquería a la pobre madre para que se arreglara la maraña naranja que me di cuenta que Sam era más. Otra aspecto de Samantha que siempre me gustó y sorprendió es lo cariñosa que era con Charlotte. Cuando una vieja rival del pasado le robó el nombre que Charlotte había inventado para su primera hija, Samantha reaccionó como si fuera el mayor acto de traición en la historia del feminismo, le dijo "perra" y se llevó a Charlotte lejos de la escena. Cuando iban por la calle Sam tenía una mano en el hombro de Charlotte, y cuando ésta tenía frío Samantha le sobaba el brazo. Eran las más opuestas de las cuatro, y tuvieron diferencias y peleas, pero al final siempre lograban aceptarse tal cual eran. Charlotte hasta le hizo queques en agradecimiento por tirarse a su hermano.

Miranda fue lejos el personaje con más desarrollo. Hay un arco de desarrollo muy claro que comienza en la primera temporada y sigue su curso natural hasta el final de la serie. Me parece que es el personaje más orgánico de la serie; la mujer más natural junto con Charlotte. Miranda partió cínica y terminó cínica, pero aprendió a ceder. No era gran fan de los cambios, pero tuvo un hijo en el momento más inoportuno y terminó casándose con el padre. Dejar al minísimo Dr. Leeds por Steve Brady (quien partió muy guapo pero con el tiempo naturalmente envejeció) demostró que estas mujeres no eran tan superficiales como creíamos. La de Miranda y Steve fue una relación realista: ella lo incentivó a superarse, él la ayudó a bajar la guardia y dejarse querer. Terminaron dos veces y en su tercera unión se casaron; estaban juntos y separados a la vez, se permitían ser vulnerables frente al otro. Uno de los momentos más reales de la relación, a mi juicio, sucede cuando Steve quiere vivir con Miranda, y luego de que ella le trasmite toda su neurosis y reservas con respecto al tema a sus amigas, llega a su departamento y se le cae un tarro de salsa. Es suficiente para que ella le diga que le da miedo que Steve vea cómo es realmente, y que todas las cosas que ella cree son grandes defectos (como la facilidad para romper cosas y tener esponjas fétidas en el baño) son un problema en su cabeza y en ningún otro lugar. Steve sabe que no es perfecta. Miranda puede ser natural a su alrededor, y eso le da más libertad que seguir como soltera empedernida.

La que no se permitía ser natural era Carrie. Hay un episodio en la primera temporada, la primera vez que está con Big, en que le confiesa a Miranda que se ha descubierto posando frente a él porque siente que tiene que ser el ideal de mujer que ella cree que Big quiere. Las inseguridades de Carrie fueron el combustible para el resto de la serie. Todos tenemos inseguridades, pero en el caso de Carrie, se convirtieron en un egocentrismo insoportable. En la cuarta temporada descubre el anillo de compromiso que Aidan le iba a regalar y lo encuentra horrible. Tanto que vomita. Su reflexión es: "¿Cómo puedo casarme con un hombre que no sabe qué tipo de anillo me gusta?" Para alguien que dice saber tanto de hombres me parece MUY estúpido que asuma que los hombres saben algo de joyas. Además Aidan usaba anillos turquesa y camisas horribles; era obvio que el pobre hombre no entendía mucho lo que era el estilo. Y nunca se sabía lo que Carrie se iba a poner. Podía andar con un vestido maravilloso o con una polera vintage de Mickey Mouse. Ni yo que soy mujer le habría achuntado con el anillo. Aunque para ser honesta, ni un ciego compraría ese anillo que eligió Miranda para Carrie.

La serie tenía tramas muy firmes, siempre acompañadas de una subtrama. El episodio más débil, a mi juicio, es en el que se toca el tema del aborto. Una serie ultra-femenina (y muy feminista) tiene que tocar ese tema que es tan de las mujeres, pero Sex & The City recién abordó el tema en la cuarta temporada. Miranda descubre que está embarazada, y obviamente nos enteramos que Carrie también pasó por lo mismo hace unos trece años con un mesero que conoció una noche. Justo cuando creía que la serie iba a tomar sustancia me encuentro con que lo que Carrie más defiende no es su decisión de abortar, sino que aclarar que el mesero trabajada en The Saloon y no en Friday's, porque eso sí que sería una tragedia. Al parecer abortar no era lo más alarmante, sino de quién era la guagua que estabas abortando. En el tercer acto Carrie vuelve al lugar de los hechos, donde encuentra al mismo mesero con el que se había acostado hace trece años en medio de una borrachera, y éste no la recuerda para nada. Y viene la voz en off: "Ahí supe que había tomado la decisión correcta." What the fuck???? Conoció al tipo una vez hace trece años, los dos estaban ebrios, ¿y como no la reconoce se siente tranquila con su decisión? Es OBVIO que no la iba a recordar. Me parece mucho más creíble y hasta legítimo decir "mira, tenía 22 años, estaba curada, y sabía que no volvería a ver a este tipo."

Podría escribir párrafos y párrafos sobre el egoísmo y superficialidad de Carrie, pero simplemente tengo que hablar de Charlotte, mi personaje favorito junto con Miranda. Kristin Davis partió como villana en Melrose Place y terminó como inocente princesita en Sex & The City. En buena hora hizo esa transición de drama a comedia, porque tiene un timing impecable. Charlotte era una cuica-latina. Cuica, porque vivía bien, tenía una carrera como administradora de una galería de arte y quería un príncipe azul a toda costa. Latina porque quería casarse y tener hijos. Cuica porque no quería bolsitas de té por todo el departamento. Latina porque se bancó una suegra del demonio y re-negoció su contrato prenupcial con esa bruja porque sabía que valía mucho más de lo que ella creía. Cuica porque se casó con un doctor guapo. Latina porque se casó con un peladito buena onda que la adoraba. Charlotte partió queriendo el cuento de hadas y lo obtuvo, pero primero tuvo que pasar por muchos obstáculos, y al final su cuento de hadas sufrió muchas alteraciones. Resulta que el hombre de sus sueños no era alto, guapo, ni cuico – aún cuando se casó con uno. El verdadero hombre de sus sueños era judío, transpiraba por todas partes y le gustaba pasearse en pelotas por la casa. Ahí vemos el verdadero cambio de Charlotte, quien se convirtió al judaísmo por su verdadero amor. Claro que los más cínicos lo pueden interpretar como una mujer treintona desesperada por casarse y que se conformó por un abogado que tiraba como los dioses y la trataba como reina. Pero yo creo en el amor de Harry y Charlotte. Y se me llenaron los ojos de lágrimas cuando éste le propuso matrimonio en la sinagoga (Badly Drawn Boy aportó con buena música) y cuando le mostró la foto de la guagua china que adoptaron.

La mejor temprada de la serie es la cuarta. Dejamos un poco de lado la superficialidad y los zapatos y la ropa de diseñador (aunque siguen muy presentes en la pantalla) y descubrimos que los personajes tienen padres. Muere la madre de Miranda, y hasta Aidan y Steve parten al funeral. También nos enteramos de que el padre de Carrie la abandonó a ella y a su mamá cuando la futura columnista tenía cuatro o cinco años. Es en ese momento en los que se hace una de las intervenciones más asertivas de la serie, y obviamente viene de un actor invitado y no de los actores regulares. "Tu padre se fue sin respuestas, y tú te ganas la vida haciendo preguntas." Luego, en la privacidad de su departamento, Carrie abre un libro y saca una foto de ella con su desaparecido padre. En un momento pensé que iba a llamar a su mamá o al menos a nombrarla, pero se concentró en los efectos que la ausencia de su papá habrían causado en su vida. El concepto se desinfla cuando Miranda dice "mi padre llegaba todos los días a las 9:00 en punto y no sé nada de hombres." Y nunca más se habló de papás o mamás en toda la serie. En una sociedad como la nuestra latinoamericana los padres son todo. En la serie fueron olvidados por completo. Algo sabemos sobre los padres de Samantha ("A mi edad mi madre tenía tres hijos y estaba casada con un borracho") y de Charlotte ("Mis padres creen que cualquier problema sicológico se resuelve con ejercicio; por eso todos somos buenos jugadores de tennis"), pero más que eso nada. Incluso, cuando se hace alusión a ellos siempre es de manera muy formal, padre y madre, nunca papá y mamá. Esto para no desviar las mentes de los espectadores y justificar las personalidades de estas mujeres como resultados de infancias disfuncionales. Las cuatro mujeres son como son porque ELLAS lo quisieron así. Esa es la esencia de la serie. Yo, libre, elijo, mío. Y eso las hace "poderosas."

Me parece que hay muchas personas que se olvidan que hablamos de una serie y la ven más como guía de vida o algo a lo que debemos aspirar. Más allá de las inverosimilitudes de la serie (todas centradas en dinero y el hecho de que Carrie nunca podría vivir la vida que tiene con las dos chauchas que gana; es bohemia pero vive como los ricos) son muchas las mujeres que aspiran a tener ese PODER femenino. Quizás es una manera de desviar culpa o de vivir como mujeres del siglo XXI, pero en última instancia, las cuatro mujeres de la serie sí dependen de los hombres. Miranda resume los más de noventa capítulos con una frase: "Alegamos porque no tenemos novios y nos quejamos cuando los tenemos." El constante tira y afloje, y esa dependencia que ocultan y manipulan para que pensemos que estas mujeres se las pueden solas. Cuando Carrie debe conseguir dinero para comprar su departamento rechaza el cheque de Big y la ayuda de Samantha y Miranda, pero finalmente acepta el anillo de compromiso de Charlotte. ¿Acaso no sabe que un hombre compró ese anillo, y que como recién divorciada, Charlotte no necesita dinero, por lo tanto el anillo es simplemente otro accesorio más para su ya abultado joyero? Pero preferimos ignorar todo eso y ver el gesto como solidaridad femenina. Es mucho más bonito y requiere de menos cuestionamiento.

Uno de los grandes aportes de la serie ( y es justamente el más superficial y feminista de todos) es que se objetiza a los hombres. Gracias a las andanzas de Samantha pudimos ver todo tipo de especímenes, todos con buenos cuerpos y preciosas caderas (de esas con los huesos bien marcados) y hasta traseros tan perfectos que parecían esculpidos. Sí, Samantha fue la más desnuda de todas, pero fue superada en número por todos sus amantes. Por lo menos tenía buen gusto la cabra. Más sabe el diablo por viejo que por diablo, dice el refrán. Y no estoy diciendo que Sam es vieja. Es sólo un decir. Otra que se empelotó bastante fue Miranda, pero lo de ella – una vez más – fue más real, porque era la única que se permitía verse fea durante el acto sexual, haciendo muecas que no la favorecían y ruidos muy poco sensuales. Y sus encuentros eran más realistas que las acrobáticas hazañas sexuales de Samantha (columpios, lucha libre, subir un sillón a la cama para tirar sentada.) Que los hombres fueran objetos tenía mucho sentido, ya que las cuatro mujeres eran materialistas y preocupadas de la estética, por lo que no era llegar y salir con alguien poco atractivo. Eran mujeres inteligentes, independientes y atractivas, como Carrie repetía una y otra vez, por lo que no merecían menos que perfección. Hasta que Charlotte se casó con Harry, sorprendiéndose a sí misma más que a cualquier otra.

Desde el punto de vista de guión, la serie era muy firme. Aunque a veces me agotaban los juegos de palabras de Carrie (que parecían ser lo único que justificaba su profesión de escritora) del estilo "un par de horas después, una pareja preparó un par de platos para un par de parejas." Los one-liners, esas frases que funcionan por sí solas, eran mucho mejores que todos esos rebuscados trabalenguas que uno podía predecir apenas comenzaba la escena. Mientras algunas opciones de palabras parecían ser elegidas minuciosamente para lucir el 'talento' de Carrie, resultaban mucho mejores los comentarios más naturales y sarcásticos de Miranda, o las explosiones inesperadas de Charlotte. Notable es su reacción cuando descubre que Samantha se acostó con su hermano y sin pelos en la lengua le dice a la femme fatale: "¿tu vagina está en la guía turística de Nueva York? Porque debería estarlo; todo el mundo pasa por ella." Además de las risas, hubo momentos realmente emotivos y muy reales, en su mayoría proporcionados por Miranda. Sus segunda ruptura con Steve, la muerte de su madre, su primera gran pelea con Carrie, su relación con su hijo... Y el guión y la sutil actuación de Cynthia Nixon lo hicieron más creíble.

Como diría Carrie, "No puedo evitar preguntarme" cuál fue el verdadero legado de Sex & The City. Para mí siempre fueron mujeres treintonas que desarrollaron cinismo después de años de decepciones, que vivían su vida como querían, y que a pesar de sus diferencias se aceptaban mutuamente hasta cierto punto. Para otras, Sex & The City es a lo que toda mujer debería aspirar. Hay veinteañeras que creen que la promiscuidad es la solución para todos los males y la mejor manera de pasarlo bien. Si las mujeres de la serie eran promiscuas es porque no tenían tiempo que perder (sea suficientemente válido o no), no creían en el romance y no estaban para hacerse de rogar. Eran lo suficientemente seguras como para hacerse dueñas de su sexualidad y no temían reconocer su necesidad biológica por un poco de sugar. Pero por supuesto la serie ha explotado desde su final y ahora las cuatro cabras son íconos de la moda, y todas las vemos como ídolas por cómo se visten y los lugares que visitan.

Ahora la serie tiene película. Las críticas no son muy favorables; se ha dicho que es sólo un catálogo de temporada con muy poco desarrollo de personaje. Pero la película tuvo record de ingresos en su primer fin de semana (el 85% del público era femenino.) Es como Chuck Norris para minas. Mucha trama no debe tener, pero igual la voy a ir a ver para reírme un rato. Por eso también veo los DVDs y capítulos que me faltan en internet. La serie es entretenida, absurda, graciosa, y cada cierto tiempo te sorprende con una dosis de realidad. Pero no es más que eso.

martes, 3 de junio de 2008

Agenda Semanal

Algunas cosas choris que descubrí por ahí por ahí.

Música

Sigur Ros nos deja bajar el MP3 de Gobbledigook. Sólo escribe tu mail y tu país. (Sigur Ros)

Las 100 mejores canciones de guitarra según Rolling Stone. No sé qué tanto les puedo creer, ya que se dignan a hablar de rock luego de poner a Britney en la portada, pero por otro lado, en esta revista partió Cameron Crowe, así que algo deben saber de lo que hablan. Lo que he visto hasta el momento se ve bien. (RS.com)

Cine

TIENEN que ver este trailer. En "El Curioso Caso de Benjamin Button" Brad Pitt interpreta a un hombre que envejece al revés. Es cinematográficamente orgásmico. (Gracias a Mono con Navaja por el link que SÍ funciona.)



"I thought you might be worried about the security of your shit." (Burn After Reading)

"Dickwise... what are we talking about?" (Zack & Miri Make a Porno)

Ocio

La Isa se va a morir con esto: Tag Galaxy es una página que toma todas las fotos de Flickr y las agrupa en planetas y galaxias según estés relacionadas. ¿No se entendió? Escriban "Chaplin" o cualquier otra palabra y tendrán el mejor observatorio de cultura pop. (TagGalaxy)

Hay dos páginas gays, AfterElton para ellos y AfterEllen para ellas (que son los dos nombres más gays que podrían tener), y ambos eligieron las 100 personas más atractivas de sus respectivos sexos - y para sus respectivos sexos. ¿Cuáles serían sus opciones? Mis top 5 son:

1- Michelle Pfeiffer
2- Kate Walsh
3- Kate Winslet
4- Tina Fey
5- Chelsea Handler

¿Podrán los hombres heterosexuales hacer este ejercicio con la misma facilidad que una mujer? Espero que sí.

Saludos a mis 4 lectores fieles.

lunes, 2 de junio de 2008

Bernales SuperStar


Algo importante sucedió la semana pasada y el fin de semana. El pueblo chileno lloró y salió a ver el último recorrido del General José Alejandro Bernales por las calles de Santiago. Tres días de duelo nacional, la presidenta con la voz quebradiza, carabineros aguantando las lágrimas en las calles, homenajes varios y arreglos florales creados especialmente para el fallecido en la pérgola de las flores. Las noticias estuvieron inundadas con la cobertura de la muerte, la traída de los cuerpos a Chile, las preparaciones para el cortejo y hasta la niña que le cantó Ave María en el funeral.

La pregunta que salió al tapete en el almuerzo dominical fue la siguiente: ¿era para tanto? Cierto, Bernales fue un buen hombre y se merecía un responso con todos los honores habidos y por haber. Pero seguramente la mitad de Chile se enteró de quién era realmente el General Director de Carabineros de Chile cuando se supo la noticia de su muerte. Había escepticismo en mi hogar sobre cuánto era metida de mano de la prensa y cuánto era sentir nacional.

Cuando comenzó la cobertura se supo mucho más sobre Bernales, y poco a poco su calidad humana fue dada a conocer a Chile entero. Su cuidado por las viudas de Cabos asesinados, su preocupación por un rendimiento eficiente de sus carabineros (que incluyó reparticiones de libros sobre trabajo en equipo y eficiencia en el trabajo), su estadía en la Araucanía y cómo lidió con un grupo extremista de la zona, las lágrimas que derramó por los carabineros muertos que repetían una y otra vez en las noticias de las 9:00. Pero lo que más habla sobre la calidad de alguien son las reacciones de sus subalternos. Y no había paco con los ojos secos estos últimos tres días. El cariño que sentían los carabineros de Chile por Bernales es algo que debería cesar todo cuestionamiento con respecto a qué tanto impacto debía causar su muerte.

Una cosa es la reacción de carabineros y otra la de la gente. Viendo las noticias y el eterno funeral se me llenaron los ojos de lágrimas. Este hombre era un patriota, y uno bueno de adentro, que al cuerpo le decía "MIS" carabineros, como si fueran sus hijos. ¿Y qué me parece la reacción del pueblo, esas 50.000 personas que lo fueron a despedir a las calles? Me parece excelente. Que esto nos sirva para valorar y apreciar y darnos con una piedra en el pecho por el cuerpo de carabineros que tenemos en Chile.

Que lo homenajeen hasta el cansancio y que lo lloren hasta el próximo año. Hagan una película biográfica si así lo quieren. José Alejandro Bernales fue un héroe moderno. Por su integridad, su vocación de servicio, su sensibilidad, su deseo de hacer las cosas bien y sus valores.

Que sea un ejemplo para todos y nos dejemos de hacer las cosas a medias porque lo podemos hacer mañana o "nadie da el 100%". Bernales lo dio y lo velamos por tres días. Esa es la verdadera recompensa al trabajo bien hecho, aún si hacer las cosas ben signifique llegar un poco más tarde a la casa y estresarse un poco. Evidentemente tenemos potencial para ser buenas personas y dedicar nuestras vidas al bien.

jueves, 29 de mayo de 2008

Re-VAMPireza.

Hace mucho que me viene dando vueltas en mi cabezota la idea de cambiar la orientación de mi blog. Ya no va a ser más un chofisexual, sino más bien omnisexual. La idea es que mi blog abarque un poco de todo en lo que respecta a la cultura (pop) y así poder compartir datos con mis 3 lectores fieles.

Cuando le dije a mis hermanas que ya no quería escribir tanto sobre mi vida privada me dijeron "Sí, por favor!" ¿Tanta vergüenza ajena inspiran mis posts? Y eso que son mi familia las desgraciadas. Ah, bueno. De todo hay en la Viña Vicuña. De todas maneras despidiremos la antigua versión de este país con un compilado de los que considero son mis mejores posts, pero eso será en el próximo.

Igual existe la tentación de filosofar sobre la vida y mis (des)amores, y probablemente se me escape una que otra infidencia, pero realmente creo que es tiempo de cambiar el switch. Esto de regar detalles personales por internet se puede volver adictivo, y por un tiempo lo fue, y aún cuando me encanta ser capaz de ser vulnerable frente a mucha gente y generar empatía creo que es prudente y sano hacerlo con gente que tendré cara a cara, que sabe de dónde vengo y que sabe por qué muevo las manos cuando digo tal cosa.

Por internet puedo caer muy bien, sino pregúntenle a la gringa, con quien me escribo desde hace más de dos años sin cesar, y para ser honesta, me es bastante más fácil ser buena amiga con una pantalla de por medio que en la vida real. Me quiero desconectar un poco. Los hechos hablan más que palabras bonitas o bien tejidas. Así que no más detalles personales. Quiero abarcar temas más globales y lograr empatía por ese lado en lugar de exhibirme como mono de circo y que digan "qué ternura tus inseguridades."

Lo que viene ahora son experimentos, juegos, y mucha música. Damos inicio a una nueva etapa con la primera actividad interactiva (plagiada de pajiba.com) entre mis tres queridos sofiadictos y yo:

Pon tu iPod/Lista de reproducción en shuffle/aleatorio y SIN MENTIR anota las 5 primeras canciones que aparecen y ponlas como comentario a esta entrada. La idea es ver qué escuchamos, y si tenemos algo realmente vergonzoso en nuestras colecciones.

Las mías son:

1- Frou Frou - It's Good to be In Love
2- Amalgamation Of Soundz - Droplets
3- Rolling Stones - She's a Rainbow
4- Madonna - Lucky Star
5- Carmen McRae - How Long Has This Been Going On (MJ Cole remix)

Mish...

Sigue siendo mi país. Hubo cambio de mando.

sábado, 24 de mayo de 2008

La Música Que Escuchan Todos.

"¿Qué vino primero, la música o la miseria?"
-- Rob, Alta Fidelidad.

Lo que más me gusta en la vida, lo que me hace más feliz, es escribir. De lo que sea. Denme un teclado o un lapiz o una botella de agua para escribir en una pared y verán que mi expresión cambia. Estoy en casa. Creo que soy una persona a la que le es fácil adaptarse a diferentes ambientes. Tengo momentos críticos como todos, pero los he logrado superar porque siento en lo más profundo del alma que el lugar donde esté o la ropa que use o el idioma que se me ocurra hablar no me definen. Lo que me hace ser quien soy son mis decisiones, y escribir, más que ser algo que 'me gusta hacer', es algo que TENGO que hacer. No soy escritora profesional, pero me siento escritora.

El escribir guiones es algo que me ayudó a mezclar muchas de mis pasiones: cine, sicología, antropología, filosofía, literatura, fotografía, y música. Lo último ha ido tomando cada vez un papel más importante. Cuando estoy escribiendo una película que me gusta mucho me dedico a compilar un soundtrack que se ajuste perfectamente a lo que está en el papel o la pantalla. Comenzó inocentemente y con un tono más privado, mal que mal, da un poco de pudor decir que estás preparando la banda sonora de una película que 1) ni siquiera has terminado de escribir, y 2) cuando termines de escribirla no será llevada a la pantalla, y su ciclo de vida llegará hasta que envíes el guión a un concurso y te devuelvan el feedback diciendo que la historia es predecible, pero que el diálogo está excelente. Con el tiempo dejé de tomarme tan en serio y decidí compartir los soundtracks con las personas que leen lo que escribo (léase: la Isa y la Gringa.)

A veces pienso que escribo una escena sólo para usar tal canción, o escucho la misma canción una y otra vez mientras escribo un guión completo. Algo así como el trailer musical, donde una sola canción encapsula el concepto central de la película.

Y bueno, ahora voy a compartir algunas canciones para ver si cachan qué onda son mis historias. Algunas las he puesto en el blog antes, pero ahora las repito.











viernes, 11 de abril de 2008

El Regreso del Delirio

Últimamente me siento inclinada a reflexionar sobre lo que significa ser mujer. Ya escribí sobre el feminismo (lo que me mereció felicitaciones de algunos y reproches de otros), y en esta ocasión me gustaría abordar el tema de la inteligencia emocional. Mucho se dice que las mujeres vivimos a pura emoción y que al contrario de los hombres - y como dice Chris Rock - no tenemos la necesidad de decir cosas con sentido.

Lo cierto es que me parece que somos todo lo contrario. El hombre va directo al objetivo; es lo que lo mueve. Las mujeres nos detenemos en el camino y abarcamos de todo, no porque "queremos sentir el proceso", sino porque queremos controlar hasta el más mínimo detalle de la travesía. O simplemente nos gustan los pastelitos que venden en el peaje.

Las mujeres somos poco espontáneas en algunas situaciones básicas. Una invitación a salir es un Taj Majal de complejas decisiones, diseño, latitudes y estrategias para mantener el equilibrio y el techo no se te venga abajo. Léase: tenemos claro qué ropa no queremos usar y la que nos puede dar mejores resultados con el galán de turno. Verán, hay ropa regalona. Esa polera o blusa que hace que te sientas mina en el peor de tus días. Un poco basado en la teoría del disfraz Shakespeariana; en el disfraz - y la identidad secreta - está el poder. Pero no es sólo externo. Sabemos cómo vamos a saludar al tipo que nos viene a buscar. Antes de siquiera verlo ya sabemos hasta dónde vamos a llegar esa noche. Y te pasan a buscar, el plan sigue su curso tal y como lo habías pensado horas antes, y te sientes tan confiada que te atreves a ser espontánea y tirar un par de tallas subidas de tono. La noche va perfecta. Un plan digno de la CIA. Todo es racional excepto el buen rato que estás pasando.

Hasta que entras a la discoteque y te das cuenta que hay una mina más rica que tú usando la misma polera.

AHÍ la cosa se pone emocional.

Hay que abortar el plan, y todo el progreso logrado hasta el momento palidece al lado de esa maldita golfa de puerto que se ve mejor que tú - y que posiblemente tu cita aún no ha visto, y en una de esas ni siquiera le gusta la mina y le encuentra cara de chana. Pero lo que piense el hombre no importa tanto, porque sabemos perfectamente que un hombre no distingue distintas gamas de rosado o blanco y cree que "todo te queda bien", exceptuando obviamente los calzones de abuela.

Entonces, ¿para qué molestarse con tantos detalles que nunca serán reconocidos independientemente, sino como un paquete completo? Porque al final esos pequeños detalles, como el hecho de que tu zapatilla combine con tu chaleco y tus pulseras hagan juego con la polera, van a ser notados por nuestras pares. Sí, las mujeres nos arreglamos para otras mujeres, lo que no es nada nuevo, lo sé. Entonces no es tanto inteligencia emocional, sino competencia emocional--in-your-face, bitch.

Por eso da rabia cuando nos topamos con otra que anda igual que uno, y que para peor te ojea al mino. No estoy diciendo que no existe compañerismo entre las mujeres, porque somos del mismo equipo y al fin y al cabo todas estaríamos casadas con la mejor amiga si no nos gustaran los hombres. No porque pasaríamos la noche haciéndonos trenzas en el pelo, sino porque entre mujeres nos entendemos. Y nos aguantamos. Y ese aguante que no lo es tanto, porque en el camino salen peleas idiotas y reproches disfrazados de talla – además de la infaltable y silenciosa lucha por el mismo galán – es algo que hay que valorar, porque por muchas cosas que tengamos en contra la una de la otra somos las únicas que sabemos realmente lo que significa ser mujer, y lo mucho que irrita y ENCHUCHA cuando te dicen "pero tranquila" cuando una está de lo más tranquila tratando de tener un debate de adultos, y lo que molesta que cualquier desacuerdo o alza de voz sea adjudicado a hormonas o a esa época del mes, y que piensen que porque eres mujer no puedes ser graciosa, o que les extrañe verte comer como heliogábalo, y que te cuelguen etiquetas como "fácil" o "desesperada" por cosas que los hombres instauraron, y por todos los malditos doble estándares que hay en esta sociedad.

Y SÍ, ESTOY TRANQUILA ¿YA? AAAAAARRRRGHHHH!!!!

(Nota: Sofía fue a llorar al baño, sollozó la frase "nadie me entiende" un par de veces y prosiguió a sacarse fotos llorando)

Al final nunca sabes qué lado va a aflorar, si el racional o el emocional. Creo que el primero florece cuando estás con tus amigas, y el segundo como reacción a la interacción con los hombres. Sí, he podido ser intelectual con amigos hombres, pero al final a una igual le florece lo coqueta sin que nos demos cuenta. Y eso, lo queramos o no, sigue siendo parte del plan: hacerte lo más atractiva posible siendo tú misma.

