miércoles, 25 de mayo de 2011

Matrimonio para todos

Quiero comenzar diciendo que en este post no alcanzo a cubrir todo lo que quiero decir, así que hice lo posible por reducirlo lo más que pude.

El matrimonio es una entidad que evoluciona. En la antigua Grecia, los hombres terminaban su servicio militar más o menos a los veintitantos o treinta años y luego se casaban con una "mujer" de 11, 12 ó 13 primaveras. Hoy en día eso tiene un nombre en la cultura occidental: delito. En su tiempo era socialmente aceptado, pero hoy sería visto con repudio. ¿No es normal, entonces, si la sociedad evoluciona de manera natural, también lo haga el matrimonio?

Hace un siglo las mujeres no podíamos votar. A mediados del siglo XX comenzamos a salir de la casa y hoy en día competimos, aún disparejamente, con los hombres en el mercado laboral. Cabe destacar que una mujer tiene la opción de salir de la casa y ser independiente. La que quiere lo hace, la que no, se queda en casa, y también están las que siguen ambas opciones. No por eso una es mejor que la otra o es más o menos mujer. La belleza de todo es que está la opción.

Hay gente que prefiere estar sola, hay otros que quieren tener a alguien al lado para envejecer juntos. Hay muchas razones para casarse, pero la que continúa dominando a la raza humana es el amor. De acuerdo, hay gente que se casa con otros objetivos donde no prima el amor (ciudadanía, dinero, seguridad, etc...), pero me quiero referir a los que deciden unirse por la gran causa de todos. El amor. Sí, amor. Lo voy a decir una vez más para los que se están sintiendo incómodos: AMOR. Estamos más cínicos que en otros tiempos, y tal vez no dudamos en burlarnos de las cursilerías de parejas enamoradas, pero no creo que hayamos llegado al nivel de ignorar la existencia del amor.

Todo ser humano tiene la capacidad de amar y el derecho de manifestarlo de diferentes maneras. Una de esas maneras es el matrimonio. Un proyecto en común, un plan para el futuro, el deseo de estar para siempre unidos a otro ser humano. Además de los beneficios civiles que vienen con el matrimonio, también es una expresión de amor. La más pública de todas porque le anuncias a la sociedad que ya tienes compañero o compañera.

Entonces, si le estamos negando el derecho a casarse a parejas del mismo sexo, ¿no estamos de alguna manera diciéndoles de qué manera pueden amar? ¿Queremos entender que tus derechos ciudadanos cambian según con quién compartes tu cama?

No les estamos diciendo que no se amen, tampoco les pedimos que se separen (aunque eso quieren los más extremistas, pero escribo esto partiendo de la base que ellos no quieren ser parte de esta discusión), pero sí les estamos rayando la cancha. En palabras simples, le estamos poniendo límites. Tengo muy claro que no es necesario casarse para demostrar amor, pero el matrimonio sí es un derecho. Más allá de los términos emocionales, el matrimonio está disponible para todos los ciudadanos. Excepto para los homosexuales. Se espera que cumplan con todas las otras funciones de los ciudadanos heterosexuales, como por ejemplo votar, pagar impuestos, y cumplir la ley. Pero no pueden acceder al matrimonio.

Es muy común creer que la influencia de la iglesia tiene fichas en esta mano, y en eso estoy de acuerdo. Las autoridades eclesiásticas tienen voces que gozan de alta influencia en nuestro país, aún cuando el matrimonio como institución no fue creado en el Vaticano. Para muchos el matrimonio no tiene nada que ver con la religión, pero aquí debo hacer una observación. En las religiones, al igual que en el matrimonio, uno pertenece porque cree. Nadie se casa teniendo por seguro que todo va a resultar bien. Nos casamos determinados a hacer que todo funcione, pero también con una alta dosis de fe. No sé lo que puede pasar mañana, pero tengo fe en que mientras estemos juntos, todo va a estar bien; si estamos mal como matrimonio, espero que lo solucionemos. Ese es el compromiso que tomamos al casarnos. Con estos símiles entre matrimonio y religión no estoy sugiriendo que el matrimonio es patrimonio de la religión, sino que es patrimonio del hombre como especie. Así como tengo libre albedrío para creer o no creer en Dios, tengo la misma opción con el matrimonio. Quiero o no quiero creer. El matrimonio es más que una institución ciudadana o de la iglesia. Es un paso que podemos dar como seres humanos, pero que está regulado por el estado.

El tema del contrato no es menor . Hay tantos casos de parejas que han sido compañeros/as toda una vida, y al morir uno de ellos los bienes pasan a los familiares más cercanos. La familia de sangre es importante, pero ¿qué pasa con su pareja? ¿No formaron acaso su propia familia? Hay tantos que creen que el matrimonio entre homosexuales va a destruir la institución. ¿Por qué? ¿Me van a decir, acaso, que todos los divorcios que han ocurrido y que vendrán son culpa de los homosexuales? ¿Creen que si se aprueba el matrimonio para todos van a haber divorcios masivos por parte de lo heterosexuales? También están los otros extremistas que creen que la aprobación de esta ley va a llevar a gente a pedir casarse con su perro o con objetos, y a esos hay que pararles el carro. Si hay alguien que ve la necesidad de casarse con su mascota es evidente que esa persona tiene problemas serios, a diferencia de los homosexuales, que son personas tanto o más funcionales que los heterosexuales. Son gente que trabaja, estudia, contribuye, carretea, ríe, llora, y hace las mismas cosas que el resto. Son como tú y yo, pero no pueden casarse.

Aprobar el matrimonio entre homosexuales haría maravillas en pro de la tolerancia. Y sí, que se llame matrimonio. Llamarlo 'unión civil' es casi un placebo para no incomodar a los más conservadores. Deberían tener el derecho de llamarlo matrimonio y que incluya todos los beneficios, tanto legales como culturales. Decir "sí, que se casen pero que no lo llamen matrimonio" es como decirle a alguien que no puede comprar su casa propia, pero que por favor acepte arrendar otra propiedad. Y al final es eso lo que me molesta. Las soluciones parches o a medias que impiden la integración absoluta de las minorías en la sociedad. Homosexuales, lesbianas, transexuales y bisexuales seguirán existiendo hasta el fin de los tiempos, y va a llegar el minuto en que no podremos seguir ignorando sus derechos de ciudadanos. La integración tiene que llegar y cuando lo haga esas personas ya no serán simples arrendatarios a quienes permitimos vivir con nosotros. Van a tener su hogar junto al nuestro, y finalmente podrán decir que se sienten en casa en nuestra sociedad.

11 comentarios:

Verolander dijo...

Preciso, exacto, con energía y lo principal CERTERO!

Felicitaciones, lo difundiré.

PinkMaledictum dijo...

Sabias y certeras palabras, con esto le tapai la boca a miles de retrogrados y pacatos que aun opinan que sus creencias estan por sobre las libertades del resto.

the Covenant of Gado dijo...

buen escrito, sin duda. Pero no lo comparto.

Hablas de la evolución de la sociedad, porque una sociedad como tal puede evolucionar y desarrollarse. Pero hay otras cosas en la naturaleza que simplemente no pueden.

Si se llegara a permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo, luego saldrían que aún no tienen los mismos derechos, o que son discriminados, y querrán poder adoptar hijos. Ese es el punto que a mi personalmente me causa conflicto.

Si 2 personas del mismo genero deciden formar una vida juntos, bien por ellos. Tienen todo el derecho de amar, y en eso estoy de acuerdo. Pero formar una familia bajo esa base no es natural, porque 2 personas del mismo sexo no pueden procrear de manera natural.

En definitiva estaríamos permitiendo la formación de familias anti-naturales. Por ejemplo, Cómo le podría explicar a mis hijos que el niño de la casa del frente no nació como ellos, de la unión y amor de un papá y una mamá?

Por otra parte, si se les considera minorías por su condición o tendencia sexual, que es algo que está relacionado con el matrimonio y por consiguiente con la familia, ahí ya se les está haciendo la diferenciación, lo cual no me parece bien socialmente hablando; pero de ahí a permitir el matrimonio homosexual? me parece demasiado.

El matrimonio, que es una gran expresión de amor, es también base de la familia; de la cual, como otra gran expresión de amor, nacen hijos. Eso es algo que las parejas del mismo genero jamás podrán lograr de manera natural, ergo, el matrimio homosexual no es natural.

donkanda dijo...

Poligamia, ¿cuándo?

Sofia Toledo dijo...

The Covenant of Gado:
No es antinatural que dos personas del mismo sexo no puedan procrear, es imposible. O te parece "natural" que un hombre de 30 años se enamore de una de 12, se quiera casa con ella y además tener hijos? eso es antinatural, pero no imposible.
Los avances de la sociedad no sólo se deben ver en términos económicos (aunque siempre repercuten ahí, pero no es el tema), se deben ver en términos de inclusión. Cuan más incluyentes (tolerantes en el amplio sentido de la palabra) somos, menos nos costará llegar al nivel de sociedad primermundista que muchos deseamos, proclamamos, predicamos y llevamos uso.

Citando el ejemplo de cómo le explicas a un niño (...) : Ricky Martin lo dice con mucha claridad: "cuando mis hijos pregunten, es porque están preparados a recibir la respuesta". Y así mismo, con la misma naturalidad, manejo de argumentos, tolerancia con un "no necesariamente estoy de acuerdo, hijo, pero tú eres libre de juzgar y ellos son libres de armar su familia como se les plazca" (estaría perfecto), le explicas a tu hijo de la misma forma que le explicarías por qué no resultó tu matrimonio, el cuál, según los argumentos para negar el matrimonio a dos personas del mismo género, lo priva de tener la estabilidad y amor que tiene su vecino con 2 papás o 2 mamás.
Más daño le ha provocado a nuestra sociedad ver exceso de teleseries venezolanas-colombianas.

Cuál es el gran miedo? ver a dos hombres disfrazados de Drag Queens de novias? o que a la larga las personas casadas del mismo sexo muestren mayor estabilidad a través del tiempo tapándoles la boca a todos los conservadores que juran que poseen la razón absoluta en todo? Para mi está claro.

Si la gran expresión de amor es el matrimonio y la otra es tener hijos, por lo menos yo me quiero casar, pero no quiero procrear por diferentes razones privadas, por lo tanto, posiblemente adopte, acoja, etc. Soy antinatural? no, porque es una opción. Entonces si una pareja homosexual no puede tener hijos por razones naturales, entonces se la opción de los otros caminos para ejercer su amor de familia, como núcleo y como seres individuales.

Si la limitante para reprobar estos hechos nacen desde tí con un "cómo le explico YO (que no tengo argumentos) el núcleo homosexual a mis hijos", te cuento que serán tus hijos quienes juzguen y se metan al bolsillo tu falta de explicaciones coherentes sin tanta retórica filosofica. Piensa mejor en "quién soy yo para negarle posibilidades al resto" y por ahí comienza la mejora.
Las teorías de "aumentarían los abusos", "aumentarían los enfermos", etc etc (porque algunos creen que ser gay es enfermedad y ya se comprobó que es hereditario, ERGO natural) son de una teórica liviana, ignorante y desinformada. Te invito a revisar índices de países en dónde se permiten cosas tan "antinaturales" como casarse con quién se quiera (o ame) y muéstrame dónde está la relación.

Shofitalove, tocalla. Su artículo está muy bueno pues está bastante completo, comunica exactamente lo que se quiere defender.

Un abrazo.

Bonnie dijo...

Muy lindo artículo, Sofía, lo voy a colgar en la página del grupo "Yo no me caso hasta que todos puedan" en Facebook, donde sin duda será muy apreciado.

Y a ti y a todos los que comparten los sentimientos de este artículo, los invito a unirse al grupo. Reúne a heteros y gays por igual para reclamar la igualdad de derechos. Es el único colectivo que yo sepa, donde hay un verdadero lugar para la gente hetero que quiere manifestar su solidaridad. Somos casi 2000, juntos podemos pesar en la balanza!

Ahí está el link: http://www.facebook.com/group.php?gid=122850197760281

SSergioA dijo...

Leí esperando que apareciera la palabra "hijos" y nunca apareció. Curioso.

SSergioA dijo...

Puedes ver, más allá de tu visión romántica del matrimonio homosexual, la ideología y el plan del lobby gay en este video de 4 minutos.

SSergioA dijo...

Una vez que se aprueba el matrimonio homosexual puedes ver los problemas que trae a la familia en este video

xixe dijo...

Encontré este blog por nuestro interés común en Paul Auster. Es muy interesante y quisiera seguir visitándolo. Saludos.

krispo dijo...

Me encantó, muy cierto, lo comparto, besos*