sábado, 1 de agosto de 2015

'Delincuente'

Vi que el imputado por quemar a un hombre en Hualpén fue detenido de nuevo por robo menor, días después de haber quedado libre.

Tiene 17 años.

No sé si creo en los absolutos. Antes veía todo blanco o negro, pero con el tiempo entró luz y me di cuenta que la vida es más fácil de entender si aceptas los grises. Nadie es bueno para siempre, nadie es malo para siempre. Las oportunidades, gente que te quiera cerca tuyo, constancia, trabajo y motivación son las cosas que te ayudan a seguir un buen camino o al menos a intentarlo. Es un equilibrio constante.

Hay gente que no tiene oportunidades y que no puede creárselas porque no tiene autoestima, ni apoyo, ni seres queridos que te levanten en lugar de tirarte para abajo. Hay gente que comete delitos una y otra vez, se la pasa entrando y saliendo de la cárcel porque la sociedad no tiene ningún otro papel para ellos que el de 'delincuente' o porque tampoco quieren cambiar sus vidas porque simplemente no le ven el sentido. No tienen voluntad, y la voluntad nace de la esperanza de que algo bueno te va a pasar porque te lo mereces. Ahí es cuando hay que preguntarse si los llamados 'delincuentes' alguna vez tuvieron alguna alegría o sensación de justicia en sus vidas; si alguna vez sintieron que, como todos los seres humanos, también se merecían cosas buenas.

De agresores pasan a ser cartas para políticos, que consideran que la delincuencia es lo peor que le puede pasar a la sociedad mientras la sociedad vive sabiendo (y a veces prefiriendo olvidar) que estamos en el año 2015 y todavía hay campamentos a lo largo del país. Gente que vive literalmente en la basura que nosotros botamos, entre todas las cosas que desechamos y que ellos llaman hogar. Si eres alguien que viven al margen de la sociedad y sabiendo que existe ese nivel de miseria y que las cosas no cambian por más que algunos hagan lo posible para mejorarlo, es difícil no sentir desdén hacia los que sí tienen.

Tiene 17 años y quemó a alguien. Hace poco leí una frase del Papa Francisco en que le pedía a sacerdotes que perdonaran a mujeres que habían abortado, diciéndoles "rechacen el pecado, no al pecador". No soy católica pero sí me gustan las buenas ideas, y debo decir que ese punto de vista me pareció muy positivo. Te invita a pensar que hay una solución o al menos un camino a mejorar las cosas.

No hagamos mierda a este cabro por lo que hizo, preguntémonos por qué hizo lo que hizo, y cómo podemos evitar que alguien más llegue a ese nivel de desesperación y apatía. El mal se combate con el bien, la apatía con la empatía. No desechemos a la gente ni ignoremos nuestra humanidad. Más empatía.

No hay comentarios.: