miércoles, 9 de enero de 2008

Es la hora, es la hora.

Egresada y con nada más que la práctica y la presentación de "Chileno Choro" pendientes, debo decir que mi futuro es una hoja en blanco. Hay planes de ir a Boston el 2009 para estudiar y perfeccionarme, pero el 2008 es un verdadero misterio para mí. Hay algunos esbozos de planes, como la ilusión de que la práctica termine con un contrato y seguir escribiendo ciertos guiones. Pero el resto... nada.

Hoy vi "Se Arrienda" por primera vez, y quedé estupefacta. No hay otra palabra. Me encantó. Ese protagonista hipster y criticando a todos los que no llegaban a sus estándares me recordó a la Sofía de los primeros años de Duoc, cuando sentía que nada era lo suficientemente bueno. Rechacé proyectos que me llegaban en bandeja porque prioricé otras cosas, y ahora veo que perdí muchas oportunidades. Creo que lo regodiona se me quitó con el tiempo, pero no es eso de lo que quiero hablar.

Horas después de ver la película y todavía digiriéndola, busqué sus críticas en internet para ver si encontraba algo de lo que no me había percatado. Y me encontré con decenas de comentarios que destrozaban la película por ser "eminentemente cuica" y representar a un 0.01% del país. No tuve esa imprensión cuando la vi, por lo que me llamó la atención ver cómo salta el resentido al menor estímulo. Y sentí pánico.

A ver: yo escribo guiones en inglés por dos razones, 1) porque me ayuda a practicar el idioma, y 2) porque me da terror escribir en español, más bien en chileno. Más allá de lo difícil que es hacer que un diálogo chileno suene natural, es por las temáticas que me interesan tocar. Luego de leer las críticas de "Se Arrienda" me bajó un miedo horrible del estilo "nunca voy a poder hacer cine en este país."

Pero me calmé. Más bien, me cansé. He pasado años oprimida por el qué dirán, y creo que es hora de soltar las cuerdas y escribir la historia que hace años quiero contar. Me aburrí de hacer reverencias a gente que nunca voy a conocer y que indudablemente tendrá una opinión de mi trabajo. Voy a ser fiel a Sofía. Si tengo talento - y espero que así sea y que no se quede en la repisa empolvándose - lo voy a utilizar e intentaré dar lo mejor. No puedo hacer trampa y cambiar ciertos aspectos de mi escritura porque voy a ofender a la señora Marta de Punta Arenas.

No estoy llena de mi misma. El arte no es ego, es un servicio. Y pretendo servir, aunque sólo hayan tres pelagatos en las butacas.

¿Saben qué? Voy a escribir en chileno.

Pascuala: sal para que te conozcan.

1 comentario:

Ligarius dijo...

Hola!, 3.15 am y me acorde de tu blog xD

Que bueno que retomaras rumbo

se viene pelolais the movie ???

slds

Ligarius