miércoles, 11 de diciembre de 2013

Mujer, Rompe El Silencio

Me da rabia Michelle Bachelet.

Ahí tenemos a una mujer con una historia de vida extraordinaria, que vivió en Villa Grimaldi, que fue ministra, que fue la primera mujer presidente en Chile, que tuvo un cargo importantísimo en la ONU, que está a punto de convertirse en presidenta de nuevo, y que goza de un carisma y simpatía que parece escapar de la mayoría de nuestras figuras políticas.

Ahora les pregunto, ¿pueden recordar una frase de Bachelet que haya resonado con ustedes? ¿Ha dicho algo que los inspiró, que les dio esperanza en el futuro? No. No, porque habla y habla pero no dice nada. En los debates o cuando la pillan de improvisto se confunde, se da vueltas, se tupe y sus argumentos vagan sin piedad pululando entre comodines como "...para la mujer" e "igualdad", pero cierra todo con una sonrisa.

Estamos hablando de un personaje literalmente histórico para nuestro país. Como mujer chilena, no tengo muchas personas de mi género para admirar. Si me dicen que tenemos una mujer en el sector público que tiene el currículum que menciono en el primer párrafo, lo lógico sería pensar que Bachelet es digna de admiración.

¿Dónde está el "no preguntes qué puede hacer tu país por ti; pregunta qué puedes hacer tú por tu país (John Kennedy)"? Aunque sea que algo que suene más como frase para el bronce, como "a veces... hay que escuchar la voz del pueblo (el Puma, ignorante)"? Cualquier frase o discurso que nos ayude a acordarnos de tu voz cuando lo dijiste y de cómo nos sentimos cuando lo escuchamos por primera vez.

Lo mismo puedo decir de los políticos hombres. No logro recordar frases interesantes o inspiradoras por parte de ellos, y el único que tuvo un gesto memorable fue inmortalizado por un dedo. Pero Michelle tiene una responsabilidad más grande aún. Es mujer en un país que aún tiene tendencias machistas, tanto en actitud como en sueldos, y lograr ser la presidenta. Michelle no es creyente y por lo mismo es un milagro que haya sido electa por un país que aún se considera religioso, que haya estado donde estuvo y que ahora regrese a nuestro país para liderarnos de nuevo. 

Es una responsabilidad inmensa. ¿Es injusto exigirle a Michelle Bachelet que sea más elocuente que sus pares masculinos? Tal vez, pero alguien tiene que dar el paso más duro para que las demás podamos avanzar. Nunca se me va a olvidar cuando mi padre me dijo "si estás en una situación privilegiada, tienes que trabajar el doble para merecer lo que tienes." 

No le pido a Bachelet que diga discursos como los de Obama, pero sí que se muestre más. Está tan preocupada de no quedar mal con los partidos que la apoyan que al hablar no le sale la voz. Quiero que me inspire, que me de esperanza para el futuro, que contrate a un gran escritor de discursos y que nos deje con al menos una cuña que le pueda mostrar a mi sobrina de 5 años y decirle "escucha esto" con orgullo. Vamos, Michelle. Tienes 4 años para decir algo memorable.

"Con gran poder viene gran responsabilidad", dijo el tío del Hombre Araña.

Tiene razón.