jueves, 4 de septiembre de 2008

Una Tarea Difícil

Es fácil ser humano, pero no así ser persona. O tal vez la cosa tiene más sentido si la planteo al revés. Es fácil ser persona y más difícil ser humano. Depende cómo veamos los dos términos. Al final lo que quiero plantear no va mucho con terminologías sino que apunta más al contexto. Lo que quiero discutir es lo reacios que podemos ser cuando se trata de ser buenos.

Creo que todo comienza con la distinción entre lo que es bueno y lo que es malo. ¿Qué es el bien? La definición que siempre he tenido es “aquello a lo que las cosas tienden.” Pero las cosas no siempre salen bien, por lo que podríamos decir que no es culpa de “las cosas” que los resultados sean negativos, sino de quiénes estamos detrás de ellas. Las personas no tendemos al bien, mejor dicho, no siempre queremos tender al bien. Una vez que desarrollamos conciencia y criterio y tenemos seguridad sobre lo que aporta y lo que daña ya no hay vuelta atrás. Claro, podemos obrar mal, pero lo hicimos a sabiendas que no era lo correcto.

¿Por qué cuesta tanto ser bueno?

Sabemos que mentir es malo. En lo personal intento no hacerlo. Incluso con las mentiras blancas. Intento evitarlas a toda costa. ¿Por qué? No porque tengo temor de un poder superior o porque espero una recompensa, sino porque creo firmemente (y aunque suene denso) que la mentira o cualquier otro elemento negativo entorpece el engrandecimiento del ser. Quiero ser buena persona. Y no creo que sea un impedimento en una etapa tan temprana en mi vida, como mucha gente cree. “Eres joven; pásalo bien.” Pero yo lo paso bien tratando de ser buena. Y no me estoy tirando flores; sólo estoy diciendo una realidad en mi vida. Tampoco digo que soy buena, estoy diciendo que intento serlo. Tener integridad.

Una vez que tenemos la intención de obrar bien viene algo aún más complicado: tratar de esparcir la filosofía del hacer bien las cosas para ser mejores personas. No se trata de pararse arriba de una caja y dar largos discursos, sino de intervenir cuando detectamos que alguien no ve bien las líneas que separan el egoísmo del bien común. Pero más que interrumpir e instruir, se trata de dar el ejemplo. Es la manera más efectiva de aprender y enseñar, porque aunque no lo crean, la gente es muy observadora.

¿Cómo hacer para que todos seamos buenos, o al menos intentemos serlo? ¿Cómo hacer que se valoren las relaciones humanas y dejemos de ignorar los sentimientos del resto? ¿Cómo aplicar el equilibrio de Nash a la humanidad (hacer lo que es mejor para uno y para el grupo)?

Entre tanta pregunta sólo veo una respuesta: ponerse las pilas y hacer algo del estilo de “Cadena de Favores.” Repetir algo que hemos visto y que se esparza por todo el mundo. Suena tan utópico, no por lo cursi, sino porque vivimos en un mundo donde nadie tiene la verdad absoluta y todos tenemos voz y los medios para plantear nuestras propias teorías. Así como lo hago ahora mediante este blog.

Creo que los valores están retorcidos. El ingenio es ahora pillería, y la pillería es literalmente robo. Un cajero automático mal cargado. En el compartimento de los billetes de $1.000 hay sólo Gabrielas (para los extranjeros, Gabriela Mistral aparece en el billete de $5.000) y de las 200 ó 300 personas que utilizaron ese cajero (y creo que fueron muchas más) solo 50 devolvieron el dinero extra. Un euro es igual a la nueva moneda de $100. ¿Qué hacer, entonces? Usar teléfonos públicos en España utilizando monedas chilenas, gastando así un mínimo porcentaje del verdadero valor de una llamada. Saltarse la barrera del Metro. No pagar la micro. "Es una protesta contra el TranSantiago." Mentira; es robo. Estamos siendo más ladrones e insultantes que este gobierno de mierda. "La pillería del chileno." Esa pillería, si me lo permiten, me da vergüenza. Son todos unos estafadores. Porque todos los "pillos" que hacen sus "pillerías" por ahí nos están dejando mal al resto. Ya es suficiente con ser considerado un país tercermundista con desigualdades descomunales. ¿Es necesario agregarle "ladrones" a esas impresiones?

No seamos mediocres. Demos el 100%. Seamos buenos, seamos honestos, no le tengamos miedo a la vulnerabilidad. Seamos la generación que le levante el pelo al país.

¿Por qué es tán difícil ser bueno?

6 comentarios:

Nat dijo...

Estoy muy de a cuerdo contigo con que es una tarea difícil, sobre todo aquí, en el país del chileno pillo, pitutolandia.
No creo en la famosa protesta al transantiago, más que una forma de "revelarse" al sistema, es una falta de respeto hacia el resto de las personas que tratan de que las cosas funcionen, y que actuan de forma correcta para ser mejores personas, y que en realidad hay muy pocas, porque estamos llenos de mediocridad, esperando tal vez que existan cosas gratis de la nada.
A muchos les falta educación y no me refiero a que no hayan estudiado, si no mas bien a que ya nadie agradece, nadie piede permiso o se disculpa si tropiesa con alguien. Lo ves en el metro, en que no existe el respeto. "No hagas al otro lo que no quieres que te hagan a ti"...Pocos tenemos la conciencia de las cosas que suceden y de la persona que esta al lado, pocos observamos y aprendemos de lo que observamos.
Hay que darse el tiempo de reflexionar, sobre todo aquellos que no salen de sí mismos para darse cuenta de lo que ocurre a su alrededor y buscar la forma de ser mejores, y no para cagarse al otro, si no para crear un mundo mejor.

SergioA dijo...

¿Por qué es tan difícil ser bueno?

Está dicho que todo lo bueno cuesta.
La pregunta es si ser bueno vale lo que cuesta.
¿Es bueno ser bueno?

Yo creo que sí, pero con límites. Dos, en dos frases.
No hay que ser "demasiado bueno para este mundo".
"No arrojes tus perlas a los cerdos".

Por ahí están mis límites para la bondad.


Cariños.

mono con navaja dijo...

Yo creo que la gente es cómoda. No es mala, es cómoda y floja. Y eso combinado con que la gente cree que ser bueno es ser amable, genera a un montón de personas autocomplacientes y pasivas.

Para empezar, ser amable no es ser bueno. No es que sea malo ser amable, de hecho es bueno. Pero no te hace bueno. No en el sentido que estamos hablando acá por lo menos.

Hay momentos en que ser amable y ser bueno van de la mano. Darle el asiento a una abuela en la micro. Devolverle la plata del vuelto al kioskero cuando se equivoca. Pero estas acciones "buenas" no tienen ninguna gracia. Habría que ser muy mierda para no hacerlas.

Las cosas que de verdad te hacen "bueno" son las que pocos hacen. Son difíciles, requieren esfuerzo, generalmente no te hacen muy popular y casi siempre sale mas caro. Y no se trata de ser Ned Flanders. Hacer el bien muchas veces es una paja. Puede que incluso uno sabiendo que esta haciendo algo bueno, uno lo este pasando mal.

Para mi, la forma mas fácil de ser "bueno" es dejar de mentirse a uno mismo.

Mentirle al resto no es necesariamente malo. Hay demasiadas variables como para generalizar a la mentira como un acto malvado. Si cuando voy a la casa del Juan, la vieja me pregunta "oye, tu sabes si el juan fuma pitos?", yo miento. "No tía, el Juan no fuma. Es súper sano". Mentira. Juan fuma. Pero ni yo ni el nos vamos a beneficiar con que yo diga la verdad en ese momento.

Un ejemplo mas realista: si Javiera me pregunta "estoy gorda?" no le voy a contestar "si javiera, estas gordísima". Yo se que la javi ha estado llendo a un gimnasio desde hace 6 meses y que esta, de hecho, mas flaca que antes. Probablemente le diga "Estay mucho mas flaca", pero eso igual es una mentira. La pregunta es si es gorda o no. Y es gorda, por mas flaca que este. Pero nuevamente, ni yo ni ella nos beneficiamos de que yo le diga sin adornos lo gorda que es. Diciendole esa mentira, que a la vez es parcialmente cierto, la estoy hasta motivando a que siga haciendo lo que esta haciendo.

Mentirle al resto no es necesariamente malo, pero mentirse a uno mismo es una idiotez. Es demasiado fácil convencerse a uno mismo de que lo que esta haciendo no es malo, o que tiene una excusa o razón para hacerlo. Lo del transantiago es un ejemplo típico. Todos dicen "estoy protestando", pero se están mintiendo a si mismos. Todos saben que están robando, pero encuentran su excusa racional para estar haciendolo y se aferran a eso.

Si una persona pilla plata en un cajero, se la lleva. Yo si me pillo 80 lucas en un cajero, y no vi quien venia antes como para alcanzarlo y pasarsela, me las llevo. No creo que sea una mala persona por eso. Tampoco me voy a inventar excusas weonas como "el banco vive robandole a la gente asi que ahora me toca a mi!" ni "si se le quedan 80 lucas, fijo que le sobra la plata", simplemente me la voy a llevar. Y haría lo posible por gastarla con mis amigos. Creo que tendría un final mas noble asi que si me la guardo para mi mismo. Seria menos egoísta, aunque si soy honesto, estoy puro buscandole una excusa lógica y razonable para llevarme la plata. Probablemente igual lo haría.

Pero me anduve desviando del tema. Las cosas que de verdad te hacen "bueno" son las que pocos hacen. Son dificiles, requieren esfuerzo, generalmente no te hacen muy popular y casi siempre sale mas caro.

Por ejemplo, si Juan esta realmente cagado con las drogas y le esta llendo mal en la U y en la vida, deberia sentarme con el y conversarlo y tratar de hacerle ver que la esta cagando. No va a ser una conversación cómoda. Probablemente me mande a la mierda y no me quiera ver mas. Pero no hacerlo, evadir el tema o hacer caso omiso seria muy mierda de mi parte. Me estaría mintiendo a mi mismo. Seguramente diría "bueno es su vida" o "cuando quiera salir, va a salir" o cualquier excusa forzada por el estilo, pero al final del día, me estoy mintiendo a mi mismo. Y le estoy haciendo mal a la larga a Juan por mentirme a mi mismo y quedarme cómodo sin hacer nada.

Si Javiera no sigue nunca su dieta y va una vez a la semana al gimnasio y a la vuelta se hace cagar el refrigerador, al decirle "Estay mucho mas flaca" seria muy mierda de mi parte. Aparte de mentirle a ella, me estoy mintiendo a mi mismo. Yo se que no es verdad, y que no la estoy ayudando en nada al decirle eso. Deberia decirle "Sabi javiera, creo que estay mas gorda. Deberíai hacer tal y tal cosa y dejar de hacer estas otras, y ahí quizás estarías flaca". De nuevo, no va a ser una conversación fácil ni ligera. Probablemente se enoje conmigo. Pero voy a dormir tranquilo sabiendo que fui honesto conmigo y con ella y que si tiene dos dedos de frente, se va a dar cuenta que es verdad y que tiene que dejar de mentirse a si misma.

Al final estoy hablando mas de la honestidad mas que de ser bueno, pero creo que la honestidad es un buen primer paso, junto con ser consecuente y amable (sin caer en mentiras. Muchas veces al ser honesto, uno tiene que ser muy pesado). Quizas ser bueno seria despues de la honestidad, actuar en consecuencia. Onda no fumar en frente de Juan por que se que va a querer fumar.

Hacer el bien muchas veces es una paja. Pero ser bueno es igual que ser valiente. Ser valiente no es no tenerle miedo a hacer algo, eso seria ser descuidado. Ser valiente es tenerle miedo a la accion pero hacerla igual porque uno sabe que tiene que hacerla. Asi mismo ser bueno es dificil, poco practico y trabajoso, pero cuando uno deja de mentirse a si mismo, lo hace por que sabe que tiene que hacerlo.

Desgraciadamente, es mas comodo mentirse a uno mismo y no hacer nada.

Renzo dijo...

y para que ser bueno?

para que el resto nos vea como buenos??? ...que lata...

daba dijo...

SergioA dijo...

Leí de nuevo. Dices que el bien es aquello a que las cosas tienden.
Pero la casa tiende a ensuciarse, el pasto a secarse, la leche a enfriarse, la cerveza a entibiarse...
¿Estás segura?