No sé quiénes ni cuántos se podrán identificar con este post. La pieza sobre el feminismo me costó la fidelidad de algunas lectoras. Tal vez el post del feminismo fue un plan... Sí, un plan que se ideó para acaparar simpatía masculina y tal vez sacar un pinche por ahí, porque todo lo que posteo aquí, cada entrada y comentario es una pieza de un puzzle muy complejo y que he estado planeando desde que inicié este blog. Si todo resulta como quiero me apoderaré de los medios de comunicación, me saludarán en la calle y seré la primera dictadora mundial que se radicará en Guayana Francesa. Sólo para comprobar que realmente es un país. UN PAÍS PARA SOFÍA.

Muajajajaja!



martes, 26 de febrero de 2008

Mea Culpa.

Acúsome de ser adicta a los abrazos. No sé de quién es la culpa. Tal vez de mis padres, que me dieron mucha bola de chica y que hasta el día de hoy no me dejan de apretar y sobajear como si fuera guagua de seis meses.

Tal vez es un síntoma de algo mayor. En una de esas soy dueña de un intelecto tan superior que no me es posible comunicarme como el resto de ustedes, meros conversores de carbono en oxígeno, y no me queda otra que expresarme con los brazos. O quizás es al revés, y soy tan idiota que la comunicación verbal no me acompaña y debo recurrir a gruñidos y abrazos para sentirme parte de una sociedad de seres superiores.

Todas las adicciones acarrean problemas. El primero es no tener quien comparta tu vicio y darte cuenta que eres la única pelotuda que consume. O toparte con gente alérgica a tu droga y que se arruga entera cuando te dice "no me manosees" como si fueras un leproso.

Llevo muchos años sufriendo de este mal que es tan bueno, y dándole vueltas al origen y al por qué de este afán por sentirme cercana a otro ser humano he llegado a la siguiente conclusión: solo quiero dar amor, baby. Sé que existen muchas maneras de demostrarlo, pero para mi la única manera de encapsular algo tan místico, superior, arrollador y desgarrador como el amor es con mis brazos alrededor de alguien. Sea familiar, amigo o conocido reciente.

Soy bastante necesitada de cariño. En realidad estoy desesperada. Todo el tiempo busco alguien que quiera devolver el gesto; no porque se sienta obligado o porque le doy pena, sino porque realmente disfruta de esa expresión de afecto. Sí, los abrazos y muestras físicas de cariño pueden resultar sofocantes y agotadores, pero yo obtengo la misma reacción cuando me es negada la posibilidad de apaciguar mis deseos de cariño. No ando abrazando a cualquiera; puedo ser bastante selectiva. Pero cuando me bajan las ganas de abrazar... sálvese quien pueda.

Imaginen lo siguiente: están esperando en una fila eterna. Alguien se quiere colar y lo encaran. La persona se va, pero antes de ir al final de la fila pide perdón con un abrazo. Al comienzo sentirán rechazo, pero luego de unos segundos se darán cuenta que esa persona es humana como el resto y también necesita algo de cariño. Y nada como un abrazo para limar asperezas. Llámenlo como quieran. Una locura, una estupidez descomunal. En lo personal, prefiero llamarlo solución irreverente de película indie.

Esta es una carta de advertencia para mis hijos que aún no son engendrados: les advierto que recibirán una dosis nada despreciable de abrazos diaria, y se verán tan necesitados de estos que sus castigos no involucrarán días sin ver televisión, sino que serán privados de abrazos. Pero como soy blanda no me voy a aguantar y los voy a abrazar igual, aún más si estoy enojada con ustedes porque es la única manera de poner las cosas en perspectiva para su madre, que no es más que una niña-mujer que quiere generar nuevos adictos a esta droga que tanto le hace falta al mundo.

Un abrazo.

jueves, 31 de enero de 2008

El Nuevo Profesional Chileno

La educación superior ha sufrido un cambio en los últimos años. Debido a las demandas del mercado - que se mueve por la competencia de las personas - las universidades e institutos han cambiado sus objetivos. Ya no gradúan a personas profesionales, sino simplemente profesionales.

Un ejemplo: como ya saben, estudié comunicación audiovisual en el Duoc. Lo que pretende el Duoc es sacar alumnos que puedan manejarse en materias técnicas para satisfacer las necesidades de canales de televisión y productoras. El problema está en que un gran porcentaje de egresados aún no sabe redactar o escribir bien. Entonces, ¿cómo puedo ser comunicador si no comprendo un lenguaje? Mucho influye la educación escolar y el bagaje de vida de cada estudiante, pero también debería existir una etapa de nivelación de los matriculados. Recuerdo haber tenido un ramo de Expresión Oral y Escrita en mi primer semestre. Era un ramo simple; escribir, leer, comprensión de lectura. Me sorprendí al ver que muchos reprobaron el ramo. No sé si por flojera o porque la asignatura no cumplió su objetivo. Pero pasó.

He leído monografías anteriores de alumnos que apenas y sabían hilar una frase. Las faltas de ortografía abundaban y me pregunté si realmente estaba leyendo algo escrito por un profesional. Pero la culpa no es sólo de instituciones o universidades. La culpa es del mercado y de nosotros que no decimos nada, o peor aún, no nos interesa siquiera saber deletrear una palabra como corresponde.

Los ingenieros se gradúan como calculadoras con corbata. Los periodistas son procesadores de datos. Ya no se le da mayor importancia a ramos como ética, antropología y sociología. ¿Cómo puedo vivir en una sociedad si no sé lo que es una sociedad? ¿Cómo puedo tener una mayor comprensión de la vida si no he estudiado un mínimo de filosofía? No se trata de aplicar todo lo aprendido, sino del plus que te da tener un mayor conocimiento de las materias que comprende la humanidad. Día a día aplicamos ciencias sin darnos cuenta, desde matemáticas a física. ¿Qué tan diferente sería todo si pudiéramos ir más allá? El ser humano tiene una actitud intrínseca de aprender. Pasamos la vida absorbiendo como esponjas todo lo que nos rodea. Jamás le creería a alguien que me diga que está cansado de aprender. Pero ese instinto que nos diferencia de otros seres vivos está apagado en estos tiempos, a excepción de unos pocos.

El conocimiento alimenta los deseos de vivir y es la verdadera bencina del alma. Somos lo que sabemos y cómo lo aplicamos. Conocer la diferencia entre el bien y el mal o entre una coma y un punto y coma no sólo mejora la calidad de vida, sino que también pavimenta el camino para generaciones futuras. No quiero que mis hijos me perciban como una máquina que tipea, edita y sabe apretar "rec." Quiero que sepan que hay una razón detrás de cada acción; una intención y propósito en cada decisión. Quiero usar la cabeza y evitar convertirme en un computador que sigue órdenes sin cuestionar su origen.

No sé si los avances tecnológicos tendrán algo que ver con esto, pero me parece que en lugar de intentar parecernos a las máquinas deberíamos exacerbar y potenciar lo que nos diferencia de ellas. Para eso tenemos juicio, conciencia y libre albedrío. Para eso tenemos corazón. Los institutos y universidades que están formando profesionales deberían tomar cartas en el asunto, y los que están siendo educados deberían exigir su derecho a una educación superior que merezca tener ese apellido. No podemos quedarnos sentados mientras lentamente remueven ese lado de la educación que nos hace pensar y reflexionar.

Prefiero ser persona a vivir en automático.

miércoles, 9 de enero de 2008

Es la hora, es la hora.

Egresada y con nada más que la práctica y la presentación de "Chileno Choro" pendientes, debo decir que mi futuro es una hoja en blanco. Hay planes de ir a Boston el 2009 para estudiar y perfeccionarme, pero el 2008 es un verdadero misterio para mí. Hay algunos esbozos de planes, como la ilusión de que la práctica termine con un contrato y seguir escribiendo ciertos guiones. Pero el resto... nada.

Hoy vi "Se Arrienda" por primera vez, y quedé estupefacta. No hay otra palabra. Me encantó. Ese protagonista hipster y criticando a todos los que no llegaban a sus estándares me recordó a la Sofía de los primeros años de Duoc, cuando sentía que nada era lo suficientemente bueno. Rechacé proyectos que me llegaban en bandeja porque prioricé otras cosas, y ahora veo que perdí muchas oportunidades. Creo que lo regodiona se me quitó con el tiempo, pero no es eso de lo que quiero hablar.

Horas después de ver la película y todavía digiriéndola, busqué sus críticas en internet para ver si encontraba algo de lo que no me había percatado. Y me encontré con decenas de comentarios que destrozaban la película por ser "eminentemente cuica" y representar a un 0.01% del país. No tuve esa imprensión cuando la vi, por lo que me llamó la atención ver cómo salta el resentido al menor estímulo. Y sentí pánico.

A ver: yo escribo guiones en inglés por dos razones, 1) porque me ayuda a practicar el idioma, y 2) porque me da terror escribir en español, más bien en chileno. Más allá de lo difícil que es hacer que un diálogo chileno suene natural, es por las temáticas que me interesan tocar. Luego de leer las críticas de "Se Arrienda" me bajó un miedo horrible del estilo "nunca voy a poder hacer cine en este país."

Pero me calmé. Más bien, me cansé. He pasado años oprimida por el qué dirán, y creo que es hora de soltar las cuerdas y escribir la historia que hace años quiero contar. Me aburrí de hacer reverencias a gente que nunca voy a conocer y que indudablemente tendrá una opinión de mi trabajo. Voy a ser fiel a Sofía. Si tengo talento - y espero que así sea y que no se quede en la repisa empolvándose - lo voy a utilizar e intentaré dar lo mejor. No puedo hacer trampa y cambiar ciertos aspectos de mi escritura porque voy a ofender a la señora Marta de Punta Arenas.

No estoy llena de mi misma. El arte no es ego, es un servicio. Y pretendo servir, aunque sólo hayan tres pelagatos en las butacas.

¿Saben qué? Voy a escribir en chileno.

Pascuala: sal para que te conozcan